Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. Final.

Frans Hals-657272
Pues, ¿quién ha tenido en aquella ciudad capitanes entretenidos, como los tuvo el Conde, a treinta escudos cada mes a cada uno?; y éramos cuatro y yo era el uno, pagándonos de su bolsa con puntualidad. Y todo esto lo gobernaba Gaspar de Rosales, tesorero de Su Excelencia, que jamás dejó que nadie se quejase de Su Excelencia en aquella corte, al cual hizo Su Excelencia Secretario de Estado y Guerra de Nápoles cuando pasó a ser Virrey, oficio en el buen secretario bien merecido, por su vigilancia y limpieza de manos; y es cierto que muchas veces un señor acierta por tener un buen criado, y al revés por tenerle malo.
Pues en Nápoles, ¿qué Virrey ha habido que busque los hombres que tienen méritos, los cuales estaban arrinconados en algunos castillos, de desesperados? Y Su Excelencia los ha sacado y premiado, que yo conozco muchos, con que toda la nación se ha animado viéndose premiar. ¿Quién ha enviado en quince meses a Milán, como el Conde, dos tercios de italianos de a tres mil hombres y setecientos mil ducados, y a España seis mil infantes y mil caballos en veinticuatro galeones? La infantería a cargo del Marqués de Campo Lataro y la caballería al del Príncipe de La Rochela, y juntamente veinticuatro sillas, bridas bordadas con sus caballos escogidos, y otros tantos pares de pistolas que no tenían precio, y para encima de cada caballo una cubierta de brocado que llegaba a las corvas de los caballos: esto iba de presente para Su Majestad y señor Infante Carlos, que esté en gloria, y señor Infante Cardenal. Pues si tratase de miseñora la Condesa, la afabilidad que ha tenido con todas aquellas señoras tituladas del reino, repartiendo los días de la semana en los hospitales y a los de las mujeres ir a servirlas con sus manos, llevando de Palacio toda lacomida que se había de gastar aquel día, y de esto soy buen testigo; pues un convento de mujeres españolas arrepentidas que ha fundado y otros a que cada día ayuda con sus limosnas, favoreciendo y honrando a todos los que quieren valerse de su intercesión.
En suma, señor lector, no le parezca pasión lo que he dicho, porque he quedado muy corto; y juro a Dios y a esta † que cuando escribo esto, que son 4 de febrero 1633, me hallo en Palermo y en desgracia del Conde mi señor, que adelante lo verán el cómo y por qué. Pero, con todo, estimo ser su criado, aunque en desgracia, más que criado de otro en gracia, porque jamás seré ingrato a las mercedes recibidas en su casa y pan comido.
Volviendo a mi discurso, digo, señor, que se acabó nuestras escaramuzas, que fue a 20 de junio de 1632. Fuímonos a casa cansados y sudados y, a otro día, mandó el Conde se repartiese toda la caballería por las marinas para defenderlas por haber venido nueva de la armada turquesca. A mí me tocó ir con quinientos caballos, cabo tropa de ellos, al principado de Citra, donde estuve hasta fin de agosto en Campaña de Bol y Achierno. En este lugar era por caniculares, y hacía tanto frío que era menester echar dos mantas en la cama, y así, de día, ejercitábamos los caballos, escaramuzando unos con otros, y a veces corríamos una sortija.
Había un caballo grande en la compañía, de cuatro años, y era tan pernicioso que había casi estropeado cuatro soldados, y a uno del todo; y para herrarle era menester atarle de pies y manos, y era tan feroz que echado en el suelo quebraba todas las cuerdas, aunque fueran gordas. Yo mandé lo llevasen al convento del señor San Francisco, y que lo daba de limosna. Lleváronlo en pelo y el guardián dijo que, ya que le hacía la limosna, le hiciese un contrato para poderlo vender. Este caballo estuvo aquella noche tan feroz, que no se atrevían a llevarlo a beber; y a otro día hice el contrato y me dijo el guardián: «Señor, yo temo que este caballo ha de matar algún fraile». Fuese con su contrato al convento y a otro día me dijo: «Señor capitán, el caballo se está quedo y parece se ha quitado algo». En suma, en seis días se puso tan doméstico que no había borrico como él, y le echaron con una yegua que tenía el convento y andaba con ella como si no fuera caballo, que todo el lugar se maravilló.
Yo tenía un caballo, entre otros, que llamaba Colona y, como íbamos a correr y escaramuzar cada día a la alameda de San Francisco, este día me puse sobre este caballo, que era manso y yo había escaramuzado y corrido lanzas muchas veces en él; y poniéndole en la carrera, jamás quiso partir.
Yo me enojé y le di de las espuelas, y salió y a cuatro pasos se paró; tornele al puesto e hice lo mismo: el caballo no quiso correr sino muy poco y a través.
Rogáronme me apease y que no corriera; un soldado me dijo: «Démelo vuesa merced, que yo le haré correr y no le quedará ese vicio». Yo me apeé y el soldado subió en él, y no hubo bien subido cuando el caballo disparó a correr y, hasta que se estrelló en una pared, él y el soldado, no paró, y cayeron entrambos muertos, de que me quedé espantado. O fue la limosna que di del caballo, o de un altar que hice se fabricase para decir misas por las ánimas de Purgatorio y un breve que les hice venir de Roma para un altar privilegiado: la causa Dios la sabe, a quien doy gracias por tal beneficio, con los muchos que me hace cada día.
Entré en Nápoles con mi compañía, y alojáronme en el Puente de la Magdalena, de donde salía cada noche con veinte caballos a batir la marina de la Torre del Griego, y las demás compañías hacían lo mismo por la otra parte de Puzol.
Yo tenía muy buenos caballos, y las compañías de mi tropa no eran buenas; y así, por rehacerlas, mandó el Conde se reformase mi compañía, lo cual se hizo, y Su Excelencia me hizo merced del gobierno de Pescara, que es de lo mejor de aquel reino. Besele la mano al Conde por la merced y estúveme así más de un mes, sin pedir los despachos. Y una mañana me envió a decir el Conde mi señor, con el secretario Rosales, que gustaría que aprestase dos galeoncetes y un patache que estaban en el puerto, y que fuese a Levante con ellos a piratear un poco.
A esta sazón yo me hallaba con un hermano que había servido a Su Majestad veinte años en Italia y Armada Real, de soldado, sargento y alférez, y gobernador de una compañía tres años, con patente de general y con ocho escudos de ventaja particulares del Rey; y al presente se hallaba reformado de teniente de caballos corazas. Díjele al secretario «Señor, yo haré lo que me manda el Conde, pero mire vuesa merced que tengo a mi hermano y que, por lo menos, quede en Pescara por mi teniente». Díjome que no podía ser, que había de ser capitán el que había de ocupar aquello. Pedí le hiciesen capitán del patache y aun se lo supliqué yo a boca al Conde: no lo quiso hacer. Dije que le diesen una compañía de los ramos y gente suelta que se había de embarcar conmigo: dijéronme que sí. Yo en este ínter trabajaba en aprestar los bajeles, y decía al secretario: «Vuesa merced no se burle conmigo. Dígale al Conde acabe de ajustar esto, porque juro a Dios que si no lo hace que no me he de embarcar ni hacer el viaje». En esto anduvimos, hasta que una noche, en su escritorio, me
desengañó diciendo que no le habían de dar nada, y que nos habíamos de embarcar entrambos.
Con esto me vine a mi casa y, considerando que yo no tenía plaza en aquel reino, ni sueldo de Su Majestad, ni mi hermano tampoco, y así, viendo que mi hermano decía: «Señor, yo he servido como todo el mundo sabe; y vuesa merced ha hecho por muchos; y yo no tengo acrecentamiento; el mundo pensará tengo algún aj». Y como veía que tenía razón, me obligó a coger mi poca ropa y meterla en el convento de la Santísima Trinidad, y de allí escribí un papel al secretario del tenor siguiente: «No se espante vuesa merced que yo haya sido prolijo en que se acomodase a mi hermano, pues habiendo yo de ir este viaje, él había de quedar, si yo faltara, con las obligaciones de este sobrinillo y sobrina huérfanos, que no tienen otro padre sino yo. Y pues vuesa merced me desahució anoche que no se le había de dar nada, yo me he resuelto a no querer servir tampoco, ni hacer este viaje, y así se lo podrá vuesa merced decir al Conde mi señor, que yo me he retirado aquí, para ver dónde me resuelvo a ir a buscar mi vida, y porque Su Excelencia no me meta en algún castillo con alguna cólera. Si gustare el Conde de que yo le sirva y haga este viaje, dele una compañía a mi hermano, pues la merece y me la ha prometido, que yo saldré al punto y haré lo que verá en este viaje».
El secretario se espantó de ver semejante resolución y me escribió un papel, como amigo, a que saliese. No lo quise hacer sino con lo referido.
Pedile licencia al Conde para mí y para mi hermano y sobrino. Enviome a decir que yo no tenía necesidad de licencia, pues no era su súbdito, por Caballero de Malta, por no tener sueldo ni ocupación en aquel reino, que con una fe de la sanidad me bastaba. Yo le envié a decir que yo no era de los hombres que se iban sin licencia donde habían tenido ocupación, que si Su Excelencia no me la daba, me estaría allí en el convento hasta que me muriera o promovieran a Su Excelencia a mayores cargos. Y así Su Excelencia me hizo merced de concederme licencia muy honrada para Malta, y a mi hermano para España, y a mi sobrino para Sicilia; y todas tres me las envió al convento firmadas de su puño.
Luego, estando los navíos de partencia, me enviaron un papel de Palacio firmado del secretario, pero de otro mayor era, en que me mandaban hiciese una relación e instrucción para el modo como se habían de gobernar los bajeles. Hícela delante el que me trajo el papel, que era bien larga, y a la postre decía: «Señor, yo no soy ángel y podía errar, y así se podrá comunicar ese papel con los pilotos, y si mi parecer fuere bueno se usará de él y si no, no; que ése era el viaje que yo pensaba hacer, a no ser desdicha tener hermanos».
Luego traté de poner mi viaje en orden, aunque todo el mundo me decía que me guardase, y aun ministros y amigos de Palacio. Yo procuré tomar su consejo, aunque me resolví una noche de ir a ver al Secretario Rosales a palacio, y lo hice y estuve con él hablando largo; y diciéndome que no lo había acertado, quedamos en que otra noche nos habíamos de ver, y no me pareció hacerlo, sino en una faluca, que me costó muy buen dinero, embarqué a mi hermano y sobrino, a deshora, con la poca ropilla que tenía, y salimos de Nápoles a los 20 de enero a medianoche.
Olvidábaseme decir que con mi retirada en aquel convento todo el mundo pensó me había hecho fraile (como si yo no lo fuera) y aun se puso en la Gaceta, y de Malta me escribieron avisaban cómo era capuchino, y no había que espantar lo dijesen en tierras distantes, pues en dos meses que estuve en aquel convento, hubo hombre en el propio Nápoles que juró me había visto decir misa, y él no debía de saber que yo no sé latín, ni aún lo entiendo. Yo me pasé allí estos dos meses, haciendo penitencia con un capón a la mañana, y otro a la noche y otros adherentes, y con muy buenos vinos añejos, y oía cuatro misas y vísperas cada día.
La noche que salí de Nápoles no fue muy buena por el cuidado que traía, pero amanecimos en Bietre, sesenta millas de Nápoles. Pasamos el Golfo de Salerno y fuimos a Palanudo, donde no nos dejaron tomar tierra por amor de la sanidad. De allí fuimos a Paula y estuve allí dos días; visité donde nació el bienaventurado San Francisco de Paula. De allí pasé a Castillón donde topé una faluca que venía la vuelta de Nápoles; traía una brava dama española, conocida, con la cual cené aquella noche y rogome que durmiese en su aposento porque tenía miedo. No quise ser desagradecido y así me acosté en el aposento en otra cama. Yo me levanté a orinar y como estaba oscuro, por irme a mi cama topé con la de la dama y metime dentro y ella parecía que dormía, pero estaba despierta. Yo comencé a hincar y ella siempre dormía y acabado despertó y dijo: «¿Qué ha hecho vuesa merced?» Yo dije: «Tóquese vuesa merced y lo verá» y comenzó a decir: «¡Jesús, y qué mal hombre!» Yo la dije: «Yo lo creo, que más mozo le querría vuesa merced con que velar de aquí a la mañana», pero, aunque viejo, se dio una cuchillada sobre otra, que lo merecía a fe.
Amaneció y varamos nuestras falucas y cada una tomó la derrota que le convenía. Y aquella noche llegué a Tropía y no hice noche por llegar a Mesina víspera de Navidad, la cual hicimos en una posada que había harta carne, pero como era víspera de Navidad, todo el mundo se estuvo quedo, y más yo que venía harto de espiga. Oímos misa día de Pascua, o misas, y salimos de Mesina, pero no pudimos pasar de la torre del faro donde dormimos.
A otro día varamos y fuimos proejando hasta Melazo y estuvimos aquella noche y un día por ser malo el tiempo. Presentome el capitán de armas unas gallinas y vino y un cabrito, con que se acrecentó la despensa, y hubo sopa doble en la posada, que nunca en estas casas faltan diablos o diablas.
Partimos de Melazo y sin tomar tierra nos lle[g]amos hasta Términes, donde hay buena posada. Dormimos aquí y partímonos para Palermo, que llegamos a mediodía, donde hallé infinitos amigos y traté de poner casa, y antes de hacerlo hablé al señor duque de Alcalá que gobierna este reino. Díjele mi venida, aunque Su Excelencia lo sabía todo, y supliquele mandase se me aclarasen los treinta escudos de entretenimiento que yo tenía en este reino de Su Majestad: mandó luego se me aclarasen. Mi hermano dio un memorial suplicando a Su Excelencia, en consideración de sus servicios, le hiciese merced de que se le diese una patente de capitán para ir a levantar una compañía, por haber pocas en ese reino, y para ello yo le daba quinientos ducados, que es lo que da Su Majestad para estas levas, y yo quería ahorrar al Rey esto. Salió que informasen los oficios y el informe fue meterle en una tartana que estaba en este puerto, catalana, cargada de bizcocho para las galeras de este reino e iba a Génova. Dile doscientos escudos en oro y vestidos, y paguele el flete y matalotaje y echele mi bendición, diciendo «Hijo, vete a Flandes y allí serás capitán. Tú llevas servicios, galas, dineros, licencia… ¡Dios te guíe!» Con lo cual se fue con Dios y yo me he quedado hasta hoy 4 de febrero, que escribo esto, 1633. Si Dios me diere vida y se ofreciere más, lo añadiré aquí. Fin.
***
Ídose mi hermano este año de 33 en dicha tartana, me quedé en Palermo y me envió a llamar el señor duque de Alcalá, que era Virrey de Sicilia. Subí a verle y preguntome que qué había tenido con el Conde [de] Monterrey. Díjele que nada y yo traía licencia para Malta. Apretome con razones: yo nunca le dije nada de lo que había sucedido en Nápoles. Despedime de Su Excelencia y bajeme al cuerpo de guardia y comenzáronme los capitanes a examinar de nuevo qué era lo que había tenido con el Conde en Nápoles. Yo les dije que dejasen al Conde, que era señor de todos los grandes, siendo chico. No faltó quien se lo fuese a decir al duque de Alcalá que, enojado, envió a su secretario me enviase a llamar y, venido, me dijo sin réplica ninguna: «Vuesa merced pague a don Jerónimo de Castro doscientos escudos que le debe». Y estaba allí el dicho don Jerónimo de Castro y yo le respondí al secretario: «Señor, es verdad que me dio doscientos escudos para que le sacase en Roma un breve facultativo para el Maestre de Malta, el cual breve no quiso pasar el dicho Maestre» y que yo había cumplido con lo que me tocaba. Respondiome el dicho secretario «Vuesa merced no tiene que alegar, sino pagarlos luego o le llevarán preso». Respondi a esa resolución: «Envíe vuesa merced conmigo quien los traiga». Enviome con guardia y trájelos en un saquillo y díjele: «Tome vuesa merced, déselos al Duque para que haga de ellos lo que quiera, porque no debo nada a don Jerónimo de Castro». Con esto me fui a mi posada, considerando lo que hace el mundo.
De allá dos días envió un ayudante de sargento mayor, el cual me dijo que mandaba Su Excelencia aclararse el entretenimiento que tenía allí. Yo respondí que yo allí no tenía sueldo, que tenía licencia para irme a Malta del conde [de] Monterrey con lo cual fue fuerza valerme del Recibidor de la Orden para que hablase al Virrey. Hízolo, con que me dejó, y dentro de veinte días me vinieron las bulas de Malta, de la encomienda que me había tocado de San Juan de Puente de Orbi. Estúveme allí dos meses. En ese tiempo vinieron dos galeras de Génova que trajeron un obispo. Yo le dije al capitán de una de ellas que si me quería llevar a Nápoles con condición de no decir que me llevaba al Conde. Ofreciolo y lo primero que hizo fue decírselo. Ya el Conde lo sabía todo, lo que había pasado en Sicilia, de los coronistas. Llamó a su secretario, Gaspar de Rosales, y díjole que me enviase a llamar y procurase rendirme y que me quedase en Nápoles. El Secretario me envió un papel a la galera, corto y breve, en que me decía: «El Conde ha sabido primero que yo que vuesa merced viene ahí; véngase a comer conmigo que tenemos que darnos dos toques».
Yo, visto que era ya forzoso, salí de galera y vine a Palacio, donde me vi con el Secretario; y mostré mis bulas, que se quedó espantado y se subió arriba a mostrárselas al Conde, el cual dijo: «Desenojadero tiene Contreras; catequizadle, por vida vuestra, de manera que se quede aquí». Bajó y comimos, y hubo grandes sermones, y no hubo remedio de quedarme. Las dos galeras pasaban a Gaeta, donde estaban otras aguardándolas para ir a Génova. Diome el Secretario un pliego del Conde para que diese en mano propia a la marquesa de Charela; hícelo. Y habiendo tirado el tiro de leva, me envió el Gobernador de Gaeta el bergantín armado para que fuese a Nápoles; que toda mi ropa estaba debajo de todo, que no se podía sacar e iba zarpando ya, que es lo que me valió. Hicimos nuestro viaje a Génova con bien, donde llegados, a dos días, llegó el Infante Cardenal que esté en gloria. Hizo su entrada galantemente; de allí se fue a Milán y yo a la vuelta de España, en las galeras que vino el Infante Cardenal. Llegué a Barcelona en breve tiempo, y de allí a Madrid, donde me alojé en casa del secretario Juan Ruiz de Contreras, padre de don Fernando, el que hoy está en la altura. Regalome mucho en su casa y comencé a tratar de pretensiones. Lo primero fue ir a tomar posesión de la encomienda. Volvime a Madrid y topé con mi hermano, que estaba pretendiendo, pidiendo le diesen su sueldo, donde había sido reformado por el oficio de Flandes y, habiéndose visto en el Consejo, se le dieron veinte escudos de entretenimiento y carta para que se le diese compañía por el oficio del secretario Rojas, el cual despachó un billete al secretario Pedro de Arce dándole cuenta de aquella merced, el cual recurrió y lo detuvo muchos días, haciendo conscientes a los consejeros de Estado que yo había sido capitán de caballos de tramoya, y que él no había de hacer aquel despacho. Esto lo supe al cabo de algunos días. Como no se despachaba el despacho de mi hermano, fuime al marqués de Santa Cruz, del Consejo de Estado, y apretele sobre la materia, con que me dijo: «¿Cómo quiere que le den a su hermano el despacho, si Pedro de Arce dice que vuesa merced fue capitán de caballos de tramoya?» Con lo cual volví las espaldas sin decirle nada al Marqués y fuime a mi casa, y, sin comer bocado, saqué la patente de capitán de caballos corazas y otra de cabo tropa de quinientos y mi reformación y licencia, y apreté los pies y volví a casa del marqués de Santa Cruz.
Hiciéronme entrar y díjele: «Suplico Vuesa Excelencia me oiga: más ha de veinte años que en el postigo de San Martín me llamó una dama, anochecido; subí arriba y estuvimos parlando un rato, a lo que llamaron a la puerta. La señora dama dijo que me escondiese, que luego se iría Pedro de Arce, que era el que venía. Dije que no me había de esconder por ningún caso, que le abriesen. Afligida, la señora mandó que le abriesen. Subió el señor Pedro de Arce con su estoque y su broquel, verde como una lechuga; entonces era oficial de la Guerra. Así como me vio, me preguntó: ‘¿Qué hace aquí?’. Yo le respondí: ‘Esta señora me estaba preguntando por una amiga suya’, y sin acabar la razón enderezó su broquel. Yo estaba sobre la mía y fui presto, que le di en él una estocada que broquel, él y estoque rodaron por la escalera, dando voces que era muerto, sin estar herido. Bajé con la bulla yo también y fuime con Dios. Y a él le llevaron a su casa medio muerto de la caída, con que siempre ha tenido conmigo ojeriza todo este tiempo. Ahora vea Vuesa Excelencia esta patente, licencia y reformación con que echará de ver que lo que he contado es verdad, y que fui capitán de corazas siete meses y tres días».
Fin.
_________________________________
Sobrecubierta edición de 1943

Sobrecubierta Edición de 1943

Alonso de Guillén (Madrid, 6 de enero de 1582 – 1641), más conocido como Alonso de Contreras, militar, corsario y escritor español, autor de unas memorias (Vida de este Capitán) que escribió quizá a instancias de su amigo Félix Lope de Vega. Se trata de una de las pocas autobiografías de soldados españoles que militaron en el ejército de los Austrias, y constituye su ejemplo más destacado junto a la Historia verdadera de Bernal Díaz del Castillo.
Su autobiografía lleva por título literal Vida, nacimiento, padres y crianza del capitán Alonso de Contreras, natural de Madrid Cauallero del Orden de San Juan, Comendador de vna de sus en comiendas en Castilla, escrita por él mismo, y por subtítulo, Discurso de mi vida desde que salí a servir al rey, de edad de catorce años, que fue el año de 1597, hasta el fin del año de 1630, por primero de octubre, que comencé esta relación. El manuscrito original se encuentra hoy en la Biblioteca Nacional de Madrid.
El manuscrito fue descubierto en 1900 por Manuel Serrano y Sanz, quien hizo una primera edición que contenía supresiones y errores. Después se han hecho varias ediciones con prólogos y comentarios de diversos autores. La obra fue editada en 1943, con un ensayo preliminar de José Ortega y Gasset, y más recientemente por el hispanista Henry Ettinghausen.
El estilo de su escrito, como afirma el propio autor, va seco y sin llover y, sin embargo, es este el principal aliciente de su narración, que es muy ágil, movida e interesante por cualquier concepto, desde el sociológico al histórico y psicológico.

