«Retratos de Españoles ilustres» Juan Sebastián Elcano.

elcano
Uno de los sucesos mas memorables del siglo XVI y del reynado del Emperador Cárlos V fue la primera vuelta al mundo concluida felizmente por Juan Sebastian de Elcano; porque este hecho, que comprobó la esfericidad de la tierra, la existencia de los antípodas, y otras verdades de que habian dudado algunos Filósofos, dilató al mismo tiempo el conocimiento de la geografía, abriendo un campo inmenso á la ambición de los conquistadores y á las investigaciones de los sabios.
El Capitán Juan Sebastian de Elcano, que terminó esta noble empresa, nació en Guetaria, villa marítima de Guipúzcoa, y fuéron sus padres Domingo Sebastian de Elcano y Doña Catalina del Puerto. Nada sabemos de sus primeros años hasta que, preparando Hernando de Magallanes la expedición que había propuesto para ir á la India por otro camino del que hallaron los Portugueses, se nombró á Elcano por Maestre de la nao Concepción, una de las cinco de que se componía la armada. Partiéron de Sanlúcar el 27 de Setiembre de 1519, y después de reconocer prolixamente toda la costa meridional del Nuevo-Mundo, avistáron el famoso estrecho que tomó el nombre de su descubridor Magallanes; embocáronle el 20 de Octubre de 1520, y saliéron el 2 de Diciembre á la mar del Sur, que por primera vez sintió sobre sus aguas las quillas europeas.
Navegaron por allí descubriendo nuevas islas y reduxéron algunos de sus Régulos al cristianismo y á la obediencia del Emperador; y empeñado Magallanes en que el Rey de la isla de Matan ofreciese parias á su rival el de Zebú, fue muerto peleando esforzadamente por uno de los Indios á 27 de Abril de 1521. La tripulación eligió entonces por sucesor de este General á Juan López Caraballo, Portugués; pero le depuso luego de este mando por su mala conducta, y en su lugar nombró á Elcano, quien inmediatamente hizo derrota á las Molucás, adonde sus antecesores habían rehusado el ir, entretenidos con el saqueo de las otras islas. Llegó á Tidore, la primera del Maluco, en Diciembre de aquel año, cultivó la amistad de sus Soberanos, cargó de especería las dos únicas naos que le quedaban; y dexando allí la nombrada Trinidad por no poder seguir el viage, salió con la Victoria el 21 de Abril de 1522, y navegando por el cabo de Buena Esperanza entró en Sanlúcar el 8 de Setiembre, con solos diez y siete hombres, triunfante y glorioso, por ser el primero que hubiese dado la vuelta al mundo, cortando seis veces la equinoccial, al cabo de los tres años menos diez y ocho días de su salida.
Llegado á Sevilla, dadas gracias á Dios por haber concluido tan dilatado viage, partió Elcano para Valladolid, donde presentó á Cárlos V los Indios que traia de aquellas remotas islas, los regalos de sus Reyes, páxaros raros, producciones exquisitas, y mas que todo las preciosas especerías adquiridas por los Españoles. Complacido sobremanera el Emperador, colmó á todos de honores y distinciones: concedió á Elcano una pensión vitalicia de quinientos ducados de oro anuales y un escudo de armas, cuyos quarteles aludían á varias circunstancias del viage, y la cimera era un mundo con esta letra Primus circumdedistime, y otras gracias proporcionadas á sus compañeros. Trataban á la sazón las Cortes de Castilla y Portugal de componer las diferencias suscitadas sobre la pertenencia de las Molucas por medio de jueces instruidos, que se habían de juntar entre Yelves y Badajoz.
El Emperador hizo pasar allí á Elcano; porque, como testigo ocular de la verdadera situación de aquellas islas, podría su voto ser de mucho peso y autoridad en las conferencias; y así se vió que la superior habilidad de los de Castilla sofocó la razón de los Lusitanos, y sentenciaron en 1524 á favor del Emperador. Concluida esta junta pasó Elcano á Portugalete para acelerar la construcción de quatro naos, que unidas á otras tres que se aprestaban en la Coruña, debían componer la nueva expedición para las Molucas por el estrecho de Magallanes al mando del Comendador Fr. D. García de Loaysa. Elcano estuvo entonces en Guetaria, donde juntó varios maestres, pilotos y gente de mar, en cuyo número contaba dos hermanos y otros parientes, y con todos se embarcó en los buques recien construidos, trasladándose con ellos á la Coruña.
De allí salió Loaysa el 24 de Julio de 1525, llevando á Elcano por segundo Gefe; y sufrieron tal tormenta sobre la costa del Brasil, que se separaron dos naos, una de ellas la capitana. Las cinco restantes tuvieron otra tempestad junto al cabo de las Vírgenes, y Elcano perdió la Sancti Spirítus zozobrando entre peñas, ahogándose diez hombres de su tripulación.
Trasbordó á otra de las naos, y lograron por fin desembocar el estrecho el 26 de Mayo de 1526 con innumerables trabajos. Ya en el Pacífico hubo nuevas separaciones; y las enfermedades y escasez de víveres causaron irreparables pérdidas de la gente y de algunos de los Cabos principales. El 30 de Julio falleció el Comendador Loaysa; y en virtud de una provisión secreta del Emperador fué nombrado Elcano en su lugar con gran júbilo de aquellas gentes; pero este consuelo fué poco permanente, porque cinco dias después terminó también Elcano su gloriosa carrera el 4 de Agosto entre las duras fatigas de su profesión, dexando á sus ilustres compañeros llenos de luto y de dolor, y en situación la mas crítica y apurada.
¡Quan dignas de admiración deben parecemos ahora unas empresas tan extraordinarias al nivelarlas con los escasos conocimientos científicos de aquellos siglos! El valor y la intrepidez superaban esta falta de auxilios tan comunes en nuestros dias; y así fue como aquellos ínclitos argonautas abrieron el camino de la navegación á las generaciones sucesivas. Si en Guetaria se ve de poco tiempo acá elevada la estatua de Elcano sobre un magnífico monumento público, es de esperar que este exemplo excite á las otras artes, á la eloqüencia y á la poesía á celebrar y transmitir su memoria á la posteridad para honor de la Nación, cuyo imperio procuró dilatar por toda la redondez de la tierra.
_______________________________________________________
800px-Magellan_Elcano_Circumnavigation-es.svg
Primera circunnavegación del globo

