«Retratos de Españoles ilustres» Garcilaso de la Vega.

garcilaso
Parece que la naturaleza y la fortuna compitiéron en dar á este joven las prendas mas relevantes y mas amables, y en procurar que no se gozáran quitándole la vida en la flor de su juventud. Su memoria durará siempre en España, así por la dulzura y belleza de sus poesías, como por su valor y lastimoso desastre de su temprana muerte. Nació pues Garcilaso de la Vega en Toledo año de 1503: su padre se llamó del mismo nombre, y fue Comendador mayor de León en la Orden de Santiago, y Consejero de Estado; y su madre Doña Sancha de Guzman, Señora de Bates: ambos de ilustre estirpe. Educóse entre las dulzuras de la Música, llegando á ser superior en tocar el harpa; y exercitado con elección y talento en todo género de Letras Humanas, siguió la Corte del Emperador Cárlos V, siendo embeleso de ella su bizarría, su discresión y su valor. Hallóse con el Exército que se levantó contra Solimán quando amenazó á Viena, y mostró gallardamente su espíritu en el sitio de Túnez. Marchó á Provenza con el Cesar por los años de 1536; y á la vuelta de Italia, siendo preciso expugnar una torre que defendian 50 Franceses en un pueblo á 4 leguas de Ferjus, se avanzó Garcilaso llevado de su generoso ardimiento á escalar el muro, de donde le retiráron herido con el fatal golpe de una piedra. Sufrió los dolores de la herida 21 días, y al cabo de ellos acabó desgraciadamente en Niza su vida con general sentimiento, en la temprana edad de 33 años, que otros la hacen llegar á 36.
No se quedó su triste fin sin la debida venganza, pues Cárlos V á impulsos de su pesar, mandó se pasase á cuchillo á todos los que defendian la torre. En 1538 se traslado su cuerpo á Toledo, donde yace en la Iglesia de S. Pedro Martir al lado de su hijo primogénito, que también se llamó Garcilaso, y perdió la vida al cumplir la florida edad de 24 años en la defensa de Vulpiano. Además de este hijo semejante al padre en nombre y desventura, tuvo Garcilaso en su esposa Doña Elena de Zúñiga, Dada de la Reyna, otro á quien llamáron Domingo de Guzman, Religioso Dominico y á Doña Sancha de Guzman, que casó con D. Antonio Portocarrero.
Fue Garcilaso uno de los jóvenes mas apuestos y gallardos que habia en la Corte de Cárlos V. Calificado con la Cruz de Alcántara, diestro en todos los exercicios de caballería, dotado de espirito bizarro, y sumamente instruido en la Poesía, Música y Letras Humanas, llevó tras sí la atención de todos, y especialmente la de los doctos con sus bellísimos y dulces versos, siendo él quien perfeccionó la imitación que principió Boscan del metro endecasílabo Italiano en nuestra lengua. En sus inimitables Églogas, sus discretísimos Sonetos, sus dulces Endechas se ven vertidos los pensamientos y pasages mas bellos de los Poetas clásicos, igualándolos en la dulzura de la expresión. Ni las distracciones de la Corte, ni los horrores de la guerra, ni su corta vida le impidieron que llegase á ser tenido por Príncipe de los Poetas Castellanos, y sola su fecunda imaginación sabia mirar y advertir la belleza de los objetos naturales para pintarlos ó imitarlos en sus composiciones con aquella dulzura y gracia que advierte el mas idiota quando oye repetir:
O dulces prendas por mi mal halladas,
Dulces y alegres quando Dios quería!
O aquellos versos que dicen en la Égloga primera:
Por tí el silencio de la selva, umbrosa,
Por tí la esquividad y apartamiento
Del solitario monte me agradaba.
Estos son los suaves y sonoros acentos que cantó por la primera vez la Musa Castellana sin mas modelo que la sensibilidad ingeniosa de aquel gallardo Español, cuyas repetidas quejas y lamentos en sus poesías, dan á entender que no fue con él menos riguroso el amor que la parca, quando envidiosa de la gloria de este joven, cortó tiranamente el hilo de su vida. Colmáronle de elogios los sabios, como merecia; pero entre todos sobresalió el Cardenal Bembo en una erudita carta Latina que escribió á Garcilaso un año antes que muriera este, en alabanza de sus versos y composiciones. Estas las recogió Boscan y las dio á luz muerto el Autor: y posteriormente se han reimpreso con notas del Sevillano Herrera y del Brocense. En Madrid se hizo una correcta edición año de 1765 por el Exmo. Sr. D. Joseph Nicolás de Azara.
Anuncios

2 comentarios sobre “«Retratos de Españoles ilustres» Garcilaso de la Vega.

  1. Pues me parese un blog muy interesante , ablar de personajes ingeniosos de la historia me parese muy bien , para poder cultivarnos aun mas.d

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s