 

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. Cap. XV 3ª parte

2617_fullimage_haarlem frans hals officieren.jpg_560x350
A otro día tuve noticia que andaba un caballero haciendo mil bellaquerías en campaña y en conventos de monjas, hincando la que más bien le parecía. Yo, como me había resuelto ya de ir a campaña contra el Préside, ¡pardiez!, que me encaminé la vuelta de un lugarejo donde él dormía y le parecía que estaba como el Rey en Madrid, y le di una alborada hallándole en la cama, aunque se arrojó por una ventana a un huerto; pero hubo otros tan buenos saltadores que le pescaron. Atáronle y traje a la ciudad del Águila, que se quedaron espantados de que hubiese quien se atreviera a prenderle. Metilo en el castillo e hícele la causa, y hecha, le di dos días de término en los cuales se trató de hacer un tablado en medio la plaza y hacer los cuchillos para el sacrificio. La gente se burlaba de ver el tablado y de oír que era para cortarle la cabeza, pero más se admiraron cuando le vieron al quinto día, a las tres de la tarde, sin cabeza, que se la cortó un mal verdugo al cual le di un vestido mío y diez escudos. El pobre no era práctico, pero fue como los médicos que se enseñan en los hospitales a costa de inocentes, aunque este caballero no era sino grandísimo bellaco. Llamábase Jacomo Ribera, que cualquier brucés le conocerá aunque sea por el nombre, natural de la ciudad del Águila.
Estuve en esta ciudad por la Pascua de Resurrección, y los jurados o regidores estaban conmigo mal, porque no les dejaba vivir como querían. Y parecioles que el día de Pascua tenían alguna excusa el no acompañarme a la iglesia y con esto me hacían algún pesar. Yo les había dicho el jueves Santo se comulgasen como lo hacía yo, y ellos, como tenían la malicia, no quisieron comulgar. Llegó el día de Pascua, donde el Obispo decía la misa de pontifical; yo aguardé hasta que salió la misa y fui. Púseme en mi silla solo con mi asesor, aunque éste nunca quiso firmar ninguna sentencia de las contadas, pero no me espantó, que era de la tierra y se había de quedar en ella. Advierto que en esta ciudad el magistrado o regidores, que son cinco, cada uno tiene dos criados, que se los paga la ciudad, vestidos de colorado, y ninguno de estos regidores o jurados no saldrá de casa sin estos dos criados, ni irá a otra parte, aunque importe la vida.
Yo, como me vi solo a la misa pontifical y conocí la malicia de estos bergantes, llamé al sargento desde mi silla y díjele: «Vaya y préndame todos los criados del magistrado y en casa de cada uno de los magistrados meta seis soldados con orden que coman cuanto hallaren en casa y en la cocina, teniendo mucho respeto a las mujeres, y que no se salgan hasta que yo lo mande». Ejecutose al punto y más, que había soldado que, con ser día de Pascua, no se había hecho lumbre en su casa. Los jurados tuvieron nueva del caso y, como no tenían los de las capas coloradas, no podían venir a volver por sí; enviaban gentileshombres y recados. Yo decía vinieran ellos. Y como no podían venir, estuviéronse cada uno donde les cogió el sargento los criados.
Pidiome el Obispo sacase los soldados de las casas o que soltase los criados para que fuesen los jurados a sus casas. Concedí que saliesen los soldados de las casas con  que les diesen a cada uno tres tostones, que son nueve reales; diéronselos al punto, y dieran trescientos ducados por no los ver en casa: tanto nos quieren. Tuvieron los soldados y sus camaradas, con los nueve reales cada uno y comido, mejores pascuas que los jurados, porque las hicieron en el lugar donde los prendieron los criados, que por no perder la usanza o privilegio, no fueron a sus casas. Hízome instancia el Obispo soltase los de las capas coloradas; yo dije los había prendido a todos porque no se excusasen unos con otros, cuál era el que me había de haber llevado la almohada y puesto en la iglesia, pero que pagase cada uno un ducado para las arrepentidas y los soltasen; y al punto lo pagaron y salieron los jurados de su encantamiento, que ellos por tal tuvieron.
Otras mil cosillas me sucedió con éstos, y era que el pescado y la carne lo ponían a precios subidos, y el pan, porque les daban a cada uno un tanto en especie de pescado y carne y tocino, y el del pan en dinero. Yo supelo y dije que cuando fuesen a poner las posturas me llamasen. Hiciéronlo y así como la ponían, decía yo: «¿Vuesa Señoría no ve que es conciencia ponerlo tan bajo, que merece más, y subiéndolo habrá abundancia?» Ellos veían el cielo abierto y subían más. Después de hecha la postura decía yo a cada uno de ellos: «Señores, yo tengo tanta gente en mi casa y, aunque soy franco por Caballero de Malta y capitán de Infantería, y Capitán a Guerra, y Gobernador, quiero comenzar y pagar a la postura, y así, cada uno de Vuesas Señorías ha de llevar conforme tiene la familia y lo ha de pagar aquí, como yo, y ¡voto a Dios!, que si vosotros les dais una onza de nada, que os he de azotar». Y como ellos veían que no era yo de burlas, hacíanlo. Decían los jurados: «Señor, que en nuestra casa no se come pescado». «Pues yo quiero que lo coman y gocen de la postura, como yo y los pobres». Esto bastó para que la postura bajase la mitad y más en todas las cosas.
Volviendo a nuestro Préside o Virrey de la provincia, había enviado la carta que yo le escribí última al conde de Monterrey y se resolvió el sacarme del Águila a instancia del Préside y de los jurados, pero saconos a él y a mí en un día. A mí me dio una compañía de caballos corazas antes de salir del Águila y a él no le dio nada. Este fin tuvo el gobierno del Águila que tuve tres meses y siete días.
Partí del Águila para Nápoles a tomar posesión de la compañía de caballos. Hallela que estaba alojada en Capua y fue fuerza traerla a Nápoles, adonde me la entregó don Gaspar de Acevedo, general de mil caballos. Este día que me la entregó don Gaspar de Acevedo, delante del escribano de ración don Pedro Cumcubilete, se tasaron los caballos de la compañía, la cual había tenido don Héctor Piñatelo, que le promovieron a Teniente de Maese de Campo General. Dijo un soldado que le había trocado el caballo y otros dijeron lo mismo. Yo dije: «Aquel que trae Vuesa Señoría es de la compañía y los soldados dicen tiene Vuesa Señoría los mejores caballos y dado rocines, y son del Rey». Respondió: «No es verdad, que yo no he tomado caballo ninguno». Mas aunque entre italianos no es palabra ofensiva «no es verdad», no quise estar en opiniones, porque había muchos españoles e italianos delante, con lo cual alcé la mano y le encajé la barba, asiéndole de ella. Él al punto arrojó el bastón y sacó su espada como valiente caballero; pero yo no fui lerdo en sacar mi herruza; donde hubo una pendencia sin sangre, porque era tanta la gente que era imposible el herirnos. Un pobre tudesco de la guarda del Virrey, que estaba allí, lo vino a pagar, que salió con una cuchillada en la cara, como si fuera él el encajador.
Prendionos don Gaspar de Acevedo, como General de la caballería y capitán de la guardia del conde de Monterrey.
Estuvimos presos en casa cada uno, con guardas, tres días hasta que el Conde mi señor mandó, con la relación de los Maestres de Campo y Príncipe de Ascoli, que nos hiciesen amigos en su antecámara. Por el don Héctor salió el Príncipe de la Rochela, y por mí salió el señor don Gaspar de Acevedo, con que de allí adelante cada uno andaba, o yo por mejor decir, ojo avizor, como dicen los lampones. Ya yo era capitán de caballos, con que comenzaron nuevos cuidados, y más con que el Conde mi señor quiso hacer una muestra general de toda la caballería del reino y la nueva levantada, que era más de dos mil y quinientos caballos, y la infantería española e italiana, que era mucha y muy lucida, aunque en esta muestra no se halló infantería del reino, de milicia, sino la levantada, que eran los españoles dos mil y setecientos y los italianos ocho mil, escogida gente. Qué sería menester de galas para este día que yo, con ser pobre, saqué mi librea de dos trompetas y cuatro lacayos, todos de grana, cuajados de pasamanos de plata, tahalíes y espadas doradas y plumas, y encima de los vestidos gabanes de lo mismo; mis caballos, que eran cinco con sus sillas, dos con pasamanos de plata y todos con sus pistolas guarnecidas en los arzones. Saqué unas armas azules, con llamas de plata, calcillas de gamuza cuajadas de pasamano de oro, y mangas y coleto de lo mismo, un monte de plumas azules y verdes y blancas encima de la celada, y una banda roja recamada de oro, cuajada, que, a fe, podía servir de manta en una cama.
Yo entré de esta manera en la plaza con mi alférez y estandarte y ochenta caballos detrás bien armados; los soldados con sus bandas rojas, y mi hermano, que era mi teniente, detrás de la compañía, harto galán. Dejo considerar cómo entrarían los demás capitanes, que eran en cantidad. Pasamos todos por delante Palacio, donde estaban en un balcón el Conde mi señor y los eminentes cardenales Sabeli y Sandoval, y en otro balcón mi señora la condesa de Monterrey y mi señora la marquesa de Monterroso, con sus damas. Todas las compañías, como iban entrando en la plaza de armas, hacían un caracol y abatían los estandartes, y la infantería las banderas, y pasaron al largo del castillo, donde se hizo el escuadrón y nosotros peleamos con él, que cierto era de ver pelear la caballería con la infantería. A este tiempo, ya Sus Excelencias habían pasado con los señores cardenales a Castelnovo, y al pasar se disparó toda la artillería, que era mucho de ver, y hacíase esto tan al vivo que no faltaba más que meter balas, que todas las demás acciones se hicieron. Pero tal Capitán General teníamos para que no lo hiciéramos que, aunque se hubiera criado toda su vida en la guerra, no podía saber mandar más como mandaba y a sus tiempos; y no es adulación, que certifico que, con haber conocido infinitos príncipes, no he visto quién sepa tener tanta grandeza como este señor; y si no, dígalo la embajada de Roma extraordinaria del año de 1628, con la grandeza que allí estuvo, los muchos huéspedes que yo conocí en su casa alojados, los señores cardenales Sandoval, Espínola y Albornoz, un hermano del conde de Elda, y otro del de Tabara, y la del mismo Conde y mi señora la Condesa. Y todos comían en sus cuartos aparte y a un tiempo y no se embarazaban los oficios, ni reposteros, ni botilleres, ni cocineros, ni la plata, porque cada uno tenía lo que había menester, además que cada uno tenía un camarero y un mozo de cámara; y para todos había carrozas a un tiempo, sin pedir a nadie nada prestado. Yo vi colgadas treinta y dos piezas con sus doseles de verano y otras tantas de invierno.
Fue este señor el que hizo tan señaladas fiestas al nacimiento del Príncipe nuestro Señor, que Dios guarde, por octubre 1629, que hoy los romanos tienen qué decir, y aun los extranjeros que allí se hallaron: tantas comedias, tantas luchas, tantos artificios de fuego, tantas fuentes de vino, tantas limosnas a los hospitales, derramar tres días arreo por las tardes cantidad de dinero, oro y plata, a puñados. Y para más prueba, baste decir que en este tiempo éramos tan mal vistos en Roma que no se puede encarecer, y estas grandezas les obligaba a que fueran por dentro de Roma apellidando «¡Viva España!», que no hay más que decir.

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. Cap. Xv y Último. 1ª parte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Donde [cuenta] que levanté otra compañía de infantería en Madrid, en Antón Martín,
y otros sucesos 
A mía se enarboló en Antón Martín, y en veintisiete días levanté trescientos y doce soldados, que salí con ellos a los ojos de toda la Corte, en orden, y yo delante: que este consuelo tuvo mi buena madre de muchos pesares que ha tenido en este mundo de mis trabajos.
Al segundo día que salí de la Corte hubo en ella nueva que me habían muerto en Getafe, cosa que se sintió en Madrid como si yo fuera un gran señor, y de esto pongo por testigo a quien entonces se halló allí. Dicen que en el juego de la pelota lo dijo el marqués de Barcarrota, que no tuvo otro origen. Para lo cual despachó el señor don Francisco de Contreras, Presidente de Castilla, correos a saber la verdad, para el castigo si acaso hubiera sucedido como lo dijeron. Yo despaché cómo estaba bueno, que se n en la Corte: tanto importa el estar bienquisto. Saqué de esta muerte falsa que me dijeron algunas buenas personas más de quinientas misas en el Buen Suceso; supe fueron más de trescientas las que dieron limosna para decir. Súpelo después del mayordomo del Hospital, estando pretendiendo, que se llamaba don Diego de Córdoba.
Pasé a Cádiz con mi compañía y entré con más de trescientos soldados. Embarcámonos y fuimos al Estrecho, que era nuestro sitio. Iba esta armada a orden de don Juan Fajardo, general de ella. Embarqueme en el galeón almiranta de Nápoles, que en esta escuadra había seis bajeles famosos de que era general Francisco de Ribera, que lucía toda esta armada con sus bajeles y su valor. Eran de los que tenía en Nápoles el señor duque de Osuna, y pluguiera a Dios fuera general de toda esta armada el buen Ribera, que diferentemente hubiera sido servido Su Majestad y nosotros ganado reputación. Toda esta armada tenía veinte y dos galeones gruesos y tres pataches. Salíamos de Gibraltar algunos navíos que señalaban a encontrar algunos de turcos que pasaban por el Estrecho costeando la África, aunque no hay de distancia en este Estrecho de España a Berbería más de tres leguas, en que se hicieron algunas presas.
Al cabo de muchos días, a seis de octubre 1624, encontramos con la armada de Holanda que traía ochenta y dos velas aunque no eran todos de guerra. Fuimos a s sobre Málaga a la mar quince leguas. Lo que sé decir que el galeón capitana de Ribera y el mío, que era su almiranta, llegamos a pelear a las cuatro de la tarde con los enemigos; el galeón de Ribera y la capitana de don Juan Fajardo y la almiranta en que iba yo. Lo que sucedió no se puede decir, más que los enemigos se fueron riendo; que si a la capitana de Ribera no le hubieran dado un cañonazo os aguas (que fue menester dar un borde para poderlo remediar), sabe Dios cómo les hubiera ido a los enemigos. Este cañonazo le dieron, no siendo la bala cristiana ni de los bajeles del enemigo. Pasemos adelante, que anocheció, y aquella noche se fueron a pasar el Estrecho sin que nadie los diera pesadumbre, lo que jamás ellos pensaron y dieran por partido el haber perdido la cuarta parte de sus bajeles, como se dijo después. Volvímonos a Gibraltar y de allí se quedó don Juan Fajardo, y con Ribera fuimos en busca de los galeones de la plata, que la topamos y trajimos a Sanlúcar, además de dos navíos que tomamos de turcos en el camino y una presa que llevaban de azúcar.
Volvimos a invernar a Gibraltar y caí malo. Diome veinte días de licencia para ir a convalecer a Sevilla, y, porque expiró, me proveyó la compañía don Juan Fajardo. Fuime a la Corte, quejeme e hízome merced Su Majestad del gobierno de quinientos infantes que habían de ir a servir en cuatro compañías a las galeras de Génova. Levanté la infantería y, estando para marchar, me dieron orden fuese con ella a Lisboa, para embarcarme en una armada que se había fabricado para resistir a la de Inglaterra, a cargo de Tomás de Larraspur.
Estuvimos aguardando en Cascaez y en Belén más de dos meses, porque se tenía nueva no iba a ninguna parte, sino a Lisboa, llamados de los judíos, y visto la preparación, dieron en Cádiz. Y aunque se supo, vino orden no desamparásemos aquel puesto, donde estuvimos hasta que se supo se había retirado a Inglaterra. El marqués de la Hinojosa, que estaba por General de mar y tierra, comenzó a reformar, donde entré yo con los de mi tropa, que volvimos a Madrid a que se nos diese orden para ir a nuestras galeras. Ya se había enfriado, porque dicen había guerra en Lombardía, y no debió de ser sino que los genoveses son poderosos. Y aunque el duque de Tursis lo ayudaba, por tener sus galeras guarnecidas con españoles, no pudo conseguir que por ahora se pusiese en ejecución, con lo cual nos quedamos pobres pretendientes en la Corte, aunque yo no libré mal, porque Lope de Vega, sin haberle hablado en mi vida, me llevó a su casa diciendo: «Señor capitán, con hombres como vuesa merced se ha de partir la capa», y me tuvo por su camarada más de ocho meses, dándome de comer y cenar, y aun vestido me dio. Dios se lo pague. Y no contento con eso, sino que me dedicó una comedia, en la veinte parte, de «El rey sin reino», a imitación del testimonio que me levantaron con los moriscos.
Gobierno de la Pantanalea
Pareciome vergüenza estar en la Corte, mas no teniendo con qué sustentar, que allí parecen mal los soldados aunque lo tengan, y, así, traté de venirme a Malta, por ver en qué estado estaba lo de mi Hábito y cuándo me había de tocar algo que comer por él. Pedí en el Consejo se me diese algún sueldo para Sicilia, que está cerca de Malta, y diéronme treinta escudos de entretenimiento, cinco más de lo que dan ahora a los capitanes. Con que tomé la derrota a Barcelona y allí me embarqué para Génova y Nápoles y Sicilia. Presenté mi cédula, asentóseme el sueldo y de allí a un mes, que quería ir a Malta con licencia, me hizo merced el duque de Alburquerque, Virrey de aquel reino, del gobierno de la Pantanalea, una isla que está casi en Berbería. Tiene una tierra y un castillo con ciento y veinte soldados españoles. Pasé por Malta a la ida y hallé que no tenía caravana hecha ni residencia para poder encomendar.
Estuve en este gobierno dieciséis meses, teniendo algunos encuentrillos con algunos morillos de los que allí vienen para hacer carne y agua. Y asimismo traté de que una iglesia en que tenemos la cofradía de Nuestra Señora del Rosario, era como una venta cubierta con cañas y paja. Envié por madera a Sicilia y por un pintor y colores. Reedifiqué esta iglesia, cubriéndola con buenas tablas y vigas; hice seis arcos de piedra, una tribuna y una sacristía; pinté toda la iglesia, el techo y capilla mayor con los cuatro evangelistas a los lados, y el altar de Nuestra Señora hice pintar en tablas, que después hice un arco con un Dios Padre encima, y el arco eran los quince misterios, retratado cada misterio. Doté renta perpetua para lo siguiente: que todos los años, por Carnestolendas, el jueves de compadres, se dijese una misa cantada con diácono y subdiácono y túmulo, con sus paños negros y cera, y más doce misas rezadas, y la víspera el oficio de difuntos, con su túmulo y cera, todo esto por las ánimas de Purgatorio. ejé renta para que, en sabiendo que yo sea fallecido, tengan obligación de decirme doscientas misas de alma. Más dejé con qué cada dos años limpien la pintura y iglesia. Más dejé cada mes una misa rezada por mi alma, en lo mejor y más bien parado de toda la isla. Quedó adornada lo mejor que pude. Con que pedí licencia al señor duque de Alburquerque para ir a Roma; concediómela de mala gana por cuatro meses. Vine a Palermo y de allí me embarqué para Nápoles, y de allí vine a Roma.
Hablado al papa Urbano VIII
Traté de que se me diese un breve para suplirme las caravanas y residencia que tenía obligación de hacer en la Religión para encomendar. Y habiéndoselo propuesto a Su Santidad, no lo quiso hacer, con lo cual me resolví de hablarle. Y dándome audiencia, le hice relación de mis servicios y dije que el tesoro de la Iglesia era para hombres como yo, que estaban hartos de servir en defensa de la fe católica. Lo cual, considerando Su Santidad estos trabajos con su cristiandad, no sólo me concedió el breve facultativo, mas me le concedió gracioso y más con otro en que ordena a la Religión que, en consideración de los servicios, me reciban en grado de fraile caballero, gozando de mi ancianidad y poder caber en todas las encomiendas y dignidades que los caballeros de justicia gozan; y más me concedió un altar privilegiado perpetuo para la isla de la Pantanalea, en mi iglesia, con no haber más de tres misas, que son menester ocho para el altar, por siete años;  que quedé contento.
Pero faltaba lo mejor, que era el despachar estas cosas con los ministros monseñores, que les pareció eran muchas gracias y nunca vistas, como es verdad. Y ansina me las coartaban con mil cláusulas, pero todo esto lo allanó el conde de Monterrey, mi señor, y mi señora la Condesa, su mujer, con recados y billetes que escribieron a los ministros, que era imposible, si no fuera por Sus Excelencias, el poderlo conseguir Eran Sus Excelencias al presente embajadores en Roma extraordinario[s]. Y, habiéndome despachado, quise ir a y Palermo, donde tenía mi sueldo, y pidiéndole licencia a Su Excelencia, me ordenó por algunas causas que se ofrecieron no me partiese de Roma. Hícelo y estimolo, mandó que se me diesen mis treinta escudos al mes a su tesorero, que lo ha hecho con mucha puntualidad. Pedí licencia a Su Excelencia después de pasados seis meses para ir a presentar los breves. Diómela por dos meses y que volviese dentro de ellos. Partí de Roma y fui a Nápoles y Sicilia y de allí a Malta, donde presenté los breves con las cartas de Su Excelencia y al punto fueron obedecidos. Con lo cual me armaron caballero con todas las solemnidades que se requiere y dieron una bula, que la estimo más que si hubiera nacido del infante Carlos, en que dicen que por mis notables hechos y hazañas me n caballero, gozando todas las encomiendas, dignidades, que hay en la Religión y gozan todos los caballeros de justicia. Hubo aquel día sopa doble en un gran banquete. Partí de Malta para volver a Roma y vine en poco tiempo, porque en ir y estar, negociar y volver a Roma, fue en treinta y cuatro días, habiendo de camino casi trescientas leguas. Llegué a Roma y besé la mano al Conde mi señor y a mi señora la Condesa. Holgáronse de mi buen despacho y vuelta tan presto.
Ocho días después de llegado a Roma, me mandó el Conde, mi señor, fuese con dos carrozas de campaña suyas, de a seis caballos cada una, a traer los señores cardenales Sandoval y Espínola y Albornoz, que venían de España y habían de desembarcar en Puerto de Palo, veinte millas de Roma; y asimismo me ordenó los convidase de su parte para que viniesen a alojar en su casa, donde les tenían hecho un gran alojamiento.
Llegué a Palo, donde estaban Sus Eminencias en el castillo. Hice mi embajada, estimáronlo mucho, pero respondieron no pensaban entrar en Roma por ser tiempos de mutaciones, sino irse a algunas partes cerca de ella; y ya tomada esta resolución, los supliqué lo mirasen bien, antep niéndoles el servicio del Rey, con lo cual se aventuraron a perder su salud por hacerlo. Y a dos horas antes de noche, mandaron poner las carrozas en orden, que había ya diecisiete de campaña. Metiéronse los señores tres cardenales en la carroza del Conde mi señor, y los camareros suyos en la otra y yo. Comenzaron a picar las unas y las otras porque no les diese el sol, pero dime tan buena maña que entré en Roma al amanecer con solas las dos carrozas del Conde mi señor, sin que pudiese seguir ninguna de las diecisiete, y con ellas los traje a casa muy temprano día de San Pedro, cuando se presenta la hacanea al Papa.
Fueron alojados en casa del Conde mi señor, cada uno en su cuarto, con la ostentación y regalo que se puede creer, con sus camareros y otros criados. Estuvieron allí hasta que tomaron casas, que debió de ser un mes, y allí fueron visitados de todo el Colegio de los Cardenales y regalados del Conde mi señor.
Y yo me volví a mi posada, donde estoy y estaré hasta que Su Excelencia me mande otra cosa, que no deseo sino servirle. Una cosa digo que es milagro: que entraron estos señores en Roma día de San Pedro, cuando las mutaciones están en su punto y, de toda la familia que traían estos señores, que eran más de trescientas personas, no se murió ninguno, y a Sus Eminencias no les ha dolido la cabeza, con lo cual digo que es chanza lo de las mutaciones. Es verdad que yo les dije a todos en Palo que se guardasen del sol y, entrando en Roma, de hincar, que con esto no habría mutación. Esto ha sucedido hasta hoy, que son once de octubre de 1630 años, y si hubiera de escribir menudencias sería cansar a quien lo leyere; además que cierto se me olvidan muchas cosas, porque en once días no se puede recuperar la memoria y hechos y sucesos de treinta y tres años. Ello va seco y sin llover, como Dios lo crio y como a mí se me alcanza, sin retóricas ni discreterías, no más que el hecho de la verdad. Alabado sea Cristo.
* * *

