Historias de la Historia de España; Capítulo 91. Érase una guerra, dos cañones y un par de… leones.

leones congreso
Los leones del Congreso de los Diputados son dos esculturas de bronce que protegen simbólicamente la entrada a las Cortes. Se yerguen majestuosos en la entrada principal del Palacio de las Cortes del Congreso de los Diputados, en Madrid, y reciben los nombres de Daoiz y Velarde, los héroes del 2 de mayo de 1808, aunque en su origen representan al héroe Hipómenes y la heroína Atalanta.
Son un símbolo de Madrid y de la política de España y aparecen con frecuencia en los reportajes periodísticos, además de aparecer en el propio logo del Congreso de los Diputados.
En el diseño original del edificio, realizado por el arquitecto Narciso Pascual y Colomer, no estaban previstos, y en el lugar que ocupan actualmente se preveía se alzasen una farolas. No obstante, estas farolas no eran del agrado de los diputados ni de los ciudadanos en general, pues no tenían la solemnidad que el lugar requería, y se acordó su retirada para colocar unas estatuas de leones, con una accidentada historia, pues se han tenido que hacer tres encargos hasta llegar a los actuales.
El primer encargo se hizo al escultor Ponciano Ponzano y Gascón (Zaragoza, 1813-Madrid, 1877), autor del frontispicio del Congreso. Por falta de recursos, dada la malísima situación económica, Ponciano hizo una obra de yeso pintado imitando al bronce. Los leones se colocaron en el año 1851 con una ovación general, pero al cabo de un año, por las condiciones meteorológicas, los leones presentaban un estado deplorable, y comenzaron las críticas de ciudadanos y prensa hasta el punto de que se optó por encargar otras esculturas con materiales más nobles y duraderos.
La segunda pareja de leones se encargó a Ponciano, pero como dio un presupuesto muy elevado se hizo un nuevo encargo al escultor José Bellver y Collazos (Ávila, 1824-Madrid, 1869), que diseñó dos leones de piedra pequeños, que como se dijo en la época parecían más perros rabiosos que fieros felinos, y nuevamente las esculturas se retiraron a causa de las protestas. Actualmente se encuentran en los Jardines de Monforte en Valencia.
Los leones como sabemos se llaman Daoiz y Velarde, y el pueblo los rebautizó como Benavides y Malospelos, seguramente para no confundirlos con otros símbolos de la ciudad referidos a los acontecimientos de 1808. El origen exacto de tales motes no lo he encontrado -si alguien lo sabe agradecería explicación porque me corroe la curiosidad- pero sí conocemos que fue Ponciano Ponzano -en un tercer proyecto- el encargado de dar vida a esos bravos animales que custodian a los representantes de la soberanía nacional.
Origen del bronce
La Primera Guerra de África (1859-1860) fue un conflicto bélico que enfrentó a España y al Sultanato de Marruecos, iniciado por los continuos ataques a Ceuta por parte de bandas rifeñas.
Una de las batallas decisivas en dicha campaña sucedió el 23 de marzo de 1860, cuando la fuerza española al mando de los generales Rafael Echagüe, Antonio Ros de Olano y Juan Prim se enfrentaron a tropas marroquíes en el valle de Wad-Ras (también llamado Vad-Ras o Gualdrás), que da nombre a la batalla.
Los batallones de Cazadores de Cataluña y Madrid atacaron y se hicieron con el puente sobre el río Bu-Seja, cuerpo a cuerpo, a la bayoneta. Un gran número de tropas marroquíes atacaron el puente en un primer intento de recuperarlo pero los cazadores españoles los rechazaron. Los Voluntarios Catalanes fueron enviados como refuerzo de los diezmados cazadores, que no podrían resistir otra acometida.
Tras la batalla, un soldado catalán dijo a un periodista que le preguntó si habían sufrido muchas bajas: “Quedamos los suficientes para otra vez, señor. El día de la toma del campo perdimos un tercio de los efectivos; hoy ha caido el segundo tercio; antes de llegar a Tánger daremos otra batalla y moriremos el resto.”
Acabado el combate, con victoria española, y antes de que las tropas pudieran iniciar su camino con destino a Tánger, apareció un emisario magrebí solicitando conversaciones de paz.
Así que, tras la victoria española en Wad-Ras, los cañones capturados a las tropas magrebíes fueron fundidos (tales cañones se entregaron a Ponciano para hacer los leones del Congreso siendo fundidos en la Real Fábrica de Artillería de Sevilla en el año 1865, con operarios de la Fábrica de Artillería de Trubia y de Sevilla) y utilizados por Ponciano para crear unos leones dignos del Congreso de los Diputados de España, que perduran a día de hoy.
Por fin en 1865 fueron terminados con el agrado y alabanza generales, salvo de un grupo de diputados que empezó a criticar el origen militar y guerrero del bronce, argumentando que no podían representar al congreso dos figuras realizadas con material de guerra, llegándose a hablar incluso de su destrucción, pero en 1872 se zanjó el debate y se colocaron en el lugar que ocupan en la actualidad.
En 1985 los leones fueron restaurados siendo bajados por primera vez de sus pedestales.
El error del Canal de Historia
En 2012 el Canal de Historia inició una campaña publicitaria para pedir que se pusieran los testículos a uno de los dos leones del Congreso, ya que el otro sí los tenía. La campaña fue a través de la prensa y de las redes sociales y obtuvo un premio del Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria. Sin embargo, la campaña era absolutamente errónea, ya que la ausencia de testículos es debida a que los leones representan a Hipómenes y Atalanta, un héroe y una heroína de la mitología griega que fueron convertidos en leones. Al ser uno de los dos una heroína convertida en león, carece de testículos. Esos dos leones mitológicos son los mismos que tiran del carro de la Diosa Cibeles en la Fuente de la Cibeles de Madrid, un conocido monumento de la ciudad que data del siglo XVIII.
Curiosidades sobre la fundición
En noviembre de 1864 llegaron a Sevilla desde Madrid los moldes de yeso de las dos esculturas, embalados en 10 cajones. El embalaje no cumplió satisfactoriamente su función protectora, ya que uno de los leones llegó a Sevilla “destrozado”. El coste del transporte fue de 8.250 reales, y el peso de los moldes era de 1.012 y 6.294 kilogramos, respectivamente.
El 17 de diciembre de 1864 se trasladó a Sevilla el personal de la Fábrica de Trubia que, junto con los operarios de la de Sevilla, iban a fundir los leones. La dirección de la obra estuvo en manos de Prudencio Suárez, de la Fábrica de Trubia, y de Manuel Pantión, de la Fábrica de Sevilla.
Por fin, con todos los trabajos preparatorios terminados, se fundió el primer león el 24 de mayo de 1865, mientras que su hermano fue fundido el 22 de julio de ese mismo año. El molde del primer león constaba de 2276 piezas, repartidas a razón de: 26 piezas los ojos, 34 las orejas, 91 la boca y 2121 el resto del cuerpo. Sabemos que la composición del bronce utilizado era de un 88% de cobre, 10% de estaño, 1,5% de plomo y 0,5% de cinc. El peso de los leones presentaba diferencias: uno pesaba 2668,537 kilogramos, mientras que el otro pesó 2219,445 kilogramos. Sus dimensiones eran muy similares, contando con una altura de 2,10 metros, una longitud máxima de 2,20 metros y una anchura en el pecho de 0,8 metros.

