«Retratos de Españoles Ilustres» Rodrigo Jiménez de Rada – El Toledano.

Rada
Este sabio Español, que con solo el nombre de D. Rodrigo el Arzobispo le celebra la historia, y le reconoce la nación, por el gran Prelado que honró y exaltó la Silla Primada de Toledo á principios del siglo trece, tuvo su nacimiento hácia los años 1180 en Puente de la Reyna Villa de Navarra, y por padres á Ximen Perez de Rada, y á Eva de Finojosa, ambos de noble linage.
 
La primera educación christiana y literaria que recibió en su patria fué perfeccionada y realzada con los estudios de las facultades mayores en las Universidades de Bolonia y París, de donde se restituyó á España rico de todo género de doctrina, especialmente en las ciencias eclesiásticas, á que dedicó sus conatos y noble ambicion. Muy en breve la fama de su saber y la gravedad de sus costumbres le diéron crédito y autoridad bastante para acomodar las desavenencias entre lso Reyes D. Sancho de Navarra y D. Alfonso VIII de Castilla. Desde aquel punto parece que la Iglesia Española puso los ojos en su persona para pastor de la católica grey; ó dígase, que la necesidad le llamaba á donde le conducia su mérito. Del Obispado de Osma, en que sucedió á Diego de Acebes en 1207, fué promovido tres años después á la Silla Arzobispal de Toledo, de una edad que solo su sabiduría y virtud podian hacer madura y venerable. En los primeros años de su pontificado le hiciéron muy recomendable su prudencia, fortaleza y caridad. Su zelo del bien común le hizo mirar siempre con igual interés y anhelo el alivio de los pobres que la instrucción de los ricos, la exaltación de la Iglesia que la felicidad del Estado. A persuasion suya se fundó la Universidad de Palencia, que después fué trasladada á Salamanca: porque no hubo en su tiempo empresa importante, ya para fomentar la piedad y las letras, ya para dilatar con las armas los términos del Imperio Castellano contra los Sectarios de Mahoma, en que no tubiese parte D. Rodrigo, ó con su presencia, ó sus consejos. Al Rey D. Alfonso VIII ayudó en todos sus designios, sin desampararle en la memorable y gloriosa batalla de las Navas, en que triunfó el exército christiano del inmenso poder de la morisma.
Había fallecido en octubre de 1214 el Rey D. Alfonso VIII; y D. Rodrigo, como uno de los testamentarios, asistió para el gobierno del Reyno á Doña Leonor madre y tutora de D. Enrique en su menor edad: pero muerta la Reyna Madre de allí á pocos días, la nueva tutela de Doña Berenguela Reyna de León, y hermana de D. Enrique causó fuertes revueltas entre algunos Grandes, que apoderándose del joven Rey, gobernaron en su nombre con violencias y escándalos; en cuya pacificación trabajó con gran zelo el Arzobispo luego que volvió de su primer viage á Roma en 1216. Este viage lo habia emprendido el año anterior con motivo de asistir al IV Concilio General Lateranense, que presidió Inocencio III, según consta de la fe de varios monumentos, descubiertos modernamente en algunas bibliotecas y archivos que ha escudriñado é ilustrado la crítica de algunos sabios. En aquel Sínodo Ecuménico es donde se supone sostuvo la reñida disputa contra los Metropolitanos de Braga y Santiago sobre la primacía de las Españas; y donde pronunció una Oración latina, que para la común inteligencia traduxo el dia siguiente en Italiano, Tudesco, Inglés, Castellano y Vascongado.
El litigio sobre la primacía le obligó á hacer otros dos viages á Roma, el uno en 1218 y el otro en 1235. Como en el primero de estos viages el Papa Honorio III, halló en la persona de este Prelado mucho mas que la fama habia ponderado de él, elogia en la Bula que le expidió para Legado suyo de la Cruzada contra Moros, su prudencia su gran caudal de ciencia, circunspección, modestia, integridad, é ingenio. Por aquel mismo tiempo un autor patricio (D. Diego de Campos Canciller de Castilla en su libro Del Planeta) asegura que era tan docto este Prelado en todas las lenguas, que si quería podía reducir con la mayor propiedad los setenta idiomas á la lengua primitiva hebrea. Dilátase después en la relación de sus virtudes, así morales como christianas, y en la de sus vastos conocimientos en las ciencias y literatura, en que le representa como un Enciclopedista universal.
Con el mismo ardor y constancia con que sirvió al Rey D. Alfonso, asistió después al Santo Rey D. Fernando en sus jornadas contra los Sarracenos, hallándose revestido con el carácter de Legado à larere del Papa para promover la guerra sagrada en España; y concurrió también con el Santo Rey en la colocación de la primera piedra de la Iglesia Catedral de Toledo. Su infatigable zelo por el remedio de las necesidades de la Iglesia universal le llevó quarta vez fuera de España; pues en el Concilio General de León, presidido por Inocencio IV en 1245, asistió como Metropolitano, sin perder de vista el fuero de la primacia de su Silla contra las pretensiones de la de Tarragona sostenidas por los Aragoneses. Concluido aquel negocio, quando baxando embarcado por el Rhódano se restituía á su Iglesia, le acometió una enfermedad de la qual falleció en Francia en el año de 1247, habiendo dexado dispuesto que su cuerpo se trasladase á España, y sepultase en el Monasterio de Huerta de la Orden del Cister á la raya de Aragón.
De la vasta erudición histórica que poseia D. Rodrigo, y que acredita su lectura y diligencia en las antigüedades, queda MS el Breviario ó Compendio de la Iglesia Católica. Las demás obras que han logrado la luz publica son: Tratado de las cosas de España; La historia de los Romanos; La de los Ostrogodos; La de los Hunnos, Vándalos, Suevos, Alanos, y Silingos; La de los Árabes. De estas obras existen varios exemplares MSS, muy preciosos por su antigüedad, carácter, suntuosidad y buena conservación, en la Real Biblioteca del Escorial. Pero entre las varias ediciones que de ellas se han hecho merece todo aprecio la que compone el Tomo IV de los PP. Toletanos, que el público debe al zelo del Emo. Sr. Cardenal Lorenzana actual Arzobispo de Toledo. Para hacer mas general la lectura y provecho de los escritos de D. Rodrigo, compuestos todos en latín, los traduxo en idioma lemosino Pedro de Ribera de Perpejá ó Perpiñá en el año de 1266, en tiempo del Rey D. Jayme Primero de Aragon.