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida Cap XV 2ª parte.

Banquet
Luego se siguió que el Conde mi señor resolvió hospedar al señor marqués de Cadereyta, que iba por Embajador ordinario a Alemania, y pasó por Roma por embajador de la Serenísima Reina de Hungría. Y el Conde mi señor me ordenó le fuese a recibir al camino y ofrecerle su casa. Y, porque no traía las cartas de la Reina con las circunstancias que son menester para que el Papa le recibiese como embajador, le hube de llevar a Frascate, gran recreación, donde estuvo regalado hasta que la Reina tornó a escribir.
Con lo cual entró en Roma y vino a posar en casa del Conde mi señor, donde fue regalado y servido. Y después de besado el pie al Papa y recibido sus visitas, y hécholas Su Señoría también, se partió para Ancona, donde halló a la Reina y embarcó para la Corte Cesárea a ejecutar y ejercer su embajada, que la que hizo en Roma fue muy lucida y costosa, digna de tal señor.
Luego, dentro de pocos días, envió el Conde mi señor a pedir una galera a la señora duquesa de Tursis, para que fuese en ella el secretario Juan Pablo Bonete y yo a hacer ciertas diligencias en Madrid. Vino la galera, donde nos embarcamos y llegamos a Barcelona, y de allí se me ordenó corriese la posta, porque importaba. Hícelo, con lo cual tuvo el Conde mi señor su deseo, por haber llegado con brevedad.
Estuve en Madrid más de dos meses, donde me holgué en ver lindas comedias del Fénix de España, Lope de Vega, tan eminente en todo y el que ha enseñado con sus libros a que no haya nadie que no sea poeta de comedias, que este solo había de ser para honra de España y asombro de las demás naciones.
De Madrid me mandaron me partiese para Nápoles, donde era Virrey el Conde mi señor y, en llegando, me mandó tomase una compañía de infantería española. Díjele cómo yo lo había sido ya cuatro veces; porfiome y tomela, con la cual entré de guarda a su persona. Y de allí a dos meses me envió de presidio a la ciudad de Nola. Y estando allí quieto, una mañana, martes 16 de diciembre, amaneció un gran penacho de humo sobre la montaña de Soma, que otros llaman el Vesubio, y entrando el día comenzó a oscurecerse el sol y a tronar y llover ceniza; advierto que Nola está debajo casi del monte, cuatro millas y menos.
La gente comenzó a temer, viendo el día noche y llover ceniza, con lo cual comenzaron a huirse de la tierra. Y aquella noche fue tan horrenda que me parece no puede haber otra semejante el día del juicio, porque, demás de la ceniza, llovía tierra y piedras de fuego como las escorias que sacan los herreros de las fraguas, y tan grandes como una mano, y mayores y menores; y tras todo esto había un temblor de tierra continuo, que esta noche se cayeron treinta y siete casas, y se sentía desgajar los cipreses y naranjos como si los partiesen con un hacha de hierro. Todos gritaban «¡Misericordia!», que era terror oírlo. El miércoles no hubo día casi, que era menester tener luz encendida. Yo salté en campaña con una escuadra de soldados y traje siete cargas de harina y mandé cocer pan, con lo cual se remediaron muchos de los que estaban fuera de la tierra por no estar debajo de techado. Había en este lugar dos conventos de monjas, las cuales no quisieron salir fuera aunque el Vicario les dio licencia para ello antes que se fuera; los cuales conventos se cayeron y no hizo mal a nadie, porque estaban en el cuerpo de la iglesia rogando a Dios.
Los soldados de mi compañía casi se levantaron contra mí en esta forma: hicieron su consejo entre ellos, diciendo que viniesen juntos a forzarme saliese de allí, porque el fuego llegaba cerca. Topelos juntos en una calle, que venían a lo dicho, y yo, como los vi, les dije: «¿Dónde, caballeros?» Respondió uno «Señor…»; y antes que dijese más, dije yo: «Señores, el que se quisiere ir, váyase, que yo no he de salir de aquí hasta que me queme las pantorrillas, que, cuando llegue a ese término, la bandera poco pesa y me la llevaré yo». Con esto no hubo nadie que respondiese.
Pasamos este día, unas veces de noche y otras con poco día. Las lástimas eran tantas que no se pueden decir ni exagerar, porque ver la poca gente que había quedado, desmelenadas las mujeres, y las criaturas sin saber dónde meterse y aguardando la noche natural, y que allí caían dos casas, allí otra se quemaba, se deja considerar; y por cualquiera parte que quisiera salir era imposible, porque se hundía en la ceniza y tierra que cayó el jueves por la mañana. Trabajó el elemento del agua, aunque no cesaba el fuego y llover ceniza y tierra, porque nació un río tan caudaloso de la montaña que sólo el ruido ponía terror; un pedazo de él se encaminaba a la vuelta de Nola, y yo tomé treinta soldados y gente de la tierra, con zapas y palos, e hice una cortadura, de suerte que se encaminó por otra parte y dio en dos lugarejos que se los llevó como hormigas, con todo el ganado y bestias mayores, que no se pudieron salvar, con que consideré: si cuando los soldados venían a que me fuese, me voy, se anega la tierra.
El viernes quiso Dios que lloviese agua del cielo, revuelto con la tierra y ceniza, que hizo una argamasa tan fuerte que era imposible cortarla, aunque fuese con picos ni azadones; con que tuve algún consuelo, por si apretaba el fuego tener por donde salir.
El sábado se cayó casi todo el cuartel donde estaba la compañía, pero no hizo mal a nadie, porque los soldados más querían estar al agua y ceniza en la plaza que en el cuartel y en la iglesia mayor, que era damuzada, aunque se meneaba como enjuagadientes en la boca, de los terrones que había.
Domingo me vino una orden del Conde, pensando estaba todo perdido, porque no podían haber pasado, en que me mandaba saliese y me fuese a Capua; y aunque me pesó cierto por dejar aquellas monjas que, viéndome ir, se habían de desanimar, me fue fuerza el usar de la orden, porque si sucedía algo no me culpasen. Salí con lo que tenía a cuestas, porque aunque quisiera traer un baúl, no había en qué. Llegamos a Capua que era dolor el vernos tan desfigurados, que no parecíamos sino que habíamos sido trabajadores en el Infierno, los más descalzos, medio quemados los vestidos y aun los cuerpos. Allí nos reparamos ocho días e hicimos Pascua de Navidad, aunque el Vesubio siempre vomitaba fuego.
Al cabo de ocho días me envió el Conde una patente para que me alojase en los casales de Capua: hícelo, y en ellos nos acomodamos algo de lo perdido. Y a mí me trajeron de Nola dos baúles de vestidos, que todo lo demás de una casa se perdió y fue dicha el no perderse los baúles también. En estos casales hay una usanza lo más perniciosa para los pobres: y es que los ricos que pueden alojar ordenan de primeras órdenes a un hijo y a éste le hacen donación de toda la hacienda, con que no pueden alojar, y el Arzobispo los defiende porque le sustentan. Yo di cuenta al Obispo de esta bellaquería, y respondiome que aquello era justo; yo me indigné y saqué los soldados de casa de los pobres y llevelos en casa de estos ricos; y preguntaba yo: «¿Cuál es el aposento del ordenado?» Decían: «Éste». Yo decía: «Guárdese como el día del domingo. Y estotros ¿quién duerme en ellos?» «Señor, el padre, la madre, las hermanas y hermanos», y en éstos alojaba a tres y a cuatro soldados.
Quejáronse al Arzobispo, y él enviome a decir que mirase que estaba descomulgado; yo reíme de aquello. Y uno de estos clérigos salvajes, que así los llaman en este reino, porque no tienen más de las primeras órdenes y son casados muchos, púsose en una yegua para ir a quejarse al Arzobispo, y un soldado diole una sofrenada diciendo se aguardase hasta que me lo dijeran a mí. La yegua no sabía de freno más que el dueño latín, con lo cual se empinó y dio con él en el suelo, que no se hizo provecho. Con todo su mal fue a quejarse, con que el Obispo me envió a decir que estaba descomulgado por el capítulo quisquis pariente del Diablo. Yo le respondí que mirase lo que hacía, que yo no entendía el capítulo quisquis, ni era pariente del Diablo, ni en mi generación le había; que mirase que si me resolvía a estar descomulgado, que no estaba nadie seguro de mí sino en la quinta esfera, que para eso me había dado Dios diez dedos en las dos manos y ciento y cincuenta españoles. Él tomó mi carta y no me respondió más de que les envió a decir a los de los casales que hiciesen diligencia con el Virrey para que me sacasen de allí, que él haría lo mismo, porque no hallaba otro remedio.
Hiciéronla apretada, pero en el ínter me lo pagaron los ricos, sin que padeciese ningún pobre, que no fue tan poco que no duró más de cuarenta días.
Pasados éstos me envió el Virrey a la ciudad del Águila, de las mayores del reino, en la cual habían perdido el respeto al Obispo de aquella ciudad y aun querídole matar, y mandome que fuese a castigar a los culpados. Yo partí de estos casales a los nueve de febrero y pasé el Llano de las Cinco Millas, que llaman, el cual estaba media pica de nieve. Hubo lindas cosas en este llano con los soldados. Esta ciudad es tan inobediente por estar a los confines de la Romanía, que casi no conocen al Rey. Yo llevaba ciento cincuenta españoles de los de cuarto y octavo y entré en la ciudad escaramuzando con mis pardillos. Iba con título de Gobernador y Capitán a Guerra. Comencé a prender y ellos a huirse. Alojé los pardillos en sus casas de los culpados, que no les estuvo mal, y eché bando que no anduviese nadie ni entrase en la ciudad con bocas de fuego, que en ellos era costumbre como llevar sombrero.
Obedecieron luego, que fue milagro según decían todos. Y un día llegaron a la puerta de Nápoles seis criados del Virrey de la provincia, que era el conde de Claramonte, con sus escopetas y pistoletes de los chiquitos, y traían unos cabellos larguísimos a lo nazareno, que es aquí hábito de bandidos o salteadores, que todo es uno. Dijéronlos que no podían entrar sin orden del Gobernador y Capitán a Guerra; respondieron que no conocían al Capitán a Guerra, y como de cuatro soldados que estaban a la puerta se habían ido los dos a comer, entraron y fuéronse a dar pavonada a la plaza, no haciendo caso de nadie como lo pasado.
Yo lo supe y mandé cerrar las puertas de la ciudad y con ocho soldados salí a buscarlos. Hallelos como si no hubieran hecho nada y queriéndolos prender, se metieron a hacer armas, que las tenían muy buenas, pero no les valió porque de Romanía cerré con ellos y los prendí, aunque me hirieron un soldado.
Presos luego, al punto les hice la causa y di dos horas de término a cada uno y, pasadas, los condené a cortar los cabellos nazarenos y que se los pusiesen al pescuezo, y subidos cada uno en sus borricos, a usanza de mi tierra, les diesen, cada, doscientos azotes; lo cual se hizo con gentil aire, aunque el verdugo se estrenó en semejante justicia, que para él era nueva, y aun para la ciudad. Apeados de sus jumentos, fueron curados con sal y vinagre a usanza de galera, y a otro día los encaminé a las galeras de Nápoles con, cada, seis años, por entretenidos, cerca la persona del cómitre a quien tocaron.
El señor Virrey o Presidente de la provincia le pareció imposible la justicia y, certificándose de ello, me escribió que con qué autoridad había hecho aquello. Respondile que con la de Capitán a Guerra. Tornome a escribir que él solo en aquella provincia lo era; yo dije que eso se lo pleitease con el conde de Monterrey, que era el que me había dado la patente. Y con esto se determinó el venir a prenderme al Águila, y para ello juntó trescientos hombres de a caballo y algunos de a pie. Súpelo y escribile que mirase Su Señoría que era levantar la tierra y que ella lo estaba casi, pues yo había venido a castigar; que pues era ministro del Rey no intentase tal cosa, sino que diese cuenta al Conde como a Virrey del reino, y si yo había hecho mal me castigaría.
Él no hizo caso de esto, sino trataba de seguir su intento; yo, que tenía espías, vi que iba de veras y traté de escoger, de ciento y cincuenta españoles que tenía, los ciento con su pólvora y balas y cuerda, y en un gallardo caballo que yo tenía puse mis pistolas y encima de mi persona dos mil escudos en doblas y salí a aguardarle a un puesto donde le escribí una carta diciéndole que, pues miraba tan mal por el servicio del Rey, que prosiguiese su camino y que trajese buen caballo, porque, si le cogía, le juraba a Cristo que lo había de azotar como a los otros; y lo hiciera mejor que lo digo, porque yo estaba seguro el rendir su gente, que era toda canalla, y, hecho en él lo dicho, irme a Roma y a Milán y a Flandes, con que se acababa todo, y de donde estaba yo, en seis horas, me metía en el estado de la Iglesia. Él se resolvió tomar mi carta y enviársela al Virrey conde de Monterrey, y se volvió a su casa o tierra, y yo a la mía.
***

Alonso de Contreras,. Discurso de mi Vida. CAPÍTULO XIV.