Los leones de las Cortes bajan del pedestal.

 1 NOV 1985
Los 7.000 kilos que pesan los dos leones de bronce que flanquean la entrada principal del palacio de las Cortes, en la carrera de San Jerónimo, fueron desplazados de sus pedestales ayer por la mañana y trasladados a un patio interior, donde permanecerán 20 días para su restauración. Es la primera vez desde que fueron instaladas, hace más de 100 años, que las figuras, conocidas popularmente en Madrid comoDaoiz y Velarde, abandonan su muda guardia en la Cámara legislativa. Los leones, obra del escultor aragonés Ponciano Ponzano y Gascón, fueron fundidos en la Maestranza de Sevilla con metal de cañones capturados al enemigo en 1886 en la guerra de África.

______________________________________

Y cómo no, estos dos “animalitos”, llamados cariñosamente por los madrileños como Benavides y Malospelos, han sido testigos de no pocos “episodios trágicos o cómicos nacionales”, desde una intentona golpista con secuestro del hemiciclo, dos repúblicas, dos Funerales de Estado. Tres golpes militares, tres guerras civiles, cinco magnicidios, un top-less y cinco proclamaciones reales. La última el histórico 19 de Junio de 2014.
Las historias de nuestra historia de España
EL FÉRETRO DE ADOLFO SUÁREZ ABANDONA EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

EL FÉRETRO DE ADOLFO SUÁREZ ABANDONA EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Féretro del Presidente canalejas abandonando el Congreso

Féretro del Presidente Canalejas abandonando el Congreso

La «emocionante» proclamación de Don Juan Carlos, primer paso de la democracia.

La «emocionante» proclamación de Don Juan Carlos, primer paso de la democracia.

Intentona golpista del 23 de febrero de 1981

Intentona golpista del 23 de febrero de 1981

Ceremonia de toma de posesión de Manuel Azaña como Presidente de la República 11 de mayo de 1936

Ceremonia de toma de posesión de Manuel Azaña como Presidente de la República 11 de mayo de 1936

Proclamación de S.M. D. Felipe VI Rey de España, un histórico 19 de Junio de 2014.

Proclamación de S.M. D. Felipe VI Rey de España, un histórico 19 de Junio de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s