Castellanía

WATERFOREST2V_630

HET STEEN, EL CASTILLO DE AMBERES.

Las castellanías surgieron una vez dominada la primera revuelta de los Paises Bajos (1666- 67), al objeto de evitar futuras sediciones. El castillo o ciudadela debía ser el último baluarte defensivo tanto ante el enemigo exterior como ante el interior, de ahi que el castellano estuviera revestido de poderes independientes de los gobernadores generales, provinciales o locales.
Inicialmente se previeron 7 castellanías, pero las de Middelburg y Groningen cayeron en poder de los sublevados antes de concluir el siglo XVI; momento en que, asegurada la lealtad de las Provincias del Sur, las castellanías perdieron parte de su importancia política, aunque ello no supuso ni la desaparición del cargo, ni el menor retoque de sus funciones, honores o prebendas, que hacían del puesto un destino militar muy apetecido. Las 3 más importantes fueron siempre las de Amberes, Cambrai y Gante (las dos últimas edificadas por Carlos I), jerarquizadas en orden descendente; pero el rango de las demás no llegó a definirse y su importancia fue cambiando conforme al decurso de los acontecimientos. Además, entre ellas hallamos tanto castillos previstos para la sujección interior (Damme o Lier), como fortalezas fronterizas (Os- tende, Philippeville o Montmédy, las últimas edificadas también por Carlos I).
Un criterio para fijar la importancia de éstas podría ser el de atender a sus costes de conservación, que dependían sobre todo del tamaño de su guarnición, pero también este capítulo fue cambiando con los tiempos; sin olvidar que, desde la década de 1640 en adelante, algunas se fueron perdiendo (Sas, Thionville, Montmédy, etc). Ahora bien, segun éste criterio, los castillos de Namur, Ostende y Nieuwpoort (Neoporte) siempre se hallaron entre los más dotados, tanto de soldados como de artilleros de guarnición, a lo largo de la dominación española, razón por la cual los prefereriremos, junto al de Lier (Lierre o Lira), para estudiar la sucesión de sus castellanos, que fueron siempre españoles. Pero ha de quedar claro que la reconstrucción de las 7 castellanías que Felipe II y sus consejeros creyeron necesarias para el control territorial, no agotan el número de ellas. Seguidamente, reproducimos un documento, fechado en 1640, que desglosa el número de soldados y oficiales de servicio en cada guarnición, aunque en alguna de ellas sin contar los artilleros. (Sólo se incluyen las guarniciones que superaban el medio centenar de hombres).

CASTILLO        NOMBRE ESPAÑOL         PROVINCIA              OFI.       SOLD.        TOTAL
OSTENDE                OSTENDE                       FLANDES                  11           324              335
TRIER                      TREVERIS          ELECTORADO DE TRIER 26           276              306
NIEUWPOORT     NEOPORTE                      FLANDES                 41           253              294
MONTMÉDY          MONMEDI            CONDADO DE CHINY        6           272              278
NAMEN,                    NAMUR               CONDADO DE NAMUR     12          264              276
HALLE,                     HAL HAL                       BRABANTE                11          262              273
SAS VAN GHENT SASO DE GANTE             FLANDES                 15          229              244
THIONVILLE        TIONVILA                 LUXEMBURGO             32          212              244
BETHUNE                BETUNA                           ARTOIS                   20         213              243
LIER                             LIRA                            BRABANTE               26         174               200
DUNKERQUE     DUNQUERQUE                   FLANDES                   9         188               197
SAINT VENANT                                                 ARTOIS                    8          171               179
MARDICK              MARDIQUE                       FLANDES                25          128              153
JÜLICH        JULIERS DUC. DE KLEVE         (CLEVES)                30         110              140
LA BASEE                                                            HAINAUT                  8         109              117
GRAVELINES   GRAVELINGAS                     FLANDES                20           89              109
LEEUW, LÉAU           LIAU                              BRABANTE                8           98              107
LENS                                                                     HAINAUT               22           85              107
DAMME                                                               FLANDES                   9           84                93
FORT DE LA TÊTE DE FLAN-
DRE.                                                          FRENTE DE AMBERES.    15           72                87
ESTRALEN GELDERN                                   (GUELDRES)              17           61                78
DENDERMOND, TERRAMUNDA                  FLANDES                  14           60                74
ROERMOND                                                     LIMBURGO               14           54                68
VENLO                                                              (GUELDRES)              17           40                57