1280px-Frans_Hals,_De_magere_compagnie
Cómo socorrí la fuerza de La Mámora, y otros
sucesos
PARTÍ y medí el tiempo, que hay cuarenta y dos leguas, de suerte que me amaneció en medio de los veintiocho bajeles. Tuve tan buen tiempo de suerte que como lo pensé me sucedió: juzgué que la armada del había de estar dada fondo por lo menos una legua a la mar, por estar largos de la artillería y porque aquella barra es brava y levanta tantos golpes de mar, que a la legua que yo digo comienzan a hacer escala. Y hallándome yo al amanecer en medio de ellos, iba mi camino hacia dentro, que las escalas de los golpes de mar me iban entrando y si alguno se determinaba a seguirme, era fuerza que entrase tras mí en el río o diese al través en la playa. Pues fue como lo he dicho, que cuando me vieron ya no pudieron remediarlo, si no fuese tirarme algunos mosquetazos y cañonazos, que fueron pocos, porque el tiempo fue tan breve que no pudieron hacer mal.
Entré, que fui la paloma del Diluvio. Diéronme mil abrazos el buen viejo Lechuga, que era Gobernador de aquella plaza y la había defendido como tan valeroso. Comenzose a desembarcar los pertrechos y los navíos a zarpar, pareciéndoles que la Armada Real estaría con ellos presto, y pensaban bien, que estuvo a otro día en la tarde allí. Yo me fui a comer con el Gobernador y, estándolo haciendo, tocaron arma, y, avisando lo que era, dijeron que seis matasietes que venían de paz. Mandó los abriesen y llevasen a la casa de un judío que hay allí intérprete, que era sólito el ir allí, y les daban de comer y tabaco en humo, que así los hallé yo. Estos matasiete[s] son sus nombres así por ser caballeros, y lo parecían, porque les vi muy lindos tahalíes bordados y muy lindos borceguíes y buenas aljubas y bonetes de Fez, diferente que los trajes de aquellos moros. Ordenó el Maestre de Campo Lechuga fuesen subiendo toda la pólvora y cuerda por delante de la casa donde estaban los moros y asimismo los soldados que traje, que estaban con buenos vestidos, y los de allí en cueros. Fuimos a la casa de los moros; levantáronse y saludámonos, tornáronse a sentar y brindáronnos y bebimos (que lo beben tan bien como los ganapanes de Madrid). Comenzó a pasar los pertrechos, que lo vieron bien y a los soldados. Dijeron que venían a pedir licencia al ador para irse aquella tarde siete mil de estos matasiete[s] y que todos los demás se irían aquella noche; que le querían por amigo, y que le enviarían quinientos carneros y treinta vacas a vender, que se los comprase. Dijo que sí haría; dioles mucho tabaco, que es el mayor regalo que se les puede hacer. Y no pueden vivir sin La Mámora, porque todo cuanto hurtan lo traen a vender allí, y lo que no hurtan. Dan un carnero como un buey por cuatro reales, y una vaca por dieciséis, y una fanega de trigo por tres reales, y una gallina por medio real. Con esto se partieron y yo me apresté para partirme.
Esta La Mámora es un río, que a la boca de él hay la barra dicha, pero entran navíos gruesos dentro y, si los enemigos le tuvieran, hicieran gran daño a España, porque no está a más de cuarenta y dos leguas de Cádiz, y como las flotas entran y salen en aquel puerto o en Sanlúcar, con facilidad podían hacer gran daño tomando los bajeles y en un día volverse a su casa, sin tener necesidad de hacer navegación larga, de ir a Argel y Túnez, además del riesgo que tienen de pasar el Estrecho de Gibraltar.
Sube este río hasta Tremecén, treinta leguas arriba, y es fondeable por todas partes, y, con la comodidad de los bastimentos tan baratos, podían aprestar armada muy buena allí, que por eso los holandeses estaban tan golosos de él. Para que se vea el mal que nos podían hacer de esta Mámora, por ser tan fondeable, y lo dicho, para entrar galeones gruesos: tres leguas en la misma costa hay un lugar que llaman Zale, con una fortaleza muy buena, que son de ella dueños los moriscos andaluces, y hay un riachuelo, que no caben sino bajelillos chicos, como tartanas y pataches, y con ellos nos destruyen la costa de España y no hay año que no entren en este Zale más de quinientos esclavos, tomados en bajeles de la costa nuestra, que vienen de las Indias, y de las Terceras y Canarias, y del Brasil y Pernambuco, y, en acabando de hacer la presa, en una noche están en casa; y la hacen en la costa de Portugal, en día y noche. Dirán que salgo del cuento de mi vida y me meto en historia. Pues a fe que pudiera meterme. Salí aquella noche de la barra de La Mámora y amanecí en Cádiz,digo entré antes de mediodía. Fui a Conil, donde estaba el Duque; convidome a comer y sobrecomida leyó la carta de creencia que traía del Gobernador para el Rey, que se holgó de verla y dijo no perdiese tiempo en ir a Madrid.
Diome una carta para el Rey y un[a] certificación honrada, que la estimo mucho, y en un bolsillo cien doblones, que decían los criados que era la mayor hazaña que había hecho en su vida. Fui al puerto de Santa María, donde el proveedor de las fronteras me dio ciento y cincuenta escudos para que corriese la posta, que en tres días y medio me puse en Madrid, de manera que en nueve días entré en Madrid, saliendo de España, yendo a Berbería, volviendo de Berbería a España y de allí a la Corte, que han ciento y ocho leguas de tierra desde Cádiz. Fuime a apear a Palacio y subí en cuerpo al cuarto del Rey, donde salió el señor don Baltasar de Zúñiga, que esté en el cielo, y  le di razón de todo. Y luego entré con Su Excelencia elante del Rey e hincando la rodilla le di las dos cartas, la de creencia y la del Duque; dióselas al señor don Baltasar. Comenzome a preguntar el Rey las cosas de La Mámora; dijo el señor don Baltasar: «A él se remite Lechuga por su carta». Informé de todo, que Su Majestad gustaba, y tanto que del cordón que tenía pendiente el hábito me le asió, y, dando con él vueltas, me preguntaba y yo respondía. Y de allí a un poco dijo el señor don Baltasar: «Váyase a reposar, que vendrá cansado».
Bajé por los patios y estaba el portero del Consejo de Estado, que era día de él, aguardándome y llevome adentro, que los señores estaban todos en pie. Preguntáronme el estado de las cosas; informé, que quedaron satisfechos. Con que me fui y puse a caballo en mis postas, camino de casa de un tío que tengo en aquella Corte, correo mayor de Portugal. Reposé, que lo había menester.
A otro día vino un alabardero a mi posada de parte del señor don Baltasar, a llamarme. Fui muy contento y, aunque estaba con mucha gente que le quería hablar, hicieron lugar. Sentose en una silla y mandome sentar en otra y preguntándome qué puestos había ocupado, porque quería Su Majestad hacerme merced, dije que había sido capitán de infantería española y que, al presente, estaba en el apresto de la armada de Filipinas y recogiendo los destrozos de ella, con cincuenta escudos de sueldo al mes, más había de dos años. Preguntó a qué me inclinaba y tenía puestos los ojos. Dije: «Señor, yo no soy soberbio por mis servicios; el Consejo me ha consultado en una plaza de almirante de una flota». Dijo: «¡Jesús, señor capitán!, darásele a vuesa merced al punto, con una ayudilla de costa». Yo le besé la mano por ello y dijo que acudiese al secretario Juan de Insástigui, que él me daría el despacho.
Fuime contento a mi casa y a otro día entré a buscar al Insástigui en la covachuela y topé con el señor don Baltasar, el cual me dijo: «¿Cómo va? Tome vuesa merced ese despacho y ese billete y tenga paciencia, que Su Majestad, al presente, no puede más en materia de maravedís». Yo dije: «Señor, no he menester dinero si hay tanta falta; reputación busco, que no dinero». Y volviéndole el billete no quiso que lo dejase, estimando en mucho mi liberalidad, como lo dijo. El billete era de trescientos ducados en plata doble y el otro un decreto para don Fernando Carrillo, Presidente de Indias. Llevele al Presidente y me recibió con cara de hereje (que no tenía otra) y me despidió secamente; que a su tiempo se haría lo que Su Majestad mandaba.
Pasó uno y dos meses y no consultaba la plaza. Acudí al señor don Baltasar; diome un billete en que le mandaba anticipase la consulta, porque el Rey deseaba hacerme merced. Llevele, y el buen hereje debía de estar prendado por alguno, que consultó la plaza dejándome fuera, que luego lo supe y sin más dilación me fui a la audiencia del Rey, que entonces buscaban en los corredores quien le quisiese hablar, y dije: «Señor, yo he servido a Vuesa Majestad veinticinco años en muchas partes, como parece por este memorial, y por el servicio último de haber metido el socorro en La MámoraVuesa Majestad me hizo merced de un decreto para que me diesen la plaza de almirante de una flota, que por mis servicios he estado consultado en ella otras veces y, ahora, mandándomela dar Vuesa Majestad, aún no me ha consultado el Presidente». Cogió el memorial arrebatándomele de las manos, y volviendo las espaldas se fue y nos dejó a todos confusos, porque era recién heredado.
Fuime a consolar con el señor don Baltasar y a darle mi queja como a mi jefe. Y estando aguardando hora, llegó el Presidente con su cara dicha, que alguna píldora traía o le habían enviado de arriba. Y entrando, me entré con él, aunque no me dejaba el portero o un gentilhombre que estaba allí. Dije: «Déjeme vuesa merced, que vengo a lo que el señor Presidente». Entré y estaba el señor don Baltasar con el conde de Monterrey, mi señor, y un fraile dominico, hijo del conde de Benavente, y el señor don Baltasar en medio de la sala, en pie, con el Presidente. Me arrimé y dije «Suplico a Vuesa Excelencia pregunte al señor Presidente si tiene satisfacción de mi persona». Respondió con las manos abiertas: «Señor, que es muy honrado soldado y le enviamos a Puerto Rico y lo hizo muy bien». A esto le dije yo: «Pues si soy tan honrado, ¿por qué Vuesa Señoría no me consultó, habiéndolo mandado el Rey e intervenido Su Excelencia con otro papel?» Dijo: «Otra vez, señor. Ya está todo hecho» y dije yo entonces: «No le crea Vuesa Excelencia, que le está engañando como me engañó a mí». Entonces dio una gran voz: «¡Hombre, ya está todo hecho!» Respondió el señor don Baltasar: «Mire Vuesa Señoría que el Rey desea hacer merced al capitán».
Muerte de don Fernando Carrillo, Presidente de Indias
No pudo hablar, que se le añudó el garguero, y salió de allí; pero antes que llegase a la calle cayó sin sentido. Metiéronle en el coche, por muerto, y lleváronle a casa y dieron garrotes en los brazos y piernas para que volviese en sí: Dios le volvió su juicio y confesó y murió. ¡Dios le perdone el mal que me hizo!, que él se quedó sin vida y yo sin almirantazgo, porque el señor don Baltasar, que era mi jefe, decía que no era razón que se me hiciese merced por haber muerto un ministro, ¡como si yo le hubiera dado algún arcabuzazo! No tuviera más culpa algún papel que debió de venir de arriba, que yo he oído que aquél debió de darle la muerte. Con esto me retiré de Palacio y no entraba en él.
Pasaron más de seis meses, cuando un día, estando descuidado, entró a buscarme un alabardero de parte del señor conde de Olivares. Fui con cuidado a ver lo que me quería y, entrando por la sala donde estaba, lo primero que me dijo: «Señor capitán Contreras, no me dé quejas, que bien veo las tiene. El Rey ha resuelto el hacer una armada para guardar el Estrecho de Gibraltar y yo soy el general de ella. Y en la Junta de Armadas se han nombrado dieciséis capitanes traídos de diferentes partes, prácticos y de experiencia. Y de los dos que se han escogido de los que están en esta Corte, el uno es el maese de campo don Pedro Osorio y vuesa merced el otro; estímelo». Yo agradecí la merced que Su Excelencia me hacía y díjele: «Señor, yo me hallo con cincuenta escudos de sueldo y he sido capitán dos veces; no se compate ahora tornar a tomar compañía y dejar los cincuenta escudos que tengo en la Armada». Y díjome: «No hay qué tratar, que sus acrecentamientos corren por mi cuenta». Con que le dije: «Pues sírvase Vuesa Excelencia que esta compañía la levante en esta Corte». Dijo que jamás se había hecho, pero que, por contentarme, lo trataría con Su Majestad. Y lo consiguió, que levantamos los dos, el Maese de Campo y yo, siendo los primeros capitanes que, estando presente la Corte, hayan levantado gente y enarbolado banderas.

Continuará… Donde [cuenta] que levanté otra compañía de infantería en Madrid, en Antón Martín, y otros sucesos

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. CAPÍTULO XIII.

Arcabuceros
En que cuento el viaje que hice a las Indias y los
sucesos de él
SALÍ del puerto y navegué cuarenta y seis días sin ver más tierra que las Canarias. Llegué a las islas de Matalino, hice agua allí, donde vi algunos indios salvajes, aunque con la comunicación de las flotas se aseguran a bajar, pero ninguno de los nuestros no, porque han cogido algunos y se los comen. Pasé la vuelta de mi viaje disminuyendo altura y llegué a las Vírgenes Gordas, que son otras islas deshabitadas. Fuime la vuelta del pasaje de Puerto Rico, que es un canal angosto, donde ordinario están corsarios ingleses y holandeses y franceses.
Llegué de noche y fui en persona a reconocerle con una barca bien armada, dejando los galeones fuera del canal, que es corto, y en él hay dos puertos muy buenos. No hallé bajel ninguno y atravesé, amaneciendo casi, a la boca de Puerto Rico y, arbolando mis banderas, entré, que fui muy bien recibido de don Felipe de Viamonte y Navarra, Gobernador de aquella isla. Díjome era milagro no haber encontrado con Guatarral, corsario inglés que andaba por allí con cinco navíos, tres grandes y dos chicos, y que cada día le molestaba. Desembarqué la pólvora que dijo era menester, y cuerda y plomo y algunas armas de fuego, con que el buen gobernador quedó contento. Pidiome cuarenta soldados que le dejase para reforzar el presidio, que en mi vida me vi en más confusión, porque no quería quedar ninguno y todos casi lloraban en quedar allí, y tenían razón, porque era quedar esclavos eternos. Yo les dije: «Hijos, esto es forzoso el dejar aquí cuarenta soldados, pero vuesas mercedes se han de condenar a sí mismos, que yo no he de  señalar a nadie, ni a un criado que traigo, que si le toca ha de quedar».
Hice tantas boletas como soldados, y entre ellas cuarenta negras, y metiéndolas en un cántaro, juntas y revueltas, iba llamando por las listas y decía: «Vuesa merced meta la mano, y si saca negra se habrá de quedar». Fuéronlo haciendo así y era de ver, cuando sacaban negra, cómo se quedaban. Últimamente, viendo la justificación y que era forzoso, se consolaron, y más viendo que le tocó a un criado mío que me servía de barbero, el cual quedó el primero.
En este puerto había dos bajeles que habían de ir a Santo Domingo, que es la corte de la isla Española, donde hay Presidente y Oidores y la tierra primera que pisaron españoles. Eran los navíos españoles, habían de cargar cueros de toros y jengibre, que hay en cantidad, y fuéronse conmigo. Llegué al puerto de Santo Domingo, que fui bien recibido, y comencé a poner en ejecución un fuertecillo que llevaba orden de hacer a la entrada del río.
De allí a dos días vino nueva cómo Guatarral estaba dado fondo con sus cinco bajeles cerca de allí. Traté con el Presidente de ir a buscarlos y pareciole bien, aunque los dueños de los navíos se protestaban que si se perdiesen se los habían de pagar. Armé los dos que traje de Puerto Rico y otro que había venido de Cabo Verde cargado de negros, y con los míos salí del puerto, como que éramos bajeles de mercaduría, camino de donde estaban. Y como el enemigo nos vio, hice que tomásemos la vuelta, como que huíamos. Cargaron velas los enemigos sobre nosotros, que de industria no huíamos, y en poco rato estuvimos juntos. Volviles la proa y arbolé mis estandartes y comenzamos a darles y ellos a nosotros. Eran mejores bajeles a la vela que nosotros y así, cuando querían alcanzar o huir, lo hacían, que fue causa no se me quedase alguno en las uñas.
Peleose y tocole al almirante de ellos el morir de un balazo y conocieron éramos bajeles de armada y no mercantes, que andábamos en su busca, con lo cual se fueron, y yo volví a Santo Domingo, donde acabé la fortificación y me partí a Cuba, donde hice otro reductillo en cuatro días. Quedaron diez soldados. En Santo Domingo había dejado cincuenta soldados y los tres bajeles, que ya no traía más que el uno, pero bien armado.
Cuba es un lugar en la isla de Cuba, que es la que está fabricada La Habana y el Bayamo y otros lugares que no me acuerdo. Salí de Santiago de Cuba y en la isla de Pinos topé un bajel dado fondo; peleé con él muy poco. Era inglés, de los cinco de Guatarral. Díjome cómo se había ido y desembocado la canal de Bahama, y que le había muerto a su hijo, que era almirante, y otras trece personas y que, de temor, se había ido a Inglaterra con algunas presas que llevaba. Avisé al Presidente de ello y al Gobernador de Puerto Rico porque no estuviesen con cuidado. Tenía este bajel palo del Brasil dentro y alguna azúcar que había tomado. Eran veinte y un inglés; trájelos a La Habana, donde estuvieron hasta que llegó la flota y los llevó a España. Entregué los pertrechos que me habían quedado y la infantería a Sancho de Alquiza, Capitán General que era de aquella isla y todos los lugares de él. Y en la flota que vino a España, me vine con don Carlos de Ibarra, que era general de ella el año de 1618. Fui y vine el de 19. Llegué a Sanlúcar y pasé a Sevilla, donde topé enfermo al señor Juan Ruiz de Contreras, que estaba despachando una armada para Filipinas. Y luego, al punto que llegué, me dijo tenía orden del Rey para que le asistiese. Hícelo y enviome al punto a Borgo, que es donde se aprestaban seis galeones grandes y dos pataches. Trabajé conforme la orden que me dio hasta que los bajé abajo a Sanlúcar, fuera de carenas, que es decir, despalmados. Metiéronse bastimentos y la artillería necesaria y la infantería, que eran más de mil hombres, harto buenos, sin el marinaje y artilleros. Era general de esta armada don Fulano Zoazola, del Hábito de Santiago, que iba de mala gana, como toda la demás gente, y así tuvieron el fin, porque a trece días después de partidos con buen tiempo del puerto de Cádiz, les dio una tormenta que vinieron a perderse a seis leguas de donde salieron. Díjose, por cierto, que fue causa el Almirante, que no era marinero ni había entrado en la mar jamás; llamábase Fulano Figueroa y después, para enmendarlo, le hicieron Almirante de una flota por sustentar el yerro primero.
Embistió en tierra la capitana y almiranta en un mismo paraje, y de la capitana no se salvó una astilla, con ser un galeón que era de más de ochocientas toneladas y cuarenta piezas de bronce gruesas. Ahogose el General y toda la gente, que no se salvó más de cuatro personas. De la almiranta se salvaron casi todos y el galeón no se deshizo tan presto porque dio en más fondo. Los otros corrieron al Estrecho y se perdió otro en Tarifa y otro en Gibraltar y otro en Cabo de Gata; los dos pataches se salvaron. Este fin tuvo esta armada, y para aderezarlo, como si yo tuviera la culpa, me enviaron con dos tartanas a Tarifa, o su playa, por treinta piezas de bronce que habían sacado del galeón que se perdió. Y se supo estaban dos galeones de Argel para querer embarcar la artillería, mas la gente de tierra no se lo consentía; y llegado con mis dos tartanas, embarqué las piezas, y llevaba orden que si los enemigos me apretasen, o que me rindiesen si llegaban a pelear conmigo, me fuese a fondo con toda la artillería, porque no se aprovechasen de ella, y ordenase a la otra tartana hiciese lo mismo. Yo me vine tierra a tierra y los enemigos a la mar, con que no pudieron hacerme mal y traje la artillería en salvamento.
De allí a pocos días llegó a Cádiz nueva cómo La Mámora quedaba sitiada por mar y tierra, con treinta mil moros por tierra y que la habían dado tres asaltos, y por la mar había veintiocho galeones de guerra, para estorbar el socorro, de turcos y holandeses. Mandó el duque de Medina Sidonia se proveyese luego socorro y el señor don Fadrique de Toledo se aprestó al punto con los galeones de su armada; pero no tuvo tiempo para hacer el viaje y, así, aprestaron dos tartanas con pólvora y cuerda y balas, que era de lo que carecían, pues habían quemado hasta las cuerdas con que sacaban agua de los pozos o cisternas y las con que tenían los catres, que son las camas en que duermen los soldados. Y habiendo visto yo cómo se habían de enviar aquellas tartanas, y que a los capitanes del presidio les habían mandado escoger alguna gente de la más granada de sus compañías y no había ninguno ofrecídose, llegué al Duque y dije: «Señor, suplico a Vuestra Excelencia me dé este viaje y por esta merced póngaseme en el rostro una ese y un clavo». Estimolo y mandó que fuese.
Como vieron los capitanes del presidio que se me había dado a mí, fueron al Duque y dijeron que aquello tocaba a un capitán de ellos, por estar a orden de Su Excelencia, y no a mí, que no lo estaba, y que estaba allí al apresto de la armada de Filipinas. Súpelo yo y dije públicamente que aquello se me había dado a mí habiéndolo pedido, después que les avisaron a ellos para que aprestasen alguna gente de sus compañías y que, no habiendo quien lo pidiese, lo pedí yo, que capitán era de infantería y más antiguo que algunos; que al que le pareciese otra cosa lo aguardaba en Santa Catalina para matarme con él. Y caminando hacia el puesto señalado, vino un ayudante de parte del Duque que me llamaba. Volví y mandome trajese una licencia del señor Juan Ruiz de Contreras, a cuya orden estaba, y traída, me dieron la orden de lo que había de hacer y, en particular, que con mi buena fortuna, Dios mediante, metiese aquel socorro o me dejase hacer pedazos.

