Gómez Pérez das Mariñas Gobernador de Filipinas y Capitán General de Murcia.

GovDasmarinas-1024x757

Gobernador Das Mariñas

Gómez Pérez das Mariñas, natural de Betanzos de los Caballeros, era hijo de Fernán Díaz de Ribadeneira y de su segunda mujer doña Berenguela das Mariñas. Se casó dos veces, la primera, el 23 de junio de 1564, con doña María Sarmiento Ribadeneira, fallecida al mes de su matrimonio “desde bispera de San Joan asta bispera de Santiago del año de sesenta e quatro que la dicha dona Maria Sarmyento falesçio”, y la segunda con doña Ana de Sotomayor y Mendoza, con quien tuvo por hijos a don Luis, a doña Berenguela y a doña Gregoria, éstas últimas monjas profesas.
Nuestro personaje tomó posesión como corregidor de la ciudad de León el 30 de enero de 1579, urbanizándola con suma eficacia al disponer la construcción de fuentes, calzadas, y la fábrica de la Casa de las Carnicerías para el abasto de carnes, cuya traza se debe al arquitecto Juan del Ribero Rada, y en el que se conserva el escudo heráldico de Gómez Pérez y la leyenda que reza:
“Hízose este edificio, más las fuentes y calzadas de la ciudad, siendo Gobernador el muy ilustre Gómez Pérez das Mariñas. Año de 1581, el cual gobernó bien” En el año 1584, el rey Felipe II le nombra corregidor de las ciudades de Murcia, Lorca y Cartagena, por Real Título expedido en El Escorial el 27 de septiembre de 15842, y oficio del que tomaría posesión el 17 de noviembre del mismo año, prorrogado hasta el 1º de enero de 1587, en que accedió al cargo Don Pedro Zapata y Cárdenas, por Real Provisión dada en Madrid el 10 de diciembre de 1586, en cuya sesión se hizo constar: “E luego el dicho don Pedro Çapata tomo las varas del dicho Gomez Perez das Mariñas y de su Alcalde Mayor y alguaziles, aviendo antes y primeramente hecho la solenidad del Juramento acostumbrado”
Una vez efectuado el traspaso de poderes, y en la sesión del siguiente día 13, se aprueba la liquidación de “lo que se le deviere de su salario del tiempo que fue Corregidor”  En los libros de Consistorio se encuentra reflejada la actividad político-social desarrollada por Pérez das Mariñas en la ciudad de Murcia, desde su intervención en la fundación del convento de Nuestra Señora del Carmen mediante las pertinaces gestiones de Fray Diego de Castro, con “liçencia para poder fundar el convento de cuya fundación Vuestra Señoría tanto gusta”, hasta cumplimentar el alistamiento de moriscos “conforme a la pragmática de Su Magestad”, obras públicas, y cuanto pudiera redundar en beneficio de la república, a la que sirvió con la misma dedicación practicada en todos los cargos públicos por él desempeñados.
En el año 1589, el rey Felipe II le hizo merced del hábito de Santiago y le nombró Capitán General de las Islas Filipinas, para donde partió el 8 de junio de 1589, y llegó en mayo del siguiente año. En este viaje, le acompañaron su hijo don Luis das Mariñas, que había sido paje del rey Felipe II, y su sobrino don Fernando de Castro, el gran descubridor de las Indias Orientales.
Gómez Pérez demostró durante su mandato una gran capacidad como gobernante y diplomático, al fomentar el comercio con la China y establecer contactos con el Japón, de cuyo emperador recibió una nutrida embajada con cartas, credenciales y regalos que incorporó al bínculo de su casa para perpetuar tan memorable acontecimiento, citado en su testamento. En cuanto a Manila capital se refiere, de la que se tomó solemne posesión el 19 de mayo de 1571, la cerró de buenas murallas con un perímetro de 3.510 metros de circunferencia, seis grandes puertas, y dos postigos con puentes levadizos. Reforzó la fábrica del fuerte Santiago hasta convertirlo en defensa casi inexpugnable; dotó a la plaza de buena artillería y llenó la población de excelentes edificios, entre los que cabe destacar la construcción en cantería de la Catedral, y la iglesia de Santa Potenciana, patrona de la colonia desde la toma de posesión de la ciudad, por celebrar la iglesia su festividad en dicho día.