La ciudadela o castillo de Amberes fue levantada por Chiapin Vitelli y el ingeniero Pacciotti durante el otoño de 1567, a toda prisa. La traza primitiva se ultimó en 3 meses, siendo supervisada personalmente por el duque de Alba, que permaneció en la villa durante la ejecución de las obras. Después abandonó la ciudad, que quedó guarnecida por dos compañías alemanas del regimiento de Lodron, regresando a Bruselas para tomar posesión del gobierno, ya como capitán general de los Países Bajos tras la partida de Margarita de Parma. Los muros eran de tierra, aunque fueron reemplazándose gradualmente por otra fábrica de sillares, mampostería y ladrillo. Hasta que no estuvo concluída y en estado de defensa no entró en ella el primer gobernador español, Sancho de Leiva, capitán de la guardia del duque. Sería él mismo quien la entregaría a los Estados generales, en febrero de 1578, tras haberse acordado la evacuación de las tropas españolas en virtud del Edicto Perpetuo (17-II-1578).Reconquistada en 1585, permaneció en poder del rey de España hasta 1706, cuando el gobernador y parte de la guarnición se pasaron a las tropas del Archiduque Carlos, pretendiente a la monarquía hispánica, rindiéndola bajo la apariencia de haberla defendido.

Castellanos españoles durante la dominación española

1
1568 — 1577
SANCHO DAVILA Y TOLEDO DAZA
(Avila, 1523-Lisboa, 1583) TOMÓ POSESIÓN EL 28.I.1569 Y
LA ENTREGÓ AL DUQUE DE
ARSCHOT, SEGÚN EL EDICTO
PERPETUO» EL 23-II-1577,
2
1585 — 1596

CRISTÓBAL DE MONDRAGÓN Y OTALORA
(Medina del Campo, 1514 – Amberes, 1596) MURIÓ DESEMPEÑANDO EL
CARGO EL 4-I-1596.

3
1596 — 1606

AGUSTÍN MEJÍA CARRILLO Y MANRIQUE
(Peñausende, Salamanca, 1554 – Madrid, 1629)

CBº DE SANTIAGO Y COMENDADOR DE CALZADILLA. LLAMADO A LA CORTE COMO
CONSEJERO DEL CONSEJO
SUPREMO DE GUERRA.
4
1606 — 1622
IÑIGO DE BORJA ARAGÓN Y VELASCO
(Gandía, 1575 — †Bruselas, 31-X-1622).
CBº DE SANTIAGO Y COMENDADOR DE MEMBRILLA. NOMBRAMIENTO: 17.VI.1606.
POSESIÓN: 23.VI.1606. A
CAPITÁN GENERAL DE LA
ARTILLERIA, 1622. MURIÓ
POCO DESPUÉS.
5
1622— 1623

DIEGO MEJÍA FELIPEZ DE GUZMÁN, MARQUES
DE LEGANÉS.
(Madrid, 1580 — Idem. 16.II.1655)
CABALLERO DE SANTIAGO (1634) A CAPITÁN GENERAL DE LA
ARTILLERÍA, EN SUCESIÓN DE
IÑIGO DE BORJA. SU TENIEN-
TE GABRIEL DE PEÑALOSA GO-
BERNÓ MAS DE UN AÑO.