CONTINUARÁ… Como socorrí la fuerza de la Mármora y otros sucesos.

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. CAPÍTULO XII.

gran_batalla_Rocroi
Cómo, llegado a Malta, volví a España y fui capitán
de infantería española, y otros sucesos
Y estando bueno, me partí para Nápoles con mi camarada, y de allí a Mecina, y de allí a Malta, donde hallé unas cartas de España y eran del Rey; la una para el Gran Maestre, en que le mandaba me diese licencia para ir a levantar una compañía de infantería española que me había tocado en una leva de ocho capitanes que se habían proveído. La otra era para mí, del secretario Bartolomé de Anaya, que lo era de la Guerra, avisándome de la provisión. Tratose de mi partida, que fue dentro de quince días, y, de camino, me encomendó el Maestre pasase por Marsella a dar aviso a dos galeras de la Religión para que pasasen con todo secreto a Cartagena a embarcar doscientos mil ducados de la Religión, de sus expolios.
Pasé a Barcelona y a Madrid, todo en veintisiete días, desde Malta. Y cuando llegué ya habían salido las compañías a levantar, y la mía había ido a Osuna a levantarla un primo mío, alférez de Flandes, que, no habiéndole tocado compañía en la leva, pidió al Consejo quería levantar la mía en mi nombre con título de alférez y que si no viniese a tiempo de la embarcación, por estar tan lejos, se quedase con ella. Hízolo el Consejo, pero yo me di tan buena maña que llegué antes de la embarcación más de cuatro meses, que era para las islas Filipinas. Partime de Madrid para Osuna, donde entré por la posta con mis despachos que me dieron en Madrid, y cuando me vio el primo se quedó muerto, que se tenía por capitán.
Veneno que me dieron en Osuna
Hablámonos y ofrecile todo lo que puede un buen amigo y deudo. Dijo que quería ir la jornada. Yo lo estimé, mas no sabía su intención dañada, pues engañó a un pajecillo de jineta que tenía y redució a que me diese solimán para matarme. Y la primera vez me lo echó en dos huevos pasados por agua sin cáscara y los polvoreó de solimán y azúcar. Yo los migué con pan, como era sólito, y comí: ya que había pasado una hora comencé a basquear que me moría. Comencé a trocar; llamaron los médicos, mandaron confesarme al punto y pensaron me moría aquella noche, que daba lástima a todo el lugar.
A medianoche me dieron un cordial rico y en él me echó el muchacho, que fue por él, diez maravedís de solimán; con que al beberlo me hizo en la garganta cuatro llagas y no lo pude acabar. Los médicos se volvían locos y fueron a la botica a preguntar qué habían echado; dijo que lo recetado. Diéronme con qué trocar, pero no era menester, que la naturaleza lo hacía sin remedios, que fueron los verdaderos remedios.
Amaneció y vino el Gobernador a verme, y lo mejor del lugar, y mandó me hiciesen la comida en su casa y mandó prender a una mujer que estaba en casa sin que yo lo supiera. Llegó la hora de comer y fue el muchacho por la comida y echó dentro otro papel de solimán. Comí y luego me dieron las bascas ordinarias, que pensaban eran de lo de atrás, y troqué toda la comida, que no estaba un punto en el cuerpo. Había un soldado que se llamaba Fulano Nieto, que me quitaba las moscas, que era por agosto, y estaba algo malillo de las partes bajas; y dije: «Den eso que ha sobrado a Nieto, que bien lo puede comer aunque sea viernes». El pobre se lo comió y a las cinco de la tarde ya estaba muerto.
A todo esto no había entrado a verme mi pariente el alférez, y el chiquillo fue en casa de un alcalde a quien había yo dejado el desapropiamiento de la ropa que tenía, que es como testamento, y tenía la llave del baúl, y dijo: «Señor, dice mi amo que me dé vuesa merced la llave para sacar una cuenta de perdones que hay dentro», y era verdad. Diósela el alcalde y sacó seiscientos reales y una cruz de Malta grande que pesaba doscientos cincuenta y medias y ligas y bandas. Y no pareció en todo aquel día, hasta que vino el alcalde a verme y dijo cómo me sentía; dije mejor y era que no continuaba el darme el solimán. Preguntó por la cuenta para saber las indulgencias que tenía. Dije: «¿Qué cuenta?» Respondió: «¿Vuesa merced no envió por la llave del baúl al paje para sacarla?» Dije: «No, señor». «Pues yo se la di», dijo. Fuéronle a buscar y halláronle en casa de un arriero que tenía concertado para irse a Sevilla. Trajéronle delante de mí y, preguntando por la llave del baúl, la sacó y, abriéndole, hallaron menos lo referido. Preguntele dónde tenía lo que faltaba de allí; dijo que escondido.
Fueron con él y trájose todo menos veintiséis reales, que dije yo: «Búsquenle esas faldriqueras», y haciéndolo le hallaron un papel con solimán, y abriéndole dijo la huéspeda: «¡Ay, señores!, que esto es el rejalgar que daban al señor capitán». Y reconocido que era solimán, le dije: «¡Traidor!, ¿qué te había hecho yo que me has querido matar con este solimán?» Respondió: «Ese papel me le hallé en la calle». Yo dije al alcalde: «Señor, envíe vuesa merced por el verdugo, que éste dirá la verdad». Respondió el alcalde: «Más vale que lo llevemos a la cárcel y que jurídicamente se haga proceso y dé tormento, y sabremos quién es la causa». Pareciome muy bien y llamé al alférez, que no le había visto en dos días, y mandé que, con cuatro soldados, llevase a la cárcel a aquel muchacho y estuviese, porque temía. Hízolo, y como era la causa del mal, llevolo por la iglesia de Santo Domingo y aconsejó se metiese dentro, como lo hizo, y aconsejó a los frailes no lo entregasen, porque lo ahorcaría luego el capitán. Los frailes lo hicieron y enviaron aquella noche a Sevilla.
Como faltó la causa del solimán, fui mejorando, que quiso Dios guardarme para lo que Él sabe. Sané y levanteme con gusto del pueblo y determineme el ir a Sevilla con seis soldados y en ella hice diligencia de buscar el muchacho, que con facilidad lo hallé y traje a Osuna, que lo deseaban para darle un castigo ejemplar. Hízose la causa, púsose a cuestión de tormento. Confesó haberlo hecho por orden del alférez, ofreciéndole grandes dádivas. Quisieron ahorcarlo, pero no le hallaron con edad y, así, le dieron cien azotes en la cárcel, a un poste, y cortaron los dos dedos de cada mano con que polvoreaba el solimán. En la confesión que yo hice en el artículo de muerte, ofrecí a Dios, delante el confesor, de perdonar a quien hubiera sido la causa de mi muerte, que la tal palabra me la pedía el confesor, sabiendo que era el alférez a quien el Gobernador quiso prender, mas no lo consentí yo. Y así, le envié a llamar al punto que el muchacho confesó y le dije: «Vuesa merced se vaya con Dios y no pregunte la causa, y si ha menester algo, dígalo, que se lo daré». Quedose muerto y fuese dentro de una hora, pareciéndole no me arrepintiese.
H 5037270Supe después se había ido a las Indias, que nunca más ha parecido en España. Con todo quedé por más de dos años casi tullido de los dedos de los pies y manos, que siempre me hormigueaban, además de haberme quitado la fuerza que tenía. Dijeron los médicos que el no haberme muerto fue el estar el estómago habituado del veneno que me dieran en Roma tan poco tiempo había. Vino el Comisario, tomó muestra a mi compañía y marchamos la vuelta de Sanlúcar, donde estaba la armada aprestada que había de ir a Filipinas. Tocome embarcar en el galeón «La Concepción» por cabo de tres compañías que iban dentro. Salimos de Sanlúcar la vuelta de Cádiz, para de allí hacer la partencia a Filipinas. En este tiempo vino orden del Rey para que no fuésemos, sino que nos incorporásemos con la Armada Real y los galeones de la plata y todas las galeras de España, y fuésemos a Gibraltar, adonde decían iba a pasar una armada de Holanda. Iba el príncipe Filiberto por general de todo.
A la entrada de Cádiz hay un escollo debajo del agua catorce palmos, que llaman El Diamante, en el cual se han perdido muchos navíos; y yo, como más desgraciado, topé en él y perdime a vista de toda la Armada. No se ahogó nadie porque me socorrieron todas las chalupas de la Armada y el señor marqués de Santa Cruz con su capitana. Mandó el Príncipe que me prendiesen, lleváronme al galeón, en que anduve embarcado toda aquella jornada, aunque no saltaba en tierra, hasta que en el Consejo de Guerra me libraron, viendo no tenía yo culpa.
Anduvimos de Gibraltar a Cabo Espartel con algunos navíos de la Armada en aquel estrecho más de tres meses, aguardando la armada que jamás vimos. Esto fue por enero de 1616, y por marzo o abril vino orden que se deshiciese aquella armada, como se hizo, y en particular la que había de ir a Filipinas, donde era harto menester. Mandose que los seis galeones se agregasen a la Armada Real y que la infantería, que era la mejor del mundo, pasase a Lombardía a cargo de don Carlos de Ibarra, que la llevó. Era Maestre de Campo de estos dos mil y quinientos hombres don Pedro Esteban de Ávila. Y yo quedé en España con otro capitán, por venir la orden en esta forma en un capítulo de carta escrita al marqués de Santa Cruz del Rey: «Por cuanto conviene a España reforzar los tercios de Lombardía, será bien que pase el de don Pedro Esteban de Ávila, que había de ir a Filipinas, no dejando los doscientos hombres que nos había parecido con los capitanes prácticos de la navegación que son Contreras y Cornejo, que pueden quedarse para levantar gente de nuevo para ese efecto».
Con esto nos quedamos y fuimos a la Corte con orden del Marqués, donde nos detuvieron más de seis meses, hasta que se me ordenó que fuese, por la junta de Guerra de Indias, a Sevilla luego, que en el camino me alcanzaría la orden de lo que había de hacer. Llamome el Presidente, don Fernando Carrillo, que lo era de aquel Consejo, y, mandándome dar quinientos escudos, aquella tarde tomé mulas para Sevilla, donde partí. En Córdoba me alcanzó un pliego en que se me ordenaba me viese con el Presidente de la Contratación de Sevilla. Hícelo en llegando, el cual me mandó me partiese a Sanlúcar, que el duque de Medina me daría la orden.
Vime con su Excelencia y de secreto me ordenó pasase a Cádiz con una orden al Gobernador de aquella ciudad y que a las nueve de la mañana estarían allí dos galeras para embarcar la infantería. Vime con el Gobernador de Cádiz, al cual se le ordenaba que tocase cajas para socorrer las compañías que tenía allí de las flotas, y que en estando en la casa del Rey recogidos, embarcase número de doscientos hombres a mi satisfacción en las dos galeras y me los entregase sin oficiales ningunos mayores; digo el capitán, el alférez y sargento. Hízose con el secreto que requería porque no se embarcara uno tan solo, porque estos soldados de este presidio y flotas son los rufianes del Andalucía madrigados.
Partime para Sanlúcar, donde tenía prevenidos el Duque dos galeones de cuatrocientas toneladas con su artillería y bastimentos necesarios, además de los pertrechos que se llevaba de pólvora y cuerda y plomo para la plaza que se iba a socorrer.
ROCROI_DFespecial_webLlegué a Sanlúcar. Mandome el Duque embarcase la infantería en los galeones: hícelo metiendo en cada uno ciento, que se vieron como asaltados sin saber lo que les había sucedido. Llegó el otro capitán de la Corte para el otro galeón y embarcámonos para hacer nuestro viaje, que era ir a socorrer a Puerto Rico en las Indias, que se decía estaba sitiado de holandeses.
Estuve aguardando el tiempo en Los Pozuelos, que llaman, junto a la Barra, y los soldados, como todos eran forzados y dejaban las amigas de tantos años, y eran los oficiales de la muerte de la Andalucía, casi hacían burla de mí, porque diciendo «¡Ea, señores!, abajo, que es ya noche», respondían «¿Somos gallinas que nos hemos de acostar con día? ¡Acuéstese su ánima!» Yo me veía atribulado y no dormía pensando cómo se había de hacer este viaje, porque si no eran quince marineros y seis artilleros, no tenía de mi parte otra gente, que todos los cien soldados eran enemigos.
Y así me valí de la industria y poniendo los ojos en uno de los que me parecía más valiente y a quien ellos tenían respeto, que también entre ellos hay a quien obedezcan los valientes, y llamándole, dije: «¡Ah, señor Juan Gómez! ¡Venga acá!», y metile en la cámara de popa y dije: «¿Cuánto ha que sirve al Rey?» Dijo: «Habrá cinco años, en Cádiz y en Larache, de donde me huí, y un viaje de flota». Respondí: «Cierto que le he cobrado afición y que me pesa no tener una bandera que le dar». Quedó muy pagado de esto y dijo: «Otros lo hicieran peor que no yo». Yo le dije: «Pues si quiere ser sargento de esta compañía, váyase a tierra y siente la plaza, y si no tiene dinero para comprar una alabarda, yo se lo daré». Dijo: «Aún tengo cincuenta pesos, ya que vuesa merced me honra». Es a saber que había hombre que, porque le dejasen ir a tierra, daba doscientos reales de a ocho. Dile un papel para el contador y dije: «Vaya vuesa merced, que escalón es para ser alférez y mire que me fío de vuesa merced». Embarcose en la barca y fue a tierra y sentó la plaza y volvió al punto con su alabarda. Cuando los valientes le vieron sargento dieron su negocio por acabado y ejecutado lo que tenían determinado. Y llamando al sargento en la cámara le dije: «Ya vuesa merced es otro de lo que era, porque siendo oficial cualquier delito es traición, lo que no es en el soldado; dígame, por vida del sargento, quién de éstos son los más perniciosos y valientes». Dijo: «Calle vuesa merced, que son unos pobretes. Sólo Calderón y Montañés son casi hombres de bien». Dije: «Pues a la noche, cuando los mandemos recoger, hállese allí con su espada desnuda». «¿Para qué, señor?, que ¡voto a Cristo!, con un garrote basta». «No (dije yo), que a los soldados no se les castigan con palo, sino con espada, cuando son desvergonzados».
Vino la noche y dije, como era sólito: «¡Ea, señores!, abajo, que es ya hora». Respondieron con la insolencia ordinaria: «¡Acuéstese su ánima!» Yo, que estaba cerca del Calderón, alcé y dile tan gran cuchillada que se veían los sesos, y dije: «¡Ah, pícaros insolentes! ¡Abajo!» En un punto estaba cada uno en su rancho, como unas ovejas. Decíanme: «Señor capitán, que se muere Calderón». «Confiésenlo y échenlo a la mar», decía yo, y, por otra parte, que le curasen. Hice al punto echar en el cepo al Montañés, con que quedó esta gente tan sujeta que aun echar «¡Voto a Cristo!», no se echó en todo el viaje, porque el que le echaba le hacía estar en pie una hora con un morrión fuerte que pesaba veinte libras en la cabeza y con un peto que pesaba treinta. Avisé al otro capitán hiciese lo mismo, aunque, como supieron lo sucedido en mi galeón, se deshizo el consejo que tenían, que era, en saliendo del puerto, embestir en tierra, en Arenas Gordas, y huirse todos, y, si se lo impidiera yo, matarme.

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. CAPÍTULO XI.