____________________________________________

1024px-Monasterio_de_Santa_María_de_Huerta_-_Iglesia_-_Cenotafio_de_don_Rodrigo

En 1230 se encontraba junto a Fernando III en una nueva expedición militar en tierras jiennenses, cuando tras retirarse de la inexpugnable ciudad de Jaén, tuvieron noticia de la muerte del rey leonés Alfonso IX, padre de Fernando. Abandonando la campaña, ambos marcharon a León, donde tras solventar las discordias habidas por la sucesión, ambos reinos quedaron unidos bajo la Corona de Castilla.
Fernando quedó tomando posesión de su nuevo reino, y encargó el mando de las huestes en la frontera andalusí al arzobispo Rodrigo, otorgándole el adelantamiento de los territorios que conquistase; en 1231 Rodrigo consiguió avanzar las posiciones cristianas tomando Quesada y Cazorla, que quedarían adscritas al arzobispado en lo que se conocería como el adelantamiento de Cazorla, en el que Rodrigo tenía autoridad casi absoluta, y cuyo gobierno encargó a familiares y allegados navarros.
Además de este territorio, a lo largo de su vida consiguió con derechos de señorío varios lugares más para sí o para su archidiócesis, por derecho de conquista o por donación: algunos de éstos eran Villaumbrales, en Palencia; Alcaraz, Almagro y Calatrava en la Mancha; Martos, Úbeda y Andújar en Jaén; Yepes, La Guardia y Torrijos, en tierras toledanas; Cadreita y Arguedas, en Navarra; Alcalá de Henares, cerca de Madrid; San Torcuato, Uceda, Talamanca en Guadalajara, además de Brihuega con sus correspondientes aldeas, donde solía retirarse a descansar casi anualmente. En 1214 el rey le donó el castillo del Milagro y su territorio comprendido entre el puerto de los Yébenes al puerto Marchés y de aquí hasta el río Estena, Abenójar y las hoces del Guadiana, el campo de Arroba y Alcoba, Robledo de Miguel Díaz, el Sotillo de Gutier Suárez, las Navas de Ancho Semeno y el villar de Pulgar.
Murió en 1247 a bordo de un barco en el que navegaba por el Ródano de regreso del I Concilio Lugdunense.8 Su cuerpo fue embalsamado y sepultado en el monasterio de Santa María de Huerta, ante las protestas de los monjes de Santa María de Fitero, que lo reclamaban para sí.
El sepulcro en el que reposan sus restos fue abierto en diversas ocasiones: en 1508, cuando por orden del cardenal Cisneros se quiso comprobar la autenticidad de su sepultura; en 1558 con motivo de la inundación del río Jalón; en 1670 cuando el duque de Medinaceli costeó la verja de la capilla; en 1766 al construir el nuevo retablo de la capilla mayor; en 1773 con una nueva inundación del río; en 1865, cuando tal como había dispuesto Joaquín Fernández Cortina, gobernador eclesiástico de Toledo durante la enfermedad del arzobispo Pedro Inguanzo Rivero, se trató de llevar a cabo el traslado del cuerpo a la catedral de Toledo (que finalmente no se llevó a efecto); en 1886, cuando una comisión conjunta de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Real Academia de la Historia propuso estudiar sus restos; en 1907, a petición del marqués de Cerralbo; en 1947 con motivo del séptimo centenario de su muerte; y finalmente en 1968, en que el Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte se hizo cargo de su restauración.
__________________________
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s