Historias de la Historia de España; Capítulo 84. Érase la tumba de un Santón, una mezquita y un montón de moros cabreados.

melilla 1893
Los buenos vecinos se hacen con tapias altas y así cada uno se queda en su casa y no se mete en la del prójimo a molestar, a ver si hay polvo debajo de la alfombra y a enterarse de si hay para cenar jamón del bueno o el caldo de la viuda.
El español siempre ha tenido reojo al francés por listo y porque le gusta hacerse el finolis, con su parlevú y su foigrás, y porque cuando se deja el grifo abierto le inunda la cocina y luego no se hace cargo. Al portugués le saluda lo justo y le mira como a un tío que vende toallas y toca el acordeón en el metro, a veces se le olvida que existe y le parece un vecino de renta, que no cuenta en las reuniones de la comunidad. Con el moro se ha llevado a palos desde que Pelayo bajó del monte y hace poco, al alba y con viento duro de levante, le mandó cuatro helicópteros Cougar para recuperar el islote de Perejil, que le dicen los bereberes Tura, y del que escribió Unamuno que es un peñasco tan modesto y apocado que es difícil hallarlo hasta con tiempo claro. Hoy la piedra está desierta pero Hugo Pratt sostuvo que en su día vivió en ella la ninfa Calipso, la hija de Atlas el titán, que retuvo a Ulises durante siete años y le ofreció la inmortalidad.
A las riñas con el moro iban los militares que querían medallas coloniales y la tropa del hambre, que no tenía posibles para esquivar la milicia. A la Primera Guerra del Rif mandaron a un escuadrón de presidiarios a los que prometieron la libertad. La Primera Guerra del Rif se desató en 1893 y la llamaron la de Margallo, haciéndole el honor al apellido del gobernador militar de Melilla, y no se libró contra el sultanato de Marruecos sino contra las tribus cabileñas del alrededor de Melilla. El general Juan García-Margallo y Cuadrado (bisabuelo del actual ministro de exteriores) era cacereño y veterano de las Guerras Carlistas y durante su servicio como gobernador de Melilla propició el contrabando de rifles Remington con las tribus rifeñas. Para sostener el perímetro defensivo de la plaza de Melilla mandó construir un cinturón de fuertes que contuvieran las incursiones de las bandas indígenas. Uno de ellos, el de Sidi Guariach, lo emplazó nada menos que sobre la tumba de un santón local y como es lógico las tribus que lo veneraban llamaron a la Guerra Santa.
El Bajá marroquí de la zona se entrevistó con el Comandante General de Melilla, el General don Juan García Margallo, (que esperaba en breve la llegada de su sucesor para entregarle el mando de la Plaza) abogando por la no construcción del recinto defensivo, pero nuestro General dio largas al asunto prometiendo comunicar la solicitud de las cábilas a Madrid. A lo largo del verano, la tensión siguió aumentando y alcanzó un alto nivel con la violación y asesinato de un joven español el 23 de agosto y otro incidente similar, ahora con una mujer, que resultó gravemente herida, seis días después.Fueete de Rostrogordo en Melilla en 1893
No hubo novedad digna de mención los días 30 de septiembre y 1 de octubre, pero al amanecer del día 2, una muchedumbre de moros, en número no inferior a 3.000, pues era día de zoco en el vecino poblado de Farhana, hizo fuego contra los obreros y los soldados, quienes se parapetaron tras los incipientes muros del fuerte, que apenas alcanzaba el metro de altura. Y ante esto el general Margallo envió a una dotación de 500 hombres del Batallón Disciplinario (que era prácticamente toda la fuerza con que contaba) se dirigió al Fuerte Camellos para apoyar el repliegue de los de Sidi Guariach. Por la tarde y tras unas horas de intenso fuego, la pequeña guarnición y los trabajadores alcanzaban Camellos, aunque sufriendo la pérdida de más de una docena de hombres, entre muertos y heridos que quedaron en poder de los moros. Éstos, los heridos, sufrieron mutilaciones y una cruel muerte y todos los cadáveres fueron salvajemente profanados, como se comprobó al recoger sus restos el día 3, al ser canjeados por 13 fronterizos que habían sido retenidos en el interior de la Plaza. Durante aquella escaramuza se bombardearon desde Melilla los emplazamientos rebeldes destruyendo por casualidad una mezquita.