6
1623 — 1631
JUAN BRAVO DE LAGUNA, CONDE CONSORTE
DE MONTECASTELLO.
(Alcántara, Cáceres, ca. 1555 – Milán, 1636)
NOMBRADO EN 1623, SE INCORPORÓ EN IV/1624 A CONSEJERO DE ESTADO EN
LOS AISES BAJOS. EN 1630
FORMÓ PARTE DE LA MAES-
TRÍA DE CAMPO GENERAL CO-
LECTIVA Y EN 1631 PASÓAL
CONSEJO SECRETO DE MILAN.
7p
1631 — 1638

MANUEL FORJAZ DE PIMENTEL, CONDE DE
FEIRA
(Benavente, ca. 1592 — †Amberes, 9.VIII.1639) MURIÓ EN AMBERES, YA DE-
SIGNADO VIRREY DE NAVARRA
Y PROVEÍDO EL CASTILLO EN
SU SUCESOR.

8
1638 — 1641

FELIPE DE SILVA Y RIBERA
(Toledo, ca. 1585 — † Lérida, 1646)
CBº CALATRAVA, COMENDADOR DE TORROBA, FUE CAP.
GRAL. CATALUÑA POR FELIPE IV (1644-46). CESADO EN 1641, TRAS EL LE-
VANTAMIENTO DE PORTU-
GAL, POR SOSPECHAS INFUN-
DADAS SOBRE SU LEALTAD.

9
1641 — 1647

PEDRO DE LA COTERA Y GUZMAN
(Madrid, ca. 1589 — Amberes, 8.IV.1647) MURIÓ FUNGIENDO EL CARGO.
SU ESPOSA, MAGDALENA CAN-
TRUEL SOLICITABA EL REAL
AMPARO (23.XII.1650).

10
1647 — 1653
JUAN MARIA DE BORJA Y ARAGÓN, IX DUQUE
(CONS) DE NÁJERA Y VII MARQUÉS DE CAÑETE
(Madrid, 1621 — Milan, 1661)
HIJO DEL CONDE DE FICALHO, FUE CBº ORDEN DE CRISTO. A CAPITAN GENERAL DE LA
CABALLERÍA DE LOMBARDÍA,
LUEGO CASTELLANO DE
MILAN.
11
1653 — 1658

BALTASAR MERCADER Y CARROZ
(Valencia, ca. 1607 — Milán, 1676).

CBº ORDEN DE MONTESA Y SAN JORGE DE ALFAMA. A MDCGRAL EJÉRCITO DE
LOMBARDIA, 1658. EN 1661,
CASTELLANO DE MILÁN
12
1658— 1660
JUAN ANTONIO PACHECO OSORIO DE LA CUE-
VA,IV MARQUÉS DE CERRALBO.
(Ciudad Rodrigo, ca. 1609 — Madrid, 29.VII.1680)
CBº CALATRAVA, COMENDADOR DE FUENTELMORAL. POSESIÓN: 19.III.1658. ERA CA-
BALLERIZO MAYOR DE D. JUAN
DE AUSTRIA Y PARTIÓ CON ÉL
DE FLANDES AL CESAR SU
MANDATO.
13
1661 — 1669

FERNANDO DE SOLÍS Y VARGAS
(Ibahernado, Cáceres, ca. 1603 —Amberes, 21.XI.1669)

CABº DE SANTIAGO (1644) MURIÓ DESEMPEÑANDO EL
CARGO.
14
1670 — 1671

ANTONIO PIMENTEL DE PRADO
(Palermo, 1604 — Amberes, 6.III.1671)

CABº DE SANTIAGO (1645) NOMBRADO 9.VII.1670. MURIÓ
DESEMPEÑANDO EL CARGO
15
1671 — 1674

JOSÉ FUNES DE VILLALPANDO Y ENRÍQUEZ DE LA
CARRA, III MARQUÉS DE OSERA Y DE CASTAÑEDA,
CONDE DE ABLITAS.
(Velilla de Aragón, 1623 — Orán, 1685) PROMOVIDO A CAPITÁN
GENERAL DE LA ARTILLERÍA
DEL EJÉRCITO DE FLANDES.
TENIENTE: PEDRO DE
SAMPAYO (†13.IV.1674)