Sensible de la necesidad de evangelizar a los pueblos que gobernaba, dispuso la impresión
de un manual de “doctrina cristiana” en tagalo y en chino, como también dejó escritas unas
ordenanzas para el buen gobierno de la república.
El 19 de octubre de 1593 es asesinado a bordo del navío “La Capitana” por los bogadores
chinos del buque en que se dirigía a la conquista de las Molucas.
Le sucede en el gobierno de las Filipinas su hijo don Luis das Mariñas, que desgraciadamente habría de fallecer en similares circunstancias. Entre los personajes que se citan en el testamento que presentamos, figura Francisco de Montalbo, su Alguacil Mayor de Murcia, y el letrado Andrés de Palacio, “su lizenciado en corte de Su Magestad”, a quienes dejó por fiadores en dos litigios pendientes de sentencia, al tener que ausentarse para hacerse cargo del gobierno de las Filipinas.
Entre los testigos de la entrega en depósito de su testamento a Jerónimo de Mesa, escribano de Manila, aparecen citados dos de sus más estrechos colaboradores, el licenciado Gonzalo de Hermida, que era “Alcalde Mayor de Manila”, y Juan de Cuéllar, “Secretario del Gobernador de las Filipinas”, que curiosamente habría de ser secuestrado por los chinos cuando acompañaba a don Luis das Mariñas en su expedición, y datos obtenidos de otros documentos de la época que hemos investigado con anterioridad, en los que igualmente figura el Capitán Gómez de Machuca como “tessorero de las Filipinas”.
En la documentación post-mortem de Gómez Pérez das Mariñas y de nuestro antepasado don Lope de Andrade, contemporáneos dirigentes en aquellas alejadas tierras, figuran una serie de personas que permiten componer el cuadro de los personajes con oficios relevantes en “en la muy noble e sienpre leal çiudad de Manila de las Islas Felipinas del Poniente”:
Escribanos
“Gabriel de Quintanilla, escrivano publico de Manila”.
“Juan Yanez, scrivano de Su Magestad”.
“Juan Gutierrez de Alcalá, escribano publico”.
“Gerónimo de Mesa, escribano publico”.
Militares
Capitán Juan de Laxara. Diego Núñez, soldado de su compañía, y el portugúes Bera,
sargento.
Capitán Francisco de Mercado.
Capitán Hernando Becerra Montanos.
Capitán Bernardo de Bergara.
Capitán Diego Jornado.
Capitán Agustín de Arelo.
Capitán Cristóbal de Azcueta.
Capitán Juan Suárez Gallinato.
Alférez Alonso de Biendegud.
Oficios
Ramos, barbero de Manila.
Rodrigo de Almonte, comerciante de telas.
Cristóbal Belasques y Juan López de León, este último maestre de la nao Santiago, y
“honbres platicos que benían en las naos de China”.
Otros
Fray Andrés de Talavera, “predicador de la Horden de San Francisco”.
Domingo Martín, “piloto portugues estante en Manila”.
Juan Martínez de Acebedo, “vecino de Manila”.
Hernán Gutierres de Céspedes, “difunto que murió en Manila”.
Francisco Giles.
Mayor de Ayllon.
Antonyo de Tapia.
Suero Díaz de Ribadeneira.
Carlos de Niebla.
Hernando Calzado.
Francisco de Estrada.
Domingo de Bera.
En Filipinas fundó la población de Pérez Dasmariñas, en la isla de Luzón, provincia de Cavite, a 24 km. de la capital provincial. En el pasado siglo se simplificó este topónimo, pasando a llamarse Dasmariñas, que en la actualidad cuenta con una población aproximada de 700.000 habitantes.
El hecho de que en Manila se conserve el nombre de una calle dedicada a tan ilustres brigantinos, debería de ser un estímulo para que la ciudad de Murcia se plantee la manera de agradecer el buen gobierno de este corregidor gallego del siglo XVI.