1--644x362
En que se dice de la salida que hice de Madrid para Flandes y sucesos de la muerte de[l] rey de Francia
SALÍ de Madrid y encamineme a Agreda, donde llegué en poquitos días. Fuime a una posada y supo todo el lugar estaba allí, que se holgaron infinito de verme y más con las honradas cédulas que llevaba del Rey. Estuve allí cinco días y luego me partí para San Sebastián, a do llegué con salud, y me embarqué en un navío de Dunquerque para Flandes, que llegué en ocho días. Desembarqueme y fui a Bruselas, presenté al Archiduque mis despachos, hízome mucha merced y mandome sentar el sueldo, y que en la primera ocasión me daría una compañía. Hícelo, sentando la plaza en la compañía del capitán Andrés de Prada, que era deudo del Secretario de Estado, en el tercio del Maestre de campo don Juan de Meneses, que estaba en Cambray de guarnición.
No hubo ocasión en más de dos años de salir a campaña, ni de darme compañía, hasta que se revolvió lo de la princesa de Condé, que el rey de Francia, Enrique Cuarto, la quería en todo caso (él sabe para qué), la cual se había venido a favorecer de la señora Infanta y la tenía en su poder en Bruselas y a su marido también, que es el príncipe de Condé, jurado en Francia por tal príncipe y heredero legítimo de aquella corona, si el mucho valor de Enrique Cuarto no se la hubiera quitado; que se me ofrece tratar de él un prodigio de que yo soy testigo y aun tengo dicho mi dicho delante del magistrado de Cambray sobre el caso.
Muerte del rey de Francia Enrique Cuarto, 1610, a catorce de mayo Es a saber que el rey de Francia tenía hecha su liga con los potentados de Alemania e Italia, que ya tendrá el lector noticia de ella, que fue la del año de 1610 y aún creo que dura hoy.
Trató de irse a San Deonís, a jurar la Reina, que la dejaba en su lugar, y aquel día que lo había hecho se vino a París, que son dos leguas de una calzada, y entrando en la ciudad, en una calle angosta, donde la guarda no pudo ir cerca de la carroza donde iba el Rey, se arrojó un hombre y con un cuchillo jifero le tiró una puñalada. Y visto que el Rey habló diciendo: «No le a tue», que quiere decir: «No le matéis», se arrojó segunda vez y le dio otra con que mató al más valiente rey que ha habido de doscientos años a esta parte. Y prendieron a este hombre al que dieron infinitos tormentos para matarle, dándole cada día su género de tormento, y lo más que dijo siempre: «Mon Dio de paradí», que quiere decir «Dios mío del Paraíso». Y más que preguntándole quién se lo había mandado hacer, decía que nadie, que él lo había hecho porque no pereciese la cristiandad y que había venido de su tierra otras dos veces a hacer este caso y no había tenido ocasión de hacerlo y, gastándosele lo que traía, se volvía.
Este se llamaba Francisco Rubillar, natural de Angulema. Era maestro de niños. (Angulema está en Bretaña). Sucedió esto a 14 de mayo 1610, a las cuatro de la tarde. Todo esto es relación verdadera, que como estuve en Cambray, que está cerca, me certifiqué, de todo. Pero lo que vi diré ahora, a que tengo citado. Como he dicho, estaba de guarnición en Cambray con mi tercio, al cual se le había dado orden que se aprestase para salir a campaña y nosotros los soldados deseábamoslo como la salvación.
Sucedió que habiéndome nombrado de ronda a la muralla con otro alférez mallorquín, que se llamaba Juan Jul, porque estaba nuestra compañía de guarda, subimos a la muralla, donde hay muchas garitas y llegando sobre la puerta de Perona oímos una corneta de correo, que nos alegró. Es a saber que los maestros de posta dejan fuera de la ciudad seis caballos para los correos que pasan, los cuales no puede dar si no lleva el boletín del Gobernador, que se le da en una cajeta que está con unos cordeles desde la tierra a la otra parte del foso, y allí llegan los correos y dan voces a la guarda y luego dicen de dónde vienen y si traen cartas las echan en la cajeta y con ellas van en casa del Gobernador, donde se le da el boletín y lo lleva y echa en la caja, y tirando la cuerda la toma el correo y la da al maestro de postas y le da caballos. El correo llamó y le respondimos que de dónde venía; dijo que de España, que es aquél el camino. Dijímosle: «¿Trae cartas para el Gobernador?» Dijo: «No, despáchenme luego». Con lo cual le preguntamos: «¿Qué hay de nuevo?» Respondió: «Esta tarde mataron al rey de Francia con un cuchillo y le dieron dos puñaladas».
Con esto resolvimos que fuese yo a dar aviso al Gobernador, por ser más ligero; llegué, que estaba acostado y cuando le dije la nueva se espantó, porque sabía el estado y riesgo que tenían las cosas. Diome el boletín y fui a la muralla y echamos en la cajeta, y el correo le tomó, que estaba a pie y no traía más de un caballo, y se fue con él de diestro, camino del maestre de postas, que estaba de allí un tiro de mosquete.
Nosotros seguimos nuestra ronda, dando aviso de lo pasado en los cuerpos de guarda, que todos se espantaban. Amaneció y de todo aquel Cambrasi, que son muchos lugares, se venían retirando en carros la ropa para meterla en Cambray, porque decían que la gente levantada iba a saquearlos por la muerte del Rey. Con que fue mentira la muerte que se ha contado y a mí me daban la vaya. Pasó esto así que se ha oído, y al cabo de nueve días naturales vino un criado del Embajador don Iñigo de Cárdenas, que lo era por el Rey en París, corriendo la posta, y contó la muerte como está contada sin discrepar un punto y cómo quedaba la casa del Embajador con dos compañías de salvaguarda que mandó poner la Reina, porque no matasen al Embajador y su gente, pensando era la causa. Admiráronse del caso y mandando llamar al maestro de postas para que dijese si había dado caballos tal noche, dijo que no, por lo cual mandaron dijésemos nuestros dichos, como lo dijimos. Y se creyó que aquel correo había sido algún diablo o algún ángel. Y con esta muerte se quietó la cristiandad por entonces. Nosotros salimos a campaña y estuvimos en ella hasta setiembre que nos retiramos, y pedí licencia al Archiduque, por saber que en Malta había Capítulo General, donde pretendía tener algún fruto de mis trabajos, como lo tuve.
Antonio_de_Pereda_y_Salgado_3Salida de Flandes en bábito de peregrino
Diome licencia, y por no tener caudal con que ir en un caballo con un criado o solo, me vestí en hábito de peregrino, a lo francés, que hablaba bien la lengua. Metí en el bordón una espada y mis papeles en un zurrón y comencé a caminar. Pasé por una villa que llaman Cren, que está entre Amiés y París, donde estaba el príncipe de Condé con la Princesa, que ya se había retirado sin miedo. Pedile me hiciese merced de una carta para el Maestre de Malta; diómela, que era tan larga y angosta como un dedo, y más trescientos reales. Pasé mi camino, entré en Borgoña y llegué a una ciudad que se llama Jalón y pasa un río por las murallas. Estaba cerrada la puerta del camino por do venía yo, y fue menester ir costeando el río para entrar por otra y, como curioso, iba embebecido mirando la fortificación; repararon en ello y, al entrar por la puerta, cogiéronme. Yo, como no había hecho nada, no quería soltar el bordón, forcejeando, y ellos diciendo: «El bugre español, espión»: que no podemos encubrirnos aunque más hagamos.
Prisión en Borgoña
Con la fuerza que hacíamos se desencajó el bordón y vieron la espada, con que acabaron de creer era espía. Lleváronme a la cárcel donde trataron de darme tormento y hubo pareceres me ahorcasen, pues me cogían con las armas encubiertas, que qué más prueba. Yo mostraba mis papeles y licencia del Archiduque: ni por ésas. Tanto, que un español que estaba allí casado por no poder estar en los estados del Rey, a causa de ser de los amotinados de Flandes, que fueron dados por traidores, doliéndose de mí por ser español, vino y me dijo: «Señor, vuesa merced no esté descuidado, que éstos le quieren ahorcar; mire si quiere que yo haga algo». Pensé que se burlaba hasta que vi era de veras y volvíame loco viniese a morir tan seco y sin llover. Díjele: «Señor, aquí tengo una carta de favor que me dio el príncipe de Condé para el Gran Maestre de Malta, en que verán que voy mi camino y no soy espía». Dijo: «Démela vuesa merced, ¡cuerpo de Dios!» Era tan chiquilla que casi no la hallaba; y tomola y llevó al Magistrado. Yo quedé tan desconsolado como se deja pensar, y de allí a una hora oí gran tropel en la cárcel, que pensé venían por mí para ejecutar su crueldad y más que sentí una voz en que decía: «Du ete lo español?», que quiere decir: «¿Dónde está el español? Llamadlo». Yo fui y estaba todo el Magistrado y me dijeron en francés: «Vení  con nosotros». Y llevaron a una hostería, donde mandaron me regalasen bien; hízolo el huésped, que no era más hereje que Calvino.
A otro día me dieron dos caballos ligeros para que me acompañasen hasta León de Francia y otro caballo para mí, que no gasté blanca hasta llegar allí, comiendo bien. En León me entregaron al Gobernador e hizo lo mismo, que después de regalado en una hostería, me sacaron otros dos caballos ligeros, hasta ponerme en tierras del duque de Saboya, que fue Chanberí. Pasé mi camino hasta Turín y de allí tomé la derrota de Génova, donde me embarqué para Nápoles y de ahí para Palermo, donde estaba por Virrey el duque de Osuna, a quien hablé, y mandó darme cien ducados de ayuda de costa, porque vio traía licencia. No faltó quien me dijo que me había mandado prender por las muertes pasadas, y sin saber si era verdad, como no lo fue, me embarqué y fui a Malta, donde fui muy bien recibido. Y al punto me enviaron a Levante en una fragata a tomar lengua, mientras nuestra armada iba a los Querquenes, en Berbería, que fue el año de 1611.
Tercera jornada
Hice mi viaje y traje relación verdadera. Túvose Capítulo General en el cual me recibieron en el Priorato de Castilla, sin tener obligación de hacer las pruebas necesarias para ello, sin haber voto en contrario de todo el Capítulo, con ser más de doscientos. Hice mi año de noviciado y, acabado, me dieron el hábito, aunque me contradecían algunos caballeros que tenía dos homicidios públicos y, no obstante, hice profesión porque el Gran Maestre lo ordenó.
En el año del noviciado tuve una pendencia con un caballero, temerario en condición, italiano. Fue por volver por otro que me había hecho bien. Tiráronme dos pistoletazos y no me hicieron mal. Pedí licencia para España; vine en las galeras de la Religión hasta Cartagena, sin gastar en comer nada, en compañía del caballero por quien reñí la pendencia, que decir todas las circunstancias sucedidas, no habría papel en Génova. Llevome hasta Madrid este caballero, donde me dejó, y yo quedé con mi hábito puesto, que todos me daban el parabién, unos de envidia, otros de amor.
Pedí en el Consejo una compañía y enviáronme a servir a la Armada Real, donde estuve en las ocasiones que hubo, hasta que volví a la Corte con licencia. Y en este tiempo me aficioné de una mujer casada, que fuimos amigos algunos días, y otra a quien yo conocía, también casada, traíame en cuentos de celos, tanto que me obligó a hacer una ruindad que, por tal, la cuento. Y es que me fui a su casa, delante su marido, con resolución de cortarla la cara; saqué la daga para hacerlo; ella que me vio resuelto, tapola y bajó la cabeza, metiéndola entre las piernas; yo me vi mohíno y alcele las faldas, que estaba a propósito, y dila en las asentaderas dos rebanadas como en un melón. El marido tomó la espada y salió tras mí, que era en la tienda donde trabajaba, que era oficial, y como hay tanta justicia en Madrid, luego cargó a prenderme. Yo me retiré a una casa donde me hice fuerte a la puerta, y no dejaba entrar alma si no era por la punta de la espada.
Había justicia de la Villa y Corte y, mientras más tardamos, más venía; tanto que llamaron uno de los señores alcaldes de Corte, que era don Fulano Fariñas, y llegado con gran tropa de alguaciles me dijo, quitándose el sombrero: «Suplico a vuesa merced meta la espada en la cinta». Respondile: «Pídemelo vuesa merced con tanta cortesía que, aunque me hubieran de cortar la cabeza, lo haré», como lo hice, y dijo: «Jure vuesa merced sobre esa cruz de no hacer fuga y venirse conmigo». Respondí: «Quien ha hecho lo que vuesa merced le ha mandado, no  ha menester; guíe vuesa merced donde fuere servido», y yéndonos mano a mano, llegamos a la cárcel de Corte, y dijo: «Vuesa merced quedará depositado hasta que se dé parte a la Asamblea y a su Alteza el Príncipe Gran Prior. ¡Hola!, decí que se le dé un aposento, el mejor que hubiere, y quédese con Dios, que esta noche vendré a ver a vuesa merced».
Prisión en Madrid
Felipe II y Fernando IIEl alcaide me dijo: «Si vuesa merced quiere estar con unos caballeros genoveses en su aposento, estará con compañía». Dije que sí, y así subió y se lo dijo, que lo hicieron de buena gana. Yo avisé al punto al Secretario de la Asamblea, aunque ellos lo sabían ya. Los genoveses me dieron de cenar y mandaron hacer una cama en el suelo, no mala, y a las doce de la noche vino el alcaide a dar tormento a un ladrón y, de camino, me tomó la confesión, a cual le respondí que bien sabía su merced que el día que había tomado el Hábito y hecho profesión me había despojado de mi libertad y que, así, no la tenía para jurar delante su merced, que antes le suplicaba me remitiese al Príncipe Gran Prior como mi juez. Dijo: «Dígalo con apercibimiento…» (de no sé qué), y dije: «Lo que he dicho, digo, y lo firmo de mi nombre».
Esta fue mi confesión, con que el señor alcaide se fue, y yo a acostar A la mañana vino el alcaide con mucha prisa a que me vistiese, que toda la sala me aguardaba; respondí que los señores no eran mis jueces y que, así, no quería ir. Fuelo a decir y mandaron subiesen ocho galeotes y me trajesen con cama y todo a la sala, que al punto se ejecutó y plantáronme en ella como estaba en mi aposento.
Comenzaron a decir lo que suelen en aquel tribunal; yo respondí una palabra que les obligó a mandar que me llevasen a un calabozo y, al pasar por los corredores, encontré con dos caballeros de mi Hábito y el Fiscal, que venían con orden de la Asamblea a pedirme. Entraron en la sala y, cerrados todos, ordenaron fuese un alcalde a hacer relación al Consejo. Fue uno que se llama Fulano de Valenzuela y subió al Rey, y volviendo a las doce del día, que no visitaron a nadie, trajo un decreto que tengo yo el tanto de él. Dice «Remítase el alférez Alonso de Contreras al Príncipe Gran Prior, mi sobrino, con todo lo que hubiere escrito original, advirtiendo que se sepa primero si es profeso y, siéndolo, quede un tanto de la carta de profesión en poder de los alcaldes». Con esto vino y me llamaron, que ya estaba vestido, y preguntaron por la carta de profesión. Envié por ella y registrándola, me entregaron a los caballeros y llevaron a la cárcel de la Corona, donde estuve hasta que la Asamblea me desterró por dos años, y me fui a servir a la Armada y estuve hasta que torné a pedir licencia para la Corte, a pretender una compañía.
Salió una elección de cuarenta capitanes y no me tocó la suerte. Salí de Madrid con resolución de irme a Malta, que me parecía que allí podría medrar. Topé un caballero que iba a Malta y venímonos juntos. Llegamos a Barcelona y embarcámonos para Génova y, después de llegados a aquella ciudad, nos partimos para Roma por tierra, que llegamos en breve tiempo.
Aquí me sucedió un trabajillo y fue que yo andaba malo de unas tercianas y, aunque las pasaba en pie, un día fuime en casa de unas mujeres españolas a entretener el tiempo. Llegaron dos gentileshombres italianos y subieron arriba, porque los abrió la criada sin que yo ni las amas lo supiesen. Y entrados en la sala me preguntaron qué hacía allí; respondí que hablando con aquellas señoras de la tierra, que éramos paisanos. Dijéronme secamente: «¡Anda, vete!» Pareciome que era menoscabo el irme de aquella manera y no me di por entendido, hablando con la una de ella[s]. Tornáronme a decir: «¿Aguarda que le echemos por la escalera abajo?» Yo ya no podía sufrir más y levanté la espada, que traía en las manos como enfermo, y di sobre ellos, que todos dos rodaron las escaleras, y uno mal descalabrado. A las voces cargaron los esbirros (que en aquella ciudad hay muchos), y, metiéndonos a todos en una carroza, nos llevaron en casa del Gobernador, donde, contado el caso, las mujeres y ellos mismos me mandaron les diese la mano, y con esto nos fuimos cada uno a su casa.
Veneno en Roma que me dieron
Estos hombres, no teniendo ánimo de matarme, se aunaron con mi huésped y dijeron que me dijese si quería sanar de aquellas tercianas; había un médico que en cuatro días lo haría, sin llevar dinero, hasta sanarme. Yo, deseoso de la salud, dije que le trajese, y a otro día entró el huésped y dijo que allí estaba. Entró; era un hombre vestido de clérigo y visitome preguntándome del mal; díjeselo y respondió: «En cuatro días daré sano a vuestra Señoría, y quédese con Dios, que mañana volveré; no se levante de la cama». Fuese y díjome el huésped: «Es el mayor médico de Roma y lo es del cardenal de Joyosa». Aguardé a otro día que vino el buen médico, o diablo, y sacó una redomica de vino tinto y un papel con unos polvos y, pidiendo un vaso, echó muchos de ellos dentro, y vino de la redoma, y, revolviéndolo, me dijo: «Bébaselo vuestra Señoría». Hícelo y, acabado de beber, me dijo que me arropase, que ya quedaba sano. Fuese, y dentro de medio cuarto de hora se me comenzaron a ligar los dientes y las entrañas, que reventaba pidiendo confesión y echando por arriba cuanto tenía, y por abajo tinta negra.
Mi camarada el caballero fue corriendo en casa del Embajador de España y llamó el doctor, que era un portugués, que vino al punto. Y contado lo sucedido, y visto lo echado por arriba y por abajo, ordenó remedios con que atajó, aunque con trabajo, tanto mal; que después dijo que, para que se viese la gran robustez de mi estómago, quería dar a una mula tanto como cabía en una cáscara de nuez, y darlo a una mula, y que había de reventar en una hora, y a mí me había dado una cuchara de plata colmada.
Continuó hasta dejarme bueno. Y queriendo prender el huésped dijo que no le conocía, sino que él había venido a casa a ofrecerse y decir que era doctor del cardenal de Joyosa y que él lo había hecho por mi bien; que nunca pareció ni volvió tal médico, con que creí que había sido enviado de los dos que rodaron la escalera, con lo cual lo dejamos.

CONTINUARÁ... Cómo, llegado a Malta, volví a España y fui capitán
de infantería española, y otros sucesos.

CAPÍTULO X

P00653En que se sigue el levantamiento de testimonio
sobre que era rey
EN suma, trajeron al teniente cura de San Ginés, que estaba a tres casas, y arrimándome a un rincón me confesé. ¡Pluguiera a Dios fuera hoy que escribo ésta, la cuarta parte tan bueno como entonces! Supliqué y pedí con citación al confesor que a otro día había de dar cuenta ele lr a que le pedía al secretario Prada y a mi madre y era suplicarle de mi parte se siguiese la causa, porque en ningún tiempo se dijese yo había sido traidor al Rey. Con lo cual se acabó la confesión y se fue el teniente cura y a mí me pusieron unos grillos y ataron muy bien encima de una mula de silla y por debajo de la barriga de la mula ataron el otro pie en que no iban grillos.
Salimos de casa, que vivíamos a la rinconada de San Ginés: Subiéronme por donde van los ahorcados, entré en la Plaza y bajáronme por la calle de Toledo y Puerta Cerrada, calles de los ajusticiados. Verdad es que era camino de la Puente Segoviana, por donde habíamos de ir para Hornachos, donde me llevaba, que pudo decírmelo, con que excusara aquella aprensión que tomé de que me llevaban a dar garrote. En suma, caminamos nuestro camino lo que quedó de la noche y a cada sombra de árbol pensaba que era el verdugo.
Amanecionos en Móstoles, caminamos a Casarrubios, donde dimos cebada y almorzamos, aunque yo de mala gana,y díjele al alguacil por qué no me decía adónde íbamos y hubiera ahorrado tan gran pesadumbre como había tomado aquella noche. Díjome que íbamos a una tierra que no me lo quería decir, porque llevaba orden del  Consejo, hasta que estuviésemos en ella, que aun me quedó algunas sospechas.
Llegamos a la vista de Hornachos y entonces dijo que íbamos a él y que se había de hacer una diligencia aquella noche, que no habíamos de entrar hasta medianoche.
Nuevos pensamientos para mí, que estuvimos en una huerta aguardando la hora y yo pensé era la postrera, pero no me daba cuidado; siempre que haya de ser me coja como entonces, que me contento. A la entrada del lugar me quitó los grillos y desató diciéndome: «Vuesa merced diga la casa donde estaban las armas». Dije: «Señor, yo no conozco el lugar porque no estuve en él más de una tarde y una noche, y cuando me llevó el soldado era de noche y ha cinco años; pero póngame vuesa merced en una calle que hay cuesta arriba donde hay una fuente, que espero en Dios acertar la casa».
Hízolo y dije: «Ésta o ésta es la casa». Dijo: «Pues vámonos a la posada». Fuimos y dábame de cenar, ¡reventado sea! Mire si me había dado buena cena con semejantes tragos. Amaneció y dieron traza para que yo entrase en las dos casas sin escándalo a reconocerlas. Y fue que entrando en otras primero, decían era enviado del obispo de Badajoz, a ver las casas si tenían imágenes y cruces, y como yo era ermitaño creyéronlo. Y fue causa que vinieron santeros con estampas de papel a Hornachos que se hicieron ricos, y no había puerta que no tuviese dos o tres cruces, que parecía campo de matanza. Entré en la casa y topé el silo, pero no estaba como yo lo había confesado en mi confesión que era blanco como una paloma y de algunos treinta pies de largo y veinte de ancho.
Halleme confuso y, arrimado a la pared, con el dedo estuve arañando como confuso, cuando Dios quiso que cayó un pedazo de lodo de donde arañaba y debajo quedó blanco; reparé en ello y dije: «Señor, traigan quien derribe una tapia, porque rasqué todas las paredes y no había blanco más de las tres y la una era negra». Trajeron quien la derribase, la negra, y luego quedó el silo como yo lo había dicho, porque habían echado una tapia en medio del silo y de un aposento habían hecho dos y echado una capa de barro encima.
Prendieron al dueño de la casa; dijo que él había comprado la casa dos años había de otro morisco, que no sé cómo se llamaba, más de que yéndolo a prender, como había ya sabídose el ruido del derribar la casa, tomó una yegua que tenía y se fue a Portugal, que costó harto de sacarlo de él. Embargáronle su hacienda, que la fiesta fue para él alguacil y los guardas. Con esto ya me tenían con menos cuidado. Despachose a la Corte con lo dicho, que estimó el Alcalde la nueva.
Yo caí malo y de muerte, pero fueron tantos los remedios y cuidado que sané presto. Enviaron por mí y para llevarme trajeron litera y médico que fuese conmigo porque iba convaleciente; y en todas las tierras que pasaba salía el Corregidor o Alcalde a entregarse de mí hasta la mañana que me tornaba a entregar; pero regaladísimo y en lindas casas y no en cárceles, que nunca entré en ellas. Llegamos a Madrid y lleváronme a la misma casa. Viome mi madre con hartas lágrimas.
Yo estaba ya bueno y un día lleváronme en casa del Presidente de Castilla, que era el señor don Pedro Manso, donde había una junta con consejeros del Real y de Guerra. El señor don Diego de Ibarra y el señor conde de Salazar eran del de Guerra; los demás no tenía con ellos conocimiento, sino con el señor Melchor de Molina, que era fiscal. Trajeron al Comisario a carear conmigo, a quien yo confesaba había dado cuenta y él había negado no había estado en Hornachos, y leyéndome la confesión dije que conocía al tal comisario y que era verdad todo lo contenido en aquella confesión y que para qué negaba cosa tan clara. Negolo y yo dije: «Señores, esta es la verdad y si es menester ratificarlo en un tormento, lo haré». Con esto se acabó, mandándome llevar a mi sólita prisión y al Comisario a la cárcel de Corte.
Tormento que me dieron