16
1674— 1678
JUAN DE VELASCO Y HENIN, V CONDE DE
SALAZAR, IV MARQUÉS DE BELVEDER.
(Bruselas, 1609 — Amberes, 5.V.1678)
CABº DEL TOISÓN DE ORO (1673) MURIÓ DESEMPEÑANDO EL
CARGO, POR LO QUE FUNGIÓ
INTERINAMENTE COMO
GOBERNADOR SU TENIENTE
NUÑO SALIDO DE RIBERA.
17
1679 — 1693

FRANCISCO MARCOS DE VELASCO Y ALVEAR, I
MARQUÉS DE PICO DE VELASCO.
(Carasa, Cantabria, ca. 1633 – Amberes, 17.VI.1693.
CBº DE SANTIAGO (1661). EX CAPITAN GRAL DE LA ARTª.
MURIÓ FUNGIENDO EL CARGO,
PRESERVÁNDOSE SU MAUSO-
LEO EN LA IGLESIA DE SINT
JAKOBSKERKE, EN AMBERES,

18
1693 — 1694
DIEGO GOMEZ DE ESPINOSA Y LASO DE LA
VEGA, CONDE DE RIBAUCOURT (1659-94)
(Becerril de Campos, ca. 1616 — Amberes, 24.I.1694)
CABº DE SANTIAGO (1656) MURIÓ FUNGIENDO EL CAR-
GO. ERA CONDE CONSORTE DE
RIBAUCOURT Y SEÑOR DE
GRIMBERGEN POR SU ESPOSA
MARGUERITE D’AUBERMONT
(1625-1695)
19
1694 — 1698

PEDRO ALVAREZ DE VEGA,V CONDE DE GRAJAL,
III MARQUÉS DE MONTAOS.
(Grajal de Campos, León, ca. 1651 — Pamplona, 1698) A VIRREY DE NAVARRA.

20
1698 — 1701

JUAN ANTONIO PIMENTEL Y PRADO, I MAR-
QUÉS DE FLORIDA PIMENTEL.
(Torrelaguna, 1634 — Madrid, 7.I.1708)
CABALLERO DE SANTIAGO (1658) EL 7-IV-1701 FUE NOMBRADO
CAPGRAL DE EXTREMADURA Y
ENSEGUIDA CASTELLANO DE
MILÁN (13-III-1702)

21
1701 — 1706

LUIS MELCHOR DE BORJA Y PONCE DE LEÓN,
IV MARQUÉS DE TARACENA Y SAN DAMIANO, PRIN-
CIPE DE SQUILLACE
(Gandía, 6.VIII.1665 — †Amberes, 1718)
CBº DE SANTIAGO Y COMENDADOR DE LA SAGRA Y ZENETE.

_________________________________

A orillas del Escalda, a escasos metros del centro histórico de Amberes, su Plaza Mayor, con un ojo mirando a la ciudad y otro vigilando el río, se yergue el Castillo de Het Steen, literalmente la “roca”.
Tenemos una referencia de este castillo en el 650, construido de madera con un muro de barro por los francos, para defender el río. Hacia el 836 los vikingos hicieron desaparecer cualquier resto de vida en este lado del Escalda. En el siglo XIII sus muros fueron reforzados con muros de piedra, que duplicaron la altura de los antiguos muros de barro.
Su lejano origen hacen de él uno de los edificios más antiguos de la ciudad (hay quién argumenta incluso que no hay otro tan antiguo como él), aunque su aspecto renacentista se lo dio el emperador Carlos V, cuando ordenó su reconstrucción en 1520.
La fortaleza tenía como función controlar el acceso a través del Escalda, aunque también ha sido utilizado como cárcel para los reos condenados a muerte.
La inscripción “Fortunata Antverpia” figura en un recargado escudo o blasón situado en una de las fachadas de la fortaleza.