1592. Setiembre, 30. Manila.

Testamento de Gomez Pérez das Mariñas y Ribadeneira, Gobernador y Capitan General de
las Islas Filipinas, con anterioridad Corregidor de León y de Cartagena, como también Capitan General, Justicia Mayor y Adelantado de Murcia, “So cuya dispusición falleçió”.
(Archivo del Reino de Galicia. Real Audiencia. Legajo 26.657-15)
“En el nonbre de Dios Todo Poderoso, Padre, hijo y espíritu santo, tres perssonas y una exsençia Dibina, y de la gloriosysima sienpre birgen nuestra señora Santa Maria su bendita madre, y del bienabenturado apostol Santiago y todos los Santos e santas de la Corte Celestial, yo Gomez Perez das Mariñas, Caballero professo de la horden de Santiago, Gobernador e Capitan General que soi al presente por el Rey Don Phelipe nuestro Señor de las Yslas Felipinas, considerando como hes manyfiesto que en pena de la publica culpa le hestableze la muerte de los honbres y ninguna deuda ser mas natural que esta y la mas cierta que tenemos, pues Jesucristo nuestro senor Dios y honbre berdadero por Redimirnos la quiso rrescevir en el Santo arbol de la cruz e como por esto abemos de ser untados quando a El le plugiere y que ante su divina magestad sera cada uno juzgado segun sus obras porque solas estas hiran con nosotros y mirando quan malas an sido en quebrantamyento de sus Santos mandamyentos y de los de su yglesia católica e quan apartadas de la dotrina y exenplo de su santisima bida que el Evanxelio nos muestra sin aberle serbido los muchos e grandes benefiçios que del rreszibí no merescyendo el menor dellos, con mucha rrazon debo temer y perder los sentidos pensando en la estrecha quenta que me será demandada en el alto tribunal del más alto y supremo juiçio y sobre de todo a quien son manyfiestas todas las cosas mas ocultas de nuestros coraçones y quan mala la puede dar hesta anima que en my crio e por su santa pasion rredimio
creyendo que aunque mis culpas sean tan grandes su misiricordia hes ynfinyta y por ella bino a llamar y rredimir pecadores no permytir que se pierda su obra por mi maldad y deseando endereçarme al camyno verdadero y bida eterna que es el mysmo Dios nuestro señor y entendiendo que para ello hes cosa no solo conbenyente sino muy neszessaria disponer de lo que El en este mundo me encomendó, que fue muy mucho mas de lo que yo le meresci, y dexandolo en la horden de proceder e conçierto que pudiere así en la rrestitucion y satisfacion y paga de los cargos en que yo soy que por mi culpa no hes cunplido como debiera y en otras Obras Pias como en probecho y declarar la subcesion de mys hijos e hijas e casa y hacienda por hende ynbocando la gracia del Hespiritu Santo ago y hordeno este mi testamento y ultima boluntad, por el qual quiero que sepan todos los que lo bieren y oyeren, como yo estando sano
a Dios graçias de my cuerpo y de mi boluntad y libre entendimiento, creyendo como creo firmemente en la fee Católica y confesandola como la Santa yglesia catolica de Roma la tiene e confyessa predica y se contiene en el credo que hiçieron los Santos Apostoles y en el que la yglesia canta y en los siete Sacramentos della por la qual fee Cristo a parecido para morir en ella e por ella y espero salbarme y asy lo protesto desde agora para el articulo postrimero de bibir y morir en esta santa fee, syn la qual ninguno puede ser salbo y con esta protestaçion e firme preposito entiendo de bibir y morir como tengo dicho, y si el enemigo de la umana naturaleza y de nuestra Santa e Catolica rreligion en el articulo de la muerte o en otro qualquier tienpo contra lo susodicho algun mal pensamyento a mi juiçio traxere, desde agora lo doy por ninguno y si alguna pálabra en ofensa de lo que ansi tengo declarado dixere, digo desde agora para entonzes que es en sy ninguna y fuera de toda my boluntad y que no estoi siendo este en el juiçio que debo antes desde agora ofrezco mi anima a la Santisima Trinidad Padre e Hijo y Espiritu Santo tres perssonas y un solo Dios verdadero, que hes el que la crio rredimio y alunbro por su dibina clemençia la quiera colocar en su rreino y por los meritos de su Santísima Pasyon le plega poner entre su justo juyzio y ella a su gloriosysima madre y sienpre birgen Santa María señora nuestra, a quien suplico que pues hes la verdadera y mayor abogada de los pecadores e por su santa fe rrescebida por madre del mas alto hijo que ynterçeda por mi, ponyendo antel alguno de los sus ynfinitos meritos para que yo no sea jusgado por mis grabes culpas y encomyende a los bienabenturados angeles con el arcangel San Miguel y a los Santos Patriarcas y Proffetas con el Santisymo San Joan Baptista y a los apostoles San Pedro e San Pablo principes de la yglesia y a los gloriosos San Joan Ebanxelista y Santiago y a todos los otros Santos martires y confesores y birgines amén.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s