La_isla_de_la_Paz_1659

No pasaron muchos días que una noche, después de acostado, me mandaron vestir y, metiéndome en una silla, me llevaron a la calle de las Fuentes y metieron en una sala muy entapizada, donde había una mesa con dos velas y un Cristo y tintero y salvadera con papel; allí cerca un potro, que no me holgué de verlo, y estaba el verdugo y el Alcalde y escribano. El Alcalde me consoló y dijo que el Comisario negaba no le había dado parte de las armas y que así era menester darme tormento: que le pesaba en el alma de ello y, así, mandó que se hiciese lo necesario. El Secretario me notificó no sé qué, que no me acuerdo, y el verdugo me desnudó y echó en aquellas andas y puso sus cordeles. Comenzáronme a decir dijese a quién había entregado las armas; yo dije que me remitía a mi confesión. Dijo: «Aprieta, que bien sé que te dieron a ti y a tu capitán cuatro mil ducados porque lo callásedes». Yo respondí: «Es mentira, que mi capitán supo de ello como el Gran Turco.
Lo que tengo dicho es la verdad». Con que no quise responder más palabra en todo el tiempo que me tuvieron allí más de que dije: «Recio caso es atormenten por decir la verdad», que tan poco me importaba el decir lo dicho de bueno a bueno; «Si quiere vuesa merced que me desdiga, lo haré». Dijo: «Aprieta y da otra vuelta». Y no me pareció que me dolió mucho esta vuelta. Y luego me mandó quitar y que me metiesen en la silla y llevasen a casa, donde me curaron y regalaron como al Rey, y al meterme en la silla me abrazó el Alcalde. Estuve en la cama regalado más de diez días y luego me levanté. Y el Comisario estaba apretado en la cárcel de Corte, pero tenía al Condestable viejo que le ayudaba y al conde de Chinchón viejo, además de treinta mil ducados que decían tenía. Proveyose un auto en que me soltasen, tomándome pleito-homenaje que no saldría de la Corte hasta que se me mandase, y mandaron que me quitase el hábito de ermitaño, para lo cual me vistieron de terciopelo, muy bien, en hábito de soldado, y me daban cada día cuatro escudos de oro para comer y posada, los cuales me daba el secretario Piña cada cuatro días, con puntualidad. Todo esto se pagaba de los bienes de los moriscos.
Salí a San Felipe, como digo, galán. Todos se espantaban de verme y holgaban de que estuviese libre. Yo iba cada noche en casa del alguacil que me había tenido preso, y su mujer me decía: «Señor, el Comisario prueba no estuvo en Hornachos con muchos testigos; yo, por el pan que ha comido con nosotros vuesa merced, le aconsejaría se fuese, no tornase a caer en prisión y, como dicen, más vale salto de mata que ruego de buenos». Yo pensé lo decía con buena intención, y, ¡pardiez!, que traté de irme como me lo aconsejaba, porque lo hacía a instancia del Comisario que, como digo, era rico y al fin se le cuajó su intención.
Huida de Madrid
Yo tenía algo ahorrado y rogué al Secretario me diese para dos días la ración, que lo había menester y, vendiendo el vestido negro, habiendo comprado en la calle de las Postas un calzón y capote pardo sin aforro y unas polainas y una mala espada, con mis alforjas y montera salí una noche al anochecer de Madrid, camino de Alicante, y esto era por enero. Quien ha caminado aquellos caminos en tal tiempo, me tendrá lástima.
Amanecí en la Barca de Bayona y caminé por esa Mancha arriba; llegué a Albacete, de donde tomé el camino de Alicante, que llegué en cuatro días, y aquí tomé lengua dónde estaba el tercio de la Armada, porque estaban todos los tercios de Italia y Armada en aquel reino de Valencia, donde estaban muchos soldados de mi compañía cuando pasé por Hornachos, que como agregaron mi compañía cuando me reformaron en Lisboa, todas las que quedaron en pie las metieron en la Armada, en el tercio de ella. Supe cómo estaba este tercio en la Sierra de Cortes y en Laguar. Caminé hacia allá en el hábito que he dicho y buscando algunos soldados de los míos; tuve medio de irme cada día a ver entrar las compañías de guarda, donde hallé más de quince y entre ellos dos, que eran alféreces, vivos. Conteles mis trabajos a los alféreces, que se condolieron y llevaron a su posada, y diciendo que el comisario negaba no había estado en Hornachos, dijeron que mentía, que aun le daría señas de lo que almorzó aquella mañana y en qué posada. Hablamos a algunos de los soldados para que dijesen sus dichos y, teniéndolo prevenido, hice un memorial para el Auditor del tercio en que me convenía examinar ciertos testigos de cómo un Fulano había estado presente en una tierra o lugar que se llama Hornachos por tal tiempo, y que para cobrar cierta hacienda me importaba, le suplicaba y daba los nombres de los testigos.
Con esto examiné cinco testigos de cómo estaba el Comisario en Hornachos cuando la compañía estuvo allí. Después de hecho lo guardé y quise irme, pero estábamos de día en día para saquear los moriscos de aquella tierra y me aguardé algunos días y también por aguardar buen tiempo, que le hacía cruel.
Cuando me huí de Madrid me echaron menos a dos días y enviaron a buscarme por diferentes partes y asimismo me pregonaron en Madrid, llamándome a pregones, con lo cual, como no respondí, ni se sabía dónde estaba, aunque tuvieron noticia que había huido hacia Valencia, por algunas señas que tuvieron de mí. Con que el Comisario comenzó a pedir que le soltasen, porque todo lo que yo había dicho era mentira y que me había vuelto a buscar los moriscos para meterme entre ellos. Tenía dinero y los dos grandes señores que le ayudaban y así no hubo dificultad en soltarle, aunque el Alcalde no creía de mí cosa mala, y más que se había hecho secretamente una plena información hasta dentro del cuarto grado, para saber si tenía alguna raza de moro o judío. Y digo esto porque después me dijo el secretario Piña «Si vuesa merced tuviera lo que costó de hacer pesquisa e información de su nacimiento, padres y abuelos paternos y maternos, había para pasar algunos días. Y fue vuesa merced venturoso en que no hallasen cosa de lo dicho, porque es cierto le hubieran ahorcado». El buen Comisario andaba fuera de la cárcel y la sentencia de los moriscos se iba fulminando (el echarlos de España) y a mí buscándome. Cuando de allí a pocos días, en un saquillo que hubo de unos moriscos en la Sierra de Laguar, me tocó un macho bizarro o mulo de arriero, con que tomé el camino de Albacete y un pasaporte del Sargento Mayor del tercio, cómo no tenía plaza y aquel mulo lo había ganado y era mío, con sus señas. Entré en Albacete y vendí el mulo, que me dieron por él treinta y seis ducados y valía ciento.
Vuelta a Madrid de Valencia
Caminé a Madrid y antes de llegar una legua, en Vallecas, hice un pliego de cartas intitulado: «Al Rey Nuestro Señor, en manos del Secretario Andrés de Prada». Y con mis alforjas, como correo, entré en Madrid al anochecer. Fuime derecho en casa del señor conde de Salazar y hablé con su secretario, Medina, y conociéndome dijo que me fuese con Dios, que si me cogían me habían de ahorcar mañana. Repliquele, y él en que me fuese; llamé un paje y dije: «Vuesa merced diga al Conde que está aquí un correo que viene del ejército de Valencia».
Mandome entrar al punto, y como me conoció miró a un lado y a otro si había gente, me pareció, para prenderme. Yo le dije: «Señor, yo soy el alférez Contreras, que por la reputación me ha obligado a venir así (venía con el lodo a media pierna), y para que vea Vuestra Señoría, aquí traigo información bastante cómo el Comisario estuvo en Hornachos, que por irla [a] hacer donde había soldados de la compañía me fui sin licencia. Ahora Vuestra Señoría mande lo que fuere servido». Entonces dijo: «Por este hábito que siempre tuve buen concepto de Contreras. Vaya en casa de Melchor de Molina, el fiscal, y cuénteselo luego y veámonos mañana».
Yo fui en casa de Melchor de Molina, el fiscal, y me dijeron que estaba acostado, con que me determiné a ir en casa de una mujer conocida, y llamando a la puerta me respondió una moza que tenía y abrió, y como me conoció dijo a voces, como espantada: «¡Ay, señora, que es el alférez!» Entré con la figura que he dicho, que era dificultoso el conocerme y dije: «¿De qué se alborotan?» Dijo la mujer: «Está loco en venir a Madrid, que no tardarán tanto en cogerlo como en ahorcarlo; ¡por las llagas de Dios se vaya a una iglesia!» Dije: «Isabelilla, toma; ve en casa del embajador de Inglaterra y trae una empanada de lo que hallares y vino, que estoy muerto de hambre, y si me han de ahorcar, deja que muera harto». La moza fue y vino en el aire y trajo la empanada y vino; y dije al ama: «Siéntese y cene». Dijo que había cenado y yo comencé a cenar y, acabado, hice que me lavaran los pies con un poco de vino y me acosté. Dormí, que venía cansado, y por presto que madrugué ya estaba fuera el fiscal. Dijéronme que había ido a misa a la Compañía y fui allá, y al salir de la iglesia hablele y dije cómo traía información y que el Conde me había dicho se la llevase y que se verían en Palacio. Tomó la información, doliéndose de verme, y dijo le aguardase en su casa. Yo lo hice como lo mandó.
La criada de la señora donde había cenado era amiga de un corchete y avisole por la mañana mientras fui en casa del fiscal, que yo mismo había dicho iba allá por la mañana cuando salí, y éste avisó a su amo, que era un alguacil de Corte que se llamaba Artiaga, y aprestándose con otros corchetes fueron a aguardarme cuando saliese de allí. Aguardé hasta mediodía, que vino el fiscal, y apeándose del coche me vio y dijo: «Venga vuesa merced, que Su Majestad le ha de hacer mucha merced», y esto asido de la mano. Los que venían con él se espantaron ver un hombre que parecía correo de a pie y menos, hacer tantos cumplimientos.
Entramos en el estudio y sentámonos y comenzó a engrandecer mi valor y dijo: «Vuesa merced vaya en casa del Conde, que ya hemos estado en Palacio juntos y se ha tomado resolución con vuesa merced». Yo salí de la casa cuando cargó el alguacil con sus corchetes sobre mí: «¡Favor al Rey!» Yo metí mano a la herruza y comencé a jugar, pareciéndome que era trampa lo del fiscal, que no dejaba llegar a mí a nadie. Avisaron al fiscal que salió a la puerta diciendo: «¡Picaros, ladrones! ¿Qué hacéis? ¿Sabéis quién es ese que va vestido de correo? ¡Por vida del Rey que os haga echar en una galera! ¿No bastaba que salía de mi casa?» Con lo cual quedó el alguacil aturdido y yo, envainando mi espadilla, me fui en casa del Conde, con más de cien personas detrás y delante. Aguardé que viniera, y aún no se había ido la gente de la puerta cuando llegó y me dijo: «Suba acá, señor alférez». Seguile y estando arriba me dijo: «Vuesa merced ha cumplido como muy hombre de bien. Esto está acabado; mire para dónde quiere una compañía y se le dará el despacho».
Yo le besé la mano por ello y dije: «Señor, ya que ha de ser, sea para Flandes». Y entonces me dio un billete para el secretario Prada y más trescientos reales en piezas de a dos, con que fui en casa del Secretario y di el billete y él me dio un pliego que hizo para el Rey, que estaba en el Pardo. Fuime al Pardo y entregué el pliego al secretario Veloque y dijo que volviese a la tarde, a boca de noche al escritorio. Y volviendo me dio un pliego para el mismo secretario Prada y mil reales en piezas de a cuatro. Tomé lo uno y lo otro y vine a Madrid y entregué el pliego; y había en él una cédula para Flandes de doce escudos de ventaja y una carta para el Archiduque en que mandaba el Rey me diese una compañía de infantería. Con lo cual me vestí a lo soldado y tomé la derrota para Agreda, donde era ermitaño, pidiendo a mi madre su bendición y dejándola algún socorrillo del que me habían hecho a mí. El comisario, como tenía dineros y tan buenos ángeles de guarda, y estaba ya suelto en fiado, y la sentencia dada contra los moriscos que los echasen de España, le dieron un destierro que le debió de durar poco, porque le vi en la Corte de allí a cuatro años, poco más.

Alonso de Contreras. Discurso de mi Vida. CAPÍTULO IX.

Sitio_de_Ostende
Cómo me fui a España y en ella me levantaron era
rey de los moriscos, donde tuve mucho trabajo
FUIME a España y a la Corte a tratar de mis pretensiones. Metíéronme en relación de capitanes y vacando la Sargentía Mayor de Cerdeña, me la dieron, habiéndome consultado el Consejo en ella. Y queriéndomela barajar don Rodrigo Calderón, que esté en el cielo, para un hermano de un criado suyo, hizo que me pusiesen en la patente «a beneplácito del Gobernador o Capitán General», cosa jamás vista. Hablé al secretario Gasol sobre ello y encogiose de hombros. Tomé una mula y fuime al Escorial a hablar al Rey don Felipe Tercero, que esté en el cielo, y remitiome a don Rodrigo Calderón, que entonces no era más el año 1608. Yo respondí al Rey: «Señor, don Rodrigo es el que ha hecho poner en la patente el con qué». Díjome, casi enojado: «Yo os haré despachar». Fui a hablar a don Rodrigo y sabía ya cuanto había pasado con el Rey, con que me dijo: «¿Cómo sabe que yo he mandado poner en la patente el con qué? ¡Vaya, vaya!»
Herida al escribano en El Escorial
Salí de allí, y de allí a una hora llegaron a mí dos hombres y dijeron: «Venga vuesa merced con nosotros». Pareciome imperio de justicia, aunque no traí[n] vara, y como yo había tenido con el Rey y don Rodrigo lo dicho, acabé de creer era justicia, y pensé bien. Lleváronme en medio, en conversación, preguntándome mis pretensiones, con que llegamos abajo, al lugar, y yo pensando me metieran en la cárcel, pasamos por junto a ella, que está en el camino, y Saliendo del lugar, como dos tiros de mosquete, el uno que iba a mi lado derecho, puso la mano detrás por debajo de la capa, a quien yo miraba más a las manos que a la cara y al punto saqué la espada y di tan gran cuchillada en la cabeza que cayó en el suelo con las escribanías en la mano, que si no se las veo le asegundo. El otro, que era el alguacil, metió mano al punto y, tirándome afuera, hice una raya en el suelo con la espada y dije: «No me pase de ahí nadie, que lo haré pedazos». El alguacil tomó la sangre con unos pañizuelos y de aquella manera me notificaron no entrase en El Escorial, sin licencia del Rey, pena de la vida. Yo dije: «Y mi mula que está en el mesón, ¿tampoco no puedo ir por ella?» Dijeron: «No, que se la enviaremos». Y a toda prisa se fueron a curar el escribano y a dar cuenta al que se lo había mandado. Dicen que se rio mucho en la comida del Rey. Trájome un labrador mi mula y púseme a caballo camino de Madrid y en las siete leguas entré en cuenta conmigo y me resolví el irme a servir al desierto a Dios y no más Corte ni Palacio. Entré en Madrid y fuime a mi posada, donde perseveré en mi propósito y traté de mi viaje, que fue el irme a Moncayo y fabricar una ermita en aquella montaña y acabar en ella.
Ermitaño
Compré los instrumentos para un ermitaño: cilicio y disciplinas y sayal de que hacer un saco, un reloj de sol, muchos libros de penitencia, simientes y una calavera y un azadoncito. Metí todo esto en una maleta grande y tomé dos mulas y un mozo para mi viaje, sin decir a nadie dónde iba. Despedí un criado que tenía, recibí la bendición de mi madre, que pensó iba a servir mi Sargentía Mayor, y muchos lo pensaron cuando me vieron pasar por San Felipe, camino de Alcalá y Zaragoza.
Llegué al puerto de Arcos, donde se registra, y queriendo que abriese la maleta, como la vieron grande, dije: «Suplico a vuesas mercedes no la abran, que no hay cosa de registro, ¿qué quieren que tenga un soldado que viene de la Corte?» Ellos quisieron abrirla y, comenzando, sacaron los instrumentos dichos, que se quedaron espantados y dijeron: «Señor, ¿dónde va con esto?» Dije: «A servir otro poco a otro rey, que estoy cansado». Y como veían que iba bien tratado, les movió a lástima y, en particular, el mozo de mulas, que lloraba como una criatura. Fuimos de allí adelante tratando los dos de mi retirada, hasta que llegamos a Calatayud, que había unos caballeros de Malta, mis conocidos, a quien pedí algunas cartas de favor en que me acreditasen para el obispo de Tarazona, que Moncayo está en su dióces[is]. Predicáronme no tomase tan fuerte resolución, porque sabían quién yo era, y no pudiéndome sacar de mi intento, me dieron cartas de mucho crédito y aún suplicaban al Obispo que me lo quitase de la cabeza. Era obispo un fraile jerónimo que había sido confesor del rey Felipe Segundo.
Llegué a Tarazona, fuime a una posada, despedí mi mozo y mulas, que no se quería ir (tanto amor me había cobrado), y de allí a dos días fui a ver el Obispo y di las cartas. Mandó que me quedase a comer con él y, sobremesa, me hizo un sermoncito, poniéndome por delante mil inconvenientes y la mocedad; yo siempre en mi propósito. Estuve en su casa ocho días regalado y siempre con sermones, hasta que vio no tenía remedio, con lo cual me dio cartas para su Vicario, que estaba en Agreda, que está a la halda de Moncayo. Llegué, di mis cartas al Vicario, que se espantó de mi resolución y dijo que cuando quisiese podía comenzar.
Estaba por Corregidor un grande amigo mío en esta ciudad, de Madrid, que se llama don Diego Castellanos de Maudes, que, como me vio, me llevó a su casa y tuvo unos días, que casi me hubiera quitado el pensamiento. Y como supieron en la ciudad mi intento y que el Corregidor me abonaba, que era hombre que había estado en tantas ocasiones, gané las voluntades de todos. Con que, vista mi perseverancia, ayudaron a fabricar mi ermita, que fue poco más de media legua de la ciudad, en la halda de la montaña.
Compúsela de algunas cosillas, con la imagen de Nuestra Señora de la Gracia, de bulto. E hice una confesión general en un convento de San Diego, de frailes franciscos descalzos, que está fuera de la ciudad, en el camino de mi ermita, que el día que me vestí de ermitaño y descalzo fue el Vicario y la bendijo y dijo misa; y estuvo el Corregidor y muchos caballeros que, acabado, se fueron y me quedé solo, tratando de repartir el tiempo en cosas saludables al alma. Púseme el saco de la color de San Francisco y, descalzo de pie y pierna, venía todos los días a oír misa al convento, donde tenía batería de los frailes fuese uno de ellos; yo no quería.
Los sábados entraba en la ciudad y pedía limosna. No tomaba dinero más de aceite, pan y ajos con que me sustentaba, comiendo tres veces a la semana una mazamorra con ajos y pan y aceite, cocido todo, y los demás días pan y agua y muchas yerbas que hay en aquella montaña. Confesábame cada domingo y comulgaba. Llamábame fray Alonso de la Madre de Dios. Y algunos días me hacían comer los frailes con ellos, con intención que me metiese fraile, y como vieron que no había remedio me pusieron pleito para que me quitase el hábito o saco que traía de su Orden. Salieron con ello y hube de mudar traje, que me pesó harto, tomando la color de los frailes vitorios, que creo si los hubiera allí fuera lo mismo: tanta gana tenían de meterme en su religión. Yo pasé cerca de siete meses en esta vida, sin que se me sintiese cosa mala, y estaba más contento que una pascua y prometo que si no me hubieran sacado de allí, como me sacaron, y hubiera durado hasta hoy, que estuviera harto de hacer milagros.
Volvamos atrás, cuando pasé por Hornachos, que había pasado tiempo de cinco años, del año 1603 al de 1608, que era cuando estaba en la ermita o me f[u]i a ella. Hubo en España algunas premisas que los moriscos se querían levantar, y habiendo ido el alcalde Madera, que lo era de Casa y Corte, a Hornachos a hacer unas averiguaciones graves, quizá contra el rebelión que dicen se conjuraban los moriscos, estaba en dicho lugar con su corte, en el cual mandó ahorcar seis moriscos. El porqué no lo sé, más de que habiendo venido del lugar de Guareña a Hornachos unos labradores a vender algo, vieron ahorcados los moriscos, con lo cual dijeron: «No sin causa aquellos soldados que pasaron por nuestra tierra los años atrás decían tenían éstos una cueva de armas escondidas».
No faltó quien lo oyó y avisó al Alcalde, que mandó prenderlos, y tomada su confesión, dijeron que una compañía de soldados que había pasado por su tierra los años atrás, en una pendencia que hubo con la gente del lugar, decían los soldados: «¡Ah, cuerpo de Dios, si nos hubieran armado de las armas que hallaron escondidas en la cueva de Hornachos!»
Preguntáronlos quién era el capitán. Dijeron que no lo sabían, con que despachó al lugar a ver si lo podía saber. Y como en todos los lugares, antes de alojar, se echa un bando en nombre del capitán, halláronlo con facilidad. Sabido el nombre del capitán, que a la sazón estaba en Nápoles, hallaron testigos en el lugar como decían: «El alférez tuvo la culpa, que, pues las halló sin decir a nadie nada, las había de repartir entre nosotros». Con lo cual procuró saber quién era el alférez. No lo supieron decir y así se envió a la Corte a saber quién era el alférez del capitán don Pedro Jaraba del Castillo en la leva del año 1603 y con facilidad supieron era yo.
Buscándome, a[l]canzaron a saber cómo estaba en Moncayo hecho ermitaño y había dejado de ir a servir la plaza de Sargento Mayor de Cerdeña, porque había escrito de la ermita a mi madre y a unos oficiales de la Secretaría de Estado, mis amigos, que entonces la tenía el señor Andrés de Prada, el viejo, que me hacía mucha merced. Con lo cual despacharon una cédula real para que me fuesen a prender, pareciéndoles que, pues había topado aquellas armas y de ellas no se había tenido noticias hasta entonces, y que en tiempo que los moriscos trataban de levantarse y no quisiese yo haber ido a ejercer a Cerdeña mi oficio, sino retirádome el hábito de ermitaño a Moncayo, que es lo más fuerte de España y se comunica con Aragón y Castilla, siendo la raya de lo uno y lo otro, les dio a imaginar que yo sería el rey de aquellos moriscos, no sabiendo lo que me obligó el retirarme.
8308890363809832
Prisión siendo ermitaño
Llegó el que traía la comisión, que se llamaba Fulano Llerena, Alguacil de Corte, y presentola de secreto al Corregidor de Agreda. Y, convocando mucha gente armada, fueron a mi ermita; y como no era camino real, ni otro, el de la ermita, yo me espanté de ver venir tanta gente junta y armada. Imaginé era alguna compañía de soldados bisoños que pasaban a Aragón, pero viéndolos encaminar a la ermita, no sabía qué decirme. Más de que llegaron con tanta prevención, como si fuera un castillo lo que habían de ganar, y llegándose a mí, que estaba con un rosario en la mano y un cayado en la otra, me agarraron y prendieron y al punto me ataron las manos atrás y pusieron un par de grillos en los pies, con el mayor contento, como si hubieran ganado una ciudad muy fuerte y, poniéndome encima de un pollino, asentado y atado, comenzaron a caminar la vuelta de la ciudad. Yo oía decir «Este es el rey de los moriscos; miren con la devoción que andaba en la tierra». Otros decían mil disparates, con que llegamos a do había salido todo el lugar a verme y a unos hacía lástima y a otros daba qué decir. Metiéronme en la cárcel con gran guarda, donde estuve aquella noche encomendándome a Dios y haciendo examen de mi vida, por qué podían haberme preso con tanto cuidado y cédula del Rey. No podía saber qué fuese, porque hacía mil juicios.
Otro día rogué me llamasen al Corregidor; vino y preguntele me dijese si sabía la causa de mi prisión. Respondiome que creía era tocante a los moriscos, con lo cual imaginé si era por las armas que topé en Hornachos, que luego se me vino a la memoria y dije: «Si es por las armas que topé en Hornachos ¿para qué me prendían con tanta cautela?, que preguntándomelo, lo diría». El Corregidor se espantó y llamó al punto al tal Llerena y se lo dijo, de que daba saltos de contento y mandó que me quitasen las prisiones de las manos que me atormentaban. Dábanme de comer con regalo y, como estaba enseñado a comer yerbas, me hinché luego que pensaron me moría y pensaron era veneno. Llamaron los médicos, curáronme y luego conocieron lo que era, que fue fácil de sanar. Caminamos a Madrid y en el camino fui regalado, pero con mis prisiones y doce hombres de guarda con escopetas. Llegamos a Madrid y me llevaron a apear a la calle de las Fuentes, en casa del alcalde Madera, que había venido de Hornachos.
Apeado, mandome quitar las prisiones y metió en una sala, donde quedamos solos, y comenzándome con amor a preguntar la causa de haberme retirado, le dije lo que ya tengo escrito atrás. Pasó adelante y díjome si había estado en Hornachos alguna vez. Respondile: «Señor, si es por las armas que topé en un silo allí, pasando con mi compañía habrá cinco años, no se canse vuesa merced; que, yo se lo diré cómo pasó». Levantose y abrazome, diciendo que yo era ángel, que no era hombre, pues había querido Dios guardarme para luz del mal intento que tenían los moriscos, y comencé a contárselo como está dicho. Mandó que me llevasen en casa de un Alguacil de Corte que se llamaba Alonso Ronquillo, con seis guardas de vista pero sin prisiones con orden me regalasen y que a la comida y cena estuviese un médico a la mesa, el cual no me dejaba comer ni beber a mi gusto, sino al suyo; por lo cual veo que come mejor un oficial que un gran señor.
Pasose cuatro días que no me dejaron escribir ni enviar recado a nadie de mis conocidos y madre. Y al cabo de ellos vino el mismo Alcalde con un Secretario del Crimen, que se llamaba Juan de Piña, y me tomó la confesión de verbo a verbo, en la cual no quiso que me llamase fray Alonso de la Madre de Dios, sino el sargento mayor Alonso de Contreras y así me hizo firmar.
De allí a quince días, que ya yo comunicaba con mi madre y amigos, aunque siempre con guardas de vista, pero no con médico a la mesa, llegó una noche el alguacil Ronquillo, a medianoche, vestido de camino y con pistolas en la cinta, con otros seis de la misma manera, y entró en el aposento y dijo: «Ah, señor sargento mayor, vístase vuesa merced que tenemos que hacer». Yo, como le vi de aquella manera, dije: «¿Qué, señor?» «Que se vista, que tenemos que hacer». Yo tenía poco que vestir más que echarme encima un saco; y hécholo, le dije: «¿Dónde va vuesa merced?» Respondió: «A lo que ordena el Consejo».
Entonces yo respondí: «Pues sírvase vuesa merced de enviar a llamar a San Ginés quien me confiese, que no he de salir de aquí menos que confesado». Entonces tornó y dijo: «Es tarde. Vamos, que no es menester». Y por el mismo caso más temí lo que tenía en mi imaginación; que era el llevarme a dar algún garrote fuera del lugar.