___________________

Fuentes Juan L. Sánchez
Artemy Candón González

Rendición absoluta de la ciudad belga de Mons ante las fuerzas del militar español Fernando Álvarez de Toledo.

mons
Toma de Mons
El 23 de mayo de 1572 Luis de Nassau llegó a Mons junto con Mos de Genlis y con 1.000 soldados de infantería y 500 de caballería, que acamparon en las inmediaciones de la ciudad. Tras averiguar los horarios de apertura de las puertas de Mons, al día siguiente 50 dragones con Luis de Nassau al frente penetraron en la ciudad; tras ellos entró el grueso del ejército, que venciendo a la guarnición española defensora tomó el control de la ciudad. Tres días después llegarían 2.000 soldados franceses más y pocos días más tarde el conde Montgomery con otros 1.300 de infantería y 1.200 de caballería.
Fernando Álvarez de Toledo, gobernador de los Países Bajos en nombre de Felipe II de España, envió a su hijo Don Fadrique con 4.000 soldados de los tercios españoles, a sitiar Mons.
Mientras tanto, Guillermo de Orange había reclutado en Alemania un ejército con 14.000 soldados de infantería y 3.000 de caballería. El 7 de julio cruzó el Rin, entrando en los Países Bajos.
Adrien de Hangest, señor de Genlis, enviado a Francia por Luis de Nassau, volvió hacia Mons con un ejército de 10.000 hugonotes franceses. Las órdenes de Luis de Nassau eran que Genlis debía unir sus fuerzas a las de Guillermo de Orange. A mediados de julio Genlis cruzó la frontera de Francia y llegó a 10 km de Mons. Don Fadrique, enterado de su llegada, avanzó hacia él con 4.000 soldados de infantería, 1.500 jinetes y 3.000 lugareños levados para la ocasión. Noircames, al mando de la caballería española, cargó contra el ejército francés, seguido por la infantería; los hugonotes fueron contundentemente derrotados: Genlis fue hecho prisionero, 1.200 franceses resultaron muertos en el enfrentamiento y los demás dispersados; en los días siguientes muchos de éstos serían asesinados por los lugareños. En torno a 100 conseguirían entrar en Mons.
Guillermo de Orange avanzó por el interior del país. El 23 de julio, tras tomar Roermond, sus tropas se amotinaron, negándose a seguir avanzando hasta que se les hubieran satisfecho las pagas atrasadas. El 27 de agosto, con las garantías de pago de algunas ciudades de Holanda, cruzaron el Mosa, avanzando por Diest, Termonde, Oudenaarde y Nivelles.
Encamisada
En la noche del 11 al 12 de septiembre Julián Romero, militar español, penetró en el campamento de Guillermo de Orange en Hermigny al mando de 600 arcabuceros, quedando como reserva, en retaguardia, otro número igual, donde también figuraban alabarderos, así como unidades de caballería ligera, cuyo fin era proteger la retirada de las fuerzas que realizaban la incursión. En este ataque murieron 600 rebeldes por sólo 60 españoles, fueron desbarrigados cientos de caballos e incendiada y destruida gran cantidad de la impedimenta enemiga. Allí estuvo a punto de morir Guillermo de Orange, el jefe de los rebeldes flamencos, al que salvaron los ladridos de su perra spaniel que dormía a su lado. Se dijo, que a partir de entonces, durmió siempre con un animal de esta raza junto a él.
Guillermo de Orange se retiró con su ejército hacia Wronne, Nivelles, Malinas y Orsoy; cruzando el Mosa. Sus tropas, amotinadas por la falta de paga, se dispersaron en dirección a Alemania. Guillermo salió, casi solo, hacia Holanda.
Rendición de Mons
Tras la derrota de los hugonotes franceses de Mos de Genlis y la retirada del ejército de Guillermo de Orange, Luis de Nassau se encontró aislado en Mons; sus tropas, formadas por hugonotes franceses, se amotinaron al sentirse traicionadas por el apoyo del rey de Francia a la matanza de San Bartolomé.
El 19 de septiembre se acordaron los términos de la capitulación entre De la None por la parte holandesa y Noircames en representación de los españoles:
La ciudad sería entregada al duque de Alba;
Los soldados franceses en Mons saldrían con sus armas; deberían dar su palabra de no enfrentarse a los reyes de Francia o España (este punto no se aplicaría a Luis de Nassau ni a los soldados ingleses o alemanes);
Los protestantes y los alzados contra España deberían abandonar la ciudad, permitiéndoseles llevar sus propiedades;
Se intercambiarían los prisioneros hechos durante el asedio;
Se habilitarían transportes y provisiones para la salida de los vencidos.
Luis de Nassau sería recibido por el duque de Alba, el duque de Medinaceli y Don Fadrique. La ciudad sería evacuada el día 21; el 24 el duque de Alba entraba en Mons y Noircames, por su cargo como gobernador de Henao, asumió el mando de la ciudad.