Anuncio de partida

Ésta había comenzado en Sevilla el 10 de agosto de 1519, fecha en que fue anunciada la partida de la escuadra de cinco naves, capitaneada por Fernando de Magallanes (o, de acuerdo con su nombre portugués, Fernão de Magalhães), descendiendo por el Guadalquivir hasta llegar a Sanlúcar de Barrameda, puerto que da al océano Atlántico. Durante las siguientes semanas, se acabó de avituallar la escuadra y se resolvieron otros asuntos, mientras el propio Magallanes otorgó testamento en Sevilla el 24 de agosto.
Inicio del viaje
El 20 de septiembre la expedición zarpó de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), con la intención de encontrar el paso marítimo hacia los territorios de las Indias Orientales y buscar el camino que, recorriendo siempre mares castellanos (según el Tratado de Tordesillas), llegase a las islas de las Especias, lo que era la llamada ruta hacia el oeste, que ya había buscado Cristóbal Colón.
La Trinidad navegaba mal y se quedó en el puerto de Tidore para ser reparada y volver por el Pacífico hasta Panamá. Elcano toma finalmente el mando de la expedición de regreso. Tenía el problema de volver a España con lo que quedaba de la expedición, sin conocer el camino de vuelta por el Pacífico, y parecía una locura intentarlo, por lo que eligió navegar por los mares portugueses hacia el oeste, bordeando África por rutas conocidas y con posibilidades de hacer aguadas.
Llegada a España
Tras atravesar el océano Índico y dar la vuelta a África, completó la primera circunnavegación del globo, consiguiendo llevar a término la expedición y llegar al puerto de partida, Sanlúcar de Barrameda, el 6 de septiembre de 1522 en la nao Victoria, junto con otros 17 supervivientes, lo que suponía el logro de una imponente hazaña para la época. Finalmente, el 8 de septiembre, fue descargada en Sevilla la única nave que había logrado regresar.
Gracias a la Providencia, el sábado 6 de septiembre de 1522 entramos en la bahía de San Lúcar… Desde que habíamos partido de la bahía de San Lúcar hasta que regresamos a ella recorrimos, según nuestra cuenta, más de catorce mil cuatrocientas sesenta leguas, y dimos la vuelta al mundo entero,…..El lunes 8 de septiembre largamos el ancla cerca del muelle de Sevilla, y descargamos toda nuestra artillería”
Primer viaje alrededor del globo. Antonio Pigafetta.
Estos dieciocho hombres regresaron a Sanlúcar en la Victoria, en 1522, y figuran en el letrero de la fachada del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda.
Nombre
Puesto
Juan Sebastián de Elcano, de Guetaria
Capitán
Francisco Albo, de Axio
Piloto
Miguel de Rodas, de Rodas
Piloto  
Juan de Acurio, de Bermeo
Piloto  
Antonio Lombardo (Pigafetta), de Vicenza
Marino Elite  
Martín de Yudícibus, de Savona
Marino  
Hernando de Bustamante, de Mérida, Badajoz
Marinero y barbero  
Nicolás el griego, de Nauplia (Napoli di Romania)
Marinero  
Miguel Sánchez de Rodas, de Rodas
Marinero  
Antonio Hernández Colmenero, de Huelva
Marinero  
Francisco Rodríguez, portugués de Sevilla
Marinero  
Juan Rodríguez, de Huelva
Marinero  
Diego Carmena, de Bayona, Pontevedra
Marinero  
Hans, de Aquisgrán, Alemania
Petrolero  
Juan de Arratia, de Bilbao
Grumete  
Vasco Gómez Gallego el portugués, de Bayona, Pontevedra
Grumete  
Juan de Santandrés, o de Santander, de Cueto, Cantabria
Grumete  
Juan de Zubileta, de Baracaldo, Vizcaya
Grumete  
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s