CONTINUARÁ…

Alonso de Contreras. Discurso de mi vida. CAPÍTULO VIII.

Maurits_(1567-1625),_prins_van_Oranje,_in_de_slag_bij_Nieuwpoort_(1600)
En que se cuenta la pérdida del señorAdelantado de Castilla en La Mahometa, donde yo estuve una jornada para Berbería
Ordenose en las galeras de Sicilia y Malta, cuatro de Malta y seis de Sicilia, a cargo del Adelantado de Castilla, que era general de aquella escuadra y le costó la vida en esta forma. Partimos para Berbería diez galeras, como tengo dicho, y a las de Sicilia mandó el Adelantado que dejásemos las cajas de los coseletes en Mesina por ir más ligeras. Llegamos a una isla que está ocho millas de tierra firme de Berbería; llámase el Cínbano, donde se hizo Consejo de Guerra y salió resuelto echásemos gente en tierra en una ciudad que se llama La Mahometa, que los años atrás habíamos tomado con las galeras de Malta. Llegamos a dos leguas de la ciudad, víspera de Nuestra Señora de Agosto, 1605, al amanecer.
Echamos la gente en tierra para ir marchando por unos arenales que hay hasta la ciudad, donde llegamos el sol salido más de un hora, a buena vista. Fui uno de los alféreces reformados que llevaba las escalas a cuestas, que eran siete. Hízose un escuadrón de quinientos hombres, todos españoles, con chuzos y arcabuceros, pero sin coseletes. Arrimamos las escalas con el valor que semejante gente tiene, españoles y caballeros de Malta, y por las escalas subimos, cayendo unos y subiendo otros; en suma, se ganó la muralla y degollamos la guarnición de los revellines, en que se hicieron fuertes algunos de los genízaros que estaban allí de presidio.
Abriose la puerta, por donde entró toda la gente, excepto la del escuadrón que estaba fuera, que debió de ser otros setecientos hombres, y prometo que no cabíamos en las calles, que son tan angostas como caña y media, que son tres varas. Cogiéronse algunos moros y moras, aunque pocos, por haberse escondido en los silos que tiene cada casa. Había en la tierra algún trigo que quiso embarcar el Adelantado y aun lo mandó. Fuera había unas huertas con sus norias, donde había algunos moros y algunos caballos, que no llegaban a quince y los de a pie a ciento, los cuales estaban a raya con el escuadroncillo. Las escalas no se habían quitado de la muralla, que fue la total ruina. Y al cabo de un rato se tocó la trompeta a recoger, sin saber quién se lo hubiese mandado. Con lo cual comenzó cada uno a cargar con los malos trapos que había buscado y se iban a embarcar a las galeras, que habían venido a la tierra muy cerca, a tiro de cañón. La gente se comenzó a embarcar sin más orden. Cuando se lo dijeron al Adelantado, dijo quién lo había mandado; no se halló quién. Y sin poderlos detener pasaron adelante con su viaje, tanto que el escuadrón hizo lo mismo; viendo que todos se iban a embarcar se deshizo sin saber quién lo mandase y corriendo a la marina sin haber alma que fuese tras ellos, con que vinimos a hallarnos a la lengua del agua casi todos los mil doscientos hombres.
Con que los moros que estaban en las huertas subieron por las escalas nuestras, que estaban en uno de los cuatro lienzos que tenía la tierra, sin ver la puerta (que estaba en otro) ya abierta. Comenzaron a salir de los silos los moros escondidos y de la muralla nos acribillaban con la artillería, que aun no fuimos para desencabalgarla o clavarla. Pero si tenía Dios dispuesto lo que nos sucedió, ¿cómo habíamos de tener juicio, pues nos lo quitó a todos este día?
En este punto se levantó tan gran borrasca que se pensaron perder las galeras, y era contraria, que venía de la mar. La gente de a caballo que estaba en las huertas con algunos de a pie, rompió con los que estábamos a la marina, e hicieron tan gran matanza que es increíble, sin haber hombre de nosotros que hiciese resistencia, siendo los nuestros casi toda la gente dicha, y ellos no llegaban a ciento y sin bocas de fuego, sólo con lanzas y alfanges y porras de madera cortas. ¡Miren si fue milagro conocido y castigo que nos tenía guardado Dios por su justo juicio! Toda esta gente que estábamos en la marina, unos se echaron al agua y otros a la tierra, de ellos mismos huyendo, tanto que vi un esquife encallado en el seco con más de treinta personas dentro, que les parecía estaban seguros por estar dentro el esquife, sin mirar que estaban encallados y que era imposible el desencallarse con tanta gente, y aun sin nadie dentro. Ahogose mucha gente, que no sabían nadar, y yo me había metido en el agua vestido como estaba, adonde me daba poco más de la cintura y tenía encima una jacerina que me había prestado el cómitre de mi galera, que valía cincuenta escudos, con que se armaba en Sicilia cuando iba a reñir.
Pesaba más de veinte libras y pude desnudarme y quitármela e irme a nado a galera, que hacía fortuna porque nado como un pescado, pero estaba tan fuera de mí que no me acordaba y estaba embelesado mirando cómo seis morillos estaban degollando los que estaban en el esquife sin que ninguno se defendiese, y después que lo hubieron hecho, los echaron a la mar y se metieron en el esquife, desencallándole, con que fueron matando a todos los que estaban en el agua e iban nadando, sin querer tomar ninguno a vida. La tierra no dejaba de tirar artillería y escopetazos con que hacían gran daño. De las galeras habían señalado marineros en los esquifes para recoger la gente que pudiesen y no osaban llegar porque, como la borrasca era de fuera, temían no encallar en el bajo y perderse en uno de éstos. Venía por cabo el dueño de la jacerina y conociome en una montera morada que tenía con unas trencillas de oro y en la ropilla que era morada y, dándome voces que me arrojase, que ellos me recogerían afuera, lo hice sin quitarme nada de encima. ¡Disparate grande! Nadé como veinte pasos y me ahogaba con el peso y la gran borrasca que había; el cómitre, por no perder su jacerina, embistió conmigo y cogiome de un brazo y metiome dentro con harta agua que había bebido. Y otro pobre soldado que, medio ahogado, agarró del esquife y lo remolcaba a tierra con la mar, hasta que le cortaron la mano porque le soltase, con que se ahogó, que me hizo harta lástima, pero todo fue menester para salvar el esquife. Llevome a galera, donde, los pies arriba y la cabeza abajo, vomité el agua bebida.
Muerte del Adelantado de Castilla en La Mahometa
1605 El Adelantado, viendo esta desdicha, fuese a embarcar a su faluga que tenía. Y un capitán de infantería, camarada suya, dentro de guarda, como vio la gran desorden y la borrasca se fue a galera. Dicen que le llamaba a voces el Adelantado por su nombre, apellidándole camarada, que el nombre no digo por su infamia que hizo, y sin volver a tierra se fue y dejó al buen señor donde se ahogó queriendo nadar, y el esquife de la capitana lo embarcó, que lo conoció; pero cuando lo hizo ya estaba ahogado. Trajéronlo a la capitana. Yo le vi tendido encima de una mala alfombra en la popa de la capitana de Sicilia, con el vestido como estaba en tierra, sin herida ninguna, sólo la cara denegrida y acardenalada, que consideré qué cosa sea el ser gran señor o pobre soldado, que aun el ser general no le bastó para salvarse en aquella ocasión donde se salvaron otros, aunque pocos; que de toda la infantería del tercio de Sicilia que venía embarcada no quedaron más de setenta y dos, siendo más de ochocientos los que veníamos embarcados.
De las cuatro galeras de Malta pereció a este respecto también, que no supe el número. Vi al Adelantado, como he dicho, porque en mi galera no había oficial de la compañía ni soldados más de seis conmigo y díjome el capitán de la galera que fuese a las demás, a ver si topaba algún soldado de los nuestros que se hubiese salvado en alguna de las otras galeras. Tomé el esquife, que había querido Dios aplacar su ira con tantas muertes y con la del Adelantado, porque estaba la mar como una leche blanca, no habiendo habido de tiempo en ganar la tierra y perderla y la borrasca tres horas cabales. Llegué a la capitana y no hallé soldado ninguno más que el alférez, que todos saltaron en tierra sin banderas. Y entonces vi al Adelantado, como he dicho. Volvime a mi galera, que iba zarpando, y es de considerar que en este poco tiempo estaba también la marina como si no hubiera habido allí aquella gran matanza. No quisieron tomar vivo ningún cristiano, que todos los mataron, si no fueron algunos que se escondieron en unas tinajas grandes como en las que echan vino en España, que se hacen allí, y había muchas arrimadas a una puerta falsa de la tierra; pero no fueron treinta éstos.
Al Maestre de Campo nuestro, que era un caballero del Hábito de Calatrava, que llamaban don Andrés de Silva, le cogieron vivo y, sobre quien le había de llevar, le cortaron por medio, vivo, para dar a cada uno la mitad, que fue lástima cuando lo oímos decir. A los muertos cortaron las cabezas y quemaron los cuerpos y a los que cogieron vivos les pusieron a cada uno una sarta de cabezas y una media pica en la mano con otra cabeza hincada en la punta, y de esta manera entraron en Túnez triunfando. Este fin tuvo aquella desdichada jornada.
Partimos para Sicilia y en el camino se apartaron las galeras de Malta para Malta, que estaban cerca. Nosotros llegamos a Palermo con los fanales de las galeras cubiertos de luto y las tiendas hechas, con ser por agosto, bogando sin concierto, que ponía dolor a quien lo veía, y más viniendo tantas barcas a preguntar, quién por su marido, y por hijo, y por camarada y amigos, y era fuerza responder «Son muertos»; porque era verdad que los alaridos de las mujeres hacían llorar los remos de las galeras.
Sacaron de noche el cuerpo del Adelantado y llevaron a una iglesia con muchas hachas, que no me acuerdo cómo se llamaba la iglesia, y dejaron depositado hasta llevarlo a España. Al capitán que le llevó la faluga al Adelantado hicieron proceso, y un hermano suyo, que estaba en Palermo en puesto grande, viendo que le habían de dar muerte infame por lo escrito, le dio una noche veneno y amaneció muerto, hinchado como una bota. Ya he dicho que no digo su nombre, porque era muy conocido.
Casamiento
Rehízose mi compañía y enviáronme alojar a Monreal, legua y media de Palermo, y estábalo yo en casa de un hornero o panadero que tenía una jaquilla de portante y gorda. Prestábamela todos los días e iba a Palermo y volvíame a Monreal. Estaba yo entonces buen mocetón y galán que daba envidia. En la calle por donde entraba de
Monreal vivía una señora española, natural de Madrid, viuda de un oidor con quien vino casada. Era hermosa y no pobre, y siempre que pasaba por allí la veía en la ventana, que me parecía estaba con cuidado. Supe quién era y envié un recado: que yo era de Madrid, que si a su merced la podía servir en algo, que me lo mandase, que más obligación tenía yo, por ser de su tierra, que no otros. Agradeciómelo y dio licencia que la visitase; hícelo con mucho cumplimiento y regalábala con frutas de Monreal,  que son las mejores del reino.
De lance en lance tratamos de amor y de matrimonio, aunque diferente estado el haberle tenido con un letrado y oidor, con fausto, o con un soldado que no tenía más que cuatro galillas y doce escudos de paga, aunque era alférez reformado. Venimos a tratar de veras el casamiento entre los dos y dije: «Señora, yo no podré sustentar coche ni tantos criados como tiene vuesa merced, aunque merece mucho más». Dijo que no importaba, que se contentaría con una silla y dos criadas y dos criados. Con lo cual pedimos licencia al arzobispo para casamos en una ermita y nos la dio, que esto se hizo con secreto, de que le pesó al duque de Feria cuando lo supo, porque la tenía por encomendada del duque de Arcos.
Estuvimos casados con mucho gusto más de año y medio, queriéndonos el uno al otro. Y cierto que era tanto el respeto que la tenía que, a veces, fuera de casa, no me quería cubrir la cabeza delante de ella; tanto la estimaba, en suma. Yo tenía un amigo que le hubiera fiado el alma;entraba en mi casa como yo mismo y fue tan ruin que, no mirando a la gran amistad que había entre los dos, comenzó a poner los ojos en mi mujer, que yo tanto amaba y, aunque yo veía algunas cosas de más cuidado en el hombre de lo ordinario, no pensé en tal cosa, hasta que un pajecillo que tenía me dijo: «Señor, ¿en España los parientes besan a las mujeres de los otros parientes?» Dije: «¿Por qué lo dices?» Respondió: «Porque Fulano besa a la señora y le mostró las ligas». Dije yo: «En España se usa, que si no, no lo hiciera Fulano (que no quiero nombrarle por su nombre a ella ni a él), pero no lo digas a nadie más: si ves que lo hace otra vez, dímelo para que yo se lo diga». El chiquillo me lo dijo otra vez y, en suma, yo, que no dormía, procuré andar al descuido con cuidado, hasta que su fortuna los trajo a que los cogí juntos una mañana y se murieron. Téngalos Dios en el cielo si en aquel trance se arrepintieron. Las circunstancias son muchas y esto lo escribo de mala gana. Sólo diré que de cuanta hacienda había no tomé un dinero más de mis papeles de mis servicios, y la hacienda gozó un hijo del primer marido.

CONTINUARA…