Historias de la Historia de España. Capítulo 30. Érase un 20 de octubre, un maestre de campo con 70 años, un par de huevos, tres leguas y media de océano y la acción más señalada de la historia militar

Aquí os dejo un pedacito de historia española en Flandes.

mondragon

“El Condado de Vado Glorioso” nos viene del vínculo de La Barrera (de Medina del Campo). Se otorgó en memoria de la proeza de don Cristóbal de Mondragón tomando a nado a los setenta años la plaza de Middeburgo. Don Cristóbal de Mondragón fue Maestre de Campo (mandó muchos años una “coronelía”, se le llamaba el “Sansón de las Guerras de Flandes”, fue lugarteniente del Duque de Alba a quien sustituyó temporalmente en el mando, Gobernador del Castillo de Amberes, del Luxemburgo, etc., etc. Casó dos veces en Flandes, la primera con la señora del Señorío de Luce y de otros muchos señoríos; y la segunda con doña Clara van der Goes.
EL PASO DEL VADO.
Guillermo de Orange, que si como militar no pudo competir con muchos de los que lucharon con él y contra él, como político fue quizás el más astuto de su siglo, comprendió que la Zelanda era la base natural o baluarte inexpugnable de la rebelión que tan sagazmente acaudillaba, y puso desde luego la mano en la empresa de librarla definitivamente del dominio español, aprovechando las circunstancias de hallarse lejos el Duque de Alba con el grueso del ejército, ocupado en el sitio de Mons, de la cortedad e insuficiencia de nuestros medios marítimos y de la insurrección general de los paisanos zelandeses.
A este fin reunió una flota de más de cincuenta navíos, la mayoría de los mendigos del mar que llevaban tantos años haciendo la guerra pirática, y un ejército de 7.000 hombres, cual él solía reclutarlos, esto es, de protestantes franceses, ingleses y alemanes que, o tomaban esto de guerrear en los Países Bajos contra los papistas a modo de cruzada, o que movidos por más bajos impulsos, iban sencillamente a ganarse una soldada; en esta ocasión el grueso de la hueste de Orange se componía de hugonotes, fugitivos de la Saint-Bertholemy.
Juntos ejército y escuadra en Flessinga, se tomó el acuerdo de acometer á Goes, en la isla de Zuid-Baveland, poniéndola un sitio en regla; en Goes se sostenían, a fuerza de ímprobos trabajos y de valor heroico, una compañía española y algunos valones, mandados todos por el Capitán Isidro Pacheco.
La flota orangista fue a situarse cerrando la desembocadura del Escalda, o sea, sus dos bocas o brazos; y el ejército, auxiliado por multitud de paisanos, cercó á Goes, levantando trincheras y poniendo cañones en torno de la plaza.
Pacheco pidió con urgencia socorro á Dávila. Pero, ¿cómo ir a prestárselo? Se movió la escuadra con tanto esfuerzo equipada en Amberes; pero sólo para experimentar fracaso sobre fracaso. En aquellos estrechos canales empezó para el pabellón español, en su lucha con las gentes del Norte, una serie de derrotas navales, que no había de concluir sino por nuestro aniquilamiento en Trafalgar, para no citar desventuras más recientes.
Recurrióse á ingeniosas estrategias. Habiéndose observado que en uno de los canales guardaban el bloqueo cinco urcas grandes, que podían ser batidas a cañonazos desde uno de los diques de la ribera, organizóse una expedición nocturna contra este dique, con la esperanza de coger por sorpresa las urcas, é imposibilitándolas de oponerse al paso de una flotilla de socorro que se preparó al efecto. Pero hubo de frustrarse la operación por la lluvia torrencial que cayó aquella noche, y obrigó a la columna de ataque a volverse a la ciudad, no sin dejar un cañón enterrado en el lodo del camino.
Sancho Dávila y Mondragón estaban ya descorazonados, no viendo la manera de socorrer a Goes, cuando unos paisanos, según Mendoza, o el Capitán flamenco Plumart (1), según Bentivoglio, vinieron a decirles que entre la isla de Zuid-Baveland y el continente, antiguamente unidos, había un paraje que en las más bajas mareas podía servir de vado. Pero era vado de tal naturaleza, que sólo utilizaban, y eso con mucho peligro, los atrevidos pescadores de aquellas costas; porque tenía de anchura tres leguas y media, cruzabánlo tres corrientes impetuosas, y había que atravesarlo con la celeridad impuesta por flujo y reflujo, pues habiendo en la bajamar sitios en que llegaba el agua cerca del cuello de un hombre de regular estatura, a poco que subía la marea cubría enteramente a los mejores mozos.
Intentar que por este vado pasase un ejército, y de noche para burlar la vigilancia de los numerosos bajeles enemigos que andaban de ronda por aquellas encrucijadas de la tierra y del Océano, era ciertamente idea que tocaba en lo descabellado, y más que de hombres prácticos, propia de un autor de libros de caballerías o de cualquier otra clase de cuentos fantásticos. Pero Dávila y Mondragón, resueltos a socorrer a Goes, y con absoluta confianza en sí propios y en la gente que mandaban, no sólo la concibieron, sino que la pusieron inmediatamente por obra.
(1) Mendoza también hace intervenir a un capitán que llama Blommart, aunque con posterioridad al aviso de los paisanos, Cabrera de Córdoba dice capitán Blemmadt.
Aprestáronse para la empresa tres mil infantes, españoles, valones y alemanes, a los que se repartieron sendos saquitos de lienzo con pólvora y bizcocho. No se les dijo a donde eran conducidos, cosa por otra parte, que a tales soldados preocupaba muy poco, y en la noche del 20 de Octubre de 1572 –eternamente memorable en los fastos de las humanas proezas– halláronse formados en la playa, delante del brazo oriental del Escalda, junto a un molino llamado Ostendreche.
Era obscurísima la noche, y en la vasta negrura del mar sólo se veían vagas fosforescencias fantásticas, atronando los oídos el rugido estruendoso de las corrientes, y de las olas estrellándose contra los diques. Mondragón manda formar en columna de a cuatro, muy apretadas las filas y con la cabeza en que venían a morir las oleadas. Entonces saben los soldados lo que se pretende de ellos, sin rechistar, como si se tratase de una marcha ordinaria, se descalzan, cuelgan del cuello los saquitos de lona y se colocan todas las armas al hombro, esperando la señal de emprender aquella extraña jornada, sin otro precedente en la historia que el paso de los israelitas por el mar Rojo, y ni aun éste, porque en el mar Rojo abrió Dios previamente las aguas, y aquí las aguas estaban cerradas como de ordinario.
El Cardenal Bentivoglio, que tomó la relación de tan prodigioso suceso de labios de uno de los que cruzaron el vado, Juan de Rivas, hombre – dice el Cardenal – venerable, no menos por el aspecto que por los merecimientos, Gobernador de Cambray cuando Bentivoglio era Nuncio en Bruselas, y que recordaba este singular episodio como el culminante de su larga carrera militar, añade algunos detalles, v.gr., que Mondragón se descalzó antes de entrar en el agua, y que el Capitán Plumart iba a su lado guiándole.
Sancho Dávila quedó en el molino con una reserva relativamente numerosa, esperando el resultado de la temeraria empresa. Cinco horas duró la travesía. Los de corta estatura tuvieron que hacer a nado muchos trozos. En algunos parajes tocaba el agua a las barbas de casi todos. Al cruzar las corrientes tenían que cogerse unos a otros, formando masa compacta para resistir el empuje. Pero tales fueron el orden y la fortuna, nunca como entonces favorecedora de los audaces, que sólo se ahogaron nueve soldados. Amanecía cuando la cabeza de la columna tomaba tierra en el dique de Zuid-Baveland. (1)
Recompensó la Providencia valor tan extraordinario infundiendo el pánico en los enemigos. No habían llegado aún los tiempos en que los holandeses, aleccionados y dirigidos por Mauricio de Orange, se atrevían a reñir batallas cámpales con nuestros infantes; en este periodo de las guerras de Flandes batíanse muy bien los rebeldes, pero siempre al abrigo de los muros de sus ciudades y fortalezas, o por mar, en que desde luego adquirieron la indisputable superioridad que fue funesta para la causa española; en campo abierto, el prestigio del tercio estaba todavía inmaculado.
Impuso este prestigio a los sitiadores de Goes, y aún más la sorpresa de ver la isla que juzgaban ellos inaccesible a los nuestros, con tantos soldados que caían allí como llovidos del cielo. Es el caso que desde que se percataron del suceso, ya sólo pensaron en levantar el campo, sin disputar a los hombres que no se arredraban ante el Océano, las trincheras que habían levantado. Tan precipitada fue la fuga y dispersión de los orangistas hacia el sitio en que tenían sus buques, que Isidro Pacheco, creyéndolo estratagema, no quiso salir de Goes a picarles la retaguardia.
Desde el paraje por donde Mondragón entró en Zuid-Baveland hasta Goes había dos leguas, y de tierra muy llana como es toda Zelanda. Pronto advirtieron, por tanto, los sitiados la presencia del socorro, y por prisa que se dieron los enemigos en el reembarque, hubo tiempo de acometer a setecientos rezagados; pocos quedaron con vida; dos capitanes hugonotes murieron en la playa, y otro cayó prisionero.
Así se remató esta proeza, y ninguna otra de las guerras de Flandes ha dejado recuerdo semejante al suyo en la memoria de las gentes. Han transcurrido los siglos; desapareció por completo el Imperio español en el norte de Europa; otros imperios y otros guerreros triunfaron o sucumbieron en las bocas del Escalda; pero no hay ribereño de aquellos mares, ni zelandés, ni holandés, ni belga que no sepa que en 1572 un Maestre de Campo español, con 70 años y apellidado Mondragón, atravesó al frente de sus soldados, en obscura noche, tres leguas y media de Océano.
(1) El desembarco fue por la aldea de Yerseke. (Guillaume, Coment. á Mendoza.)
con el agua más arriba del pecho; y en aquella tierra de audaces marinos y de costeros habituados a la lucha perenne con el mar, la audacia de Mondragón encuentra siempre admiradores entusiastas. (1)
(1) “Fue – la de Mondragón – de las más señaladas acciones militares que se leen en todas las historias antiguas y modernas.” (Bentivoglio.)