Aquello exacerbó la yihad y en poco tiempo los atacantes reunieron a más de 20.000 rifeños que llegaron a las puertas de Melilla.
Margallo puso inmediatamente en conocimiento del Gobierno los hechos y solicitó el envío urgente de refuerzos. Al mismo tiempo, nuestro representante ante el Sultán Muley Hassan, que residía en Tánger, elevó a éste una enérgica protesta en nombre de nuestra Reina Regente. También comunicó lo sucedido a los representantes de las potencias europeas en Tánger (Francia, Inglaterra, Italia y Alemania), quienes aconsejaron a nuestro Embajador que España castigase a las cábilas fronterizas, pero sin declarar la guerra al Imperio marroquí. España advirtió que era posible que se viese obligada a invadir territorio marroquí.
A lo largo de las siguientes semanas se fue produciendo un lento refuerzo de las Unidades de la guarnición, aunque la situación era muy peligrosa. Los cronistas de la época se quejaban de que en 25 días sólo habían llegado a la Plaza 5 Batallones de Infantería, 3 Baterías y 1 Compañía de Zapadores, pero también es cierto que había sido el propio General Margallo quien había aconsejado al Gobierno que los refuerzos no fueran muy numerosos ni su llegada demasiado rápida, pues preveía el riesgo de colapso en el reducido espacio disponible para acantonamientos. Con la llegada de las Unidades del día 8 (al frente de las cuales venía el General Ortega)se habían sobrepasado ya las posibilidades de espacio y de material; y la situación se agravó en los días sucesivos. Faltaba casi de todo, no había tiendas de campaña suficientes, ni barracones, ni materiales para construirlos, pero el principal problema era el de la tremenda escasez de agua.
          José_Llaneces._Maria_Cristina_de_HabsburgoApartir del día 15 se dio la orden de retardar la llegada demás Unidadesy Margallo, forzado por las circunstancias, debió hacer sus planes contando con algo menos de 3.000 hombres frente a los más de 8.000 que se calculaba tenía el más que posible enemigo. Seguían las provocaciones; los rifeños cavaban trincheras muy dentro de nuestro territorio y el Conde de Venadito, un crucero enviado por el Gobierno en apoyo de las fuerzas terrestres debió hacer fuego con sus piezas de 120 sobre los cabileños que se habían acercado peligrosamente por el sur de la Plaza. Cuando las circunstancias empeoren el Gobierno mandará también a toda máquina a aquellas aguas a otros 3 pequeños cruceros: el Alfonso XII y los gemelos Isla de Luzón e Isla de Cuba, y algunos otros navíos de menor porte. A lo largo de aquel mes de octubre de 1893 habían ido llegando fuerzas, que, con las dificultades también expresadas, fueron ocupándose de conocer el terreno, mejorar su instrucción y cavar trincheras en las proximidades de los fuertes para facilitar la defensa, sin que, por otra parte, pudieran acercarse ni a 500 metros del previsto emplazamiento del fuerte de Sidi Alto, el del origen del conflicto, que había sido totalmente desmantelado por los moros, que ocupaban gran parte de los 12 kilómetros cuadrados de superficie que nos correspondían legalmente.
          Las semanas pasaron en medio de una tensa calma que bien pronto iba a saltar por los aires. El día 27 de octubre el General Margallo encabezó una pequeña columna compuesta por una Sección de Tiradores Mauser, otra de Caballería y una Batería de Montaña que debían dar protección a obreros e ingenieros que pensaban mejorar las condiciones defensivas del Fuerte de Camellos. Apenas cruzado el cauce del Río de Oro, en su camino hacia el oeste, detectaron que en las primeras estribaciones del Gurugú numerosos grupos de rifeños, a pie y a caballo, parecían mostrar intenciones hostiles. La Sección de Mauser sobrepasó Camellos para proteger mejor la realización de los trabajos. A mediodía, la concentración rifeña, ya a menos de 1 kilómetro de nuestros soldados, hizo comprender al General el peligro que corrían sus menguadas fuerzas, por lo que, telefónicamente, ordenó que los Cazadores de Cuba se trasladaran lo más rápidamente posible a la zona del Fuerte Camellos, lo que se ejecutó con orden y presteza.

          A las 15:30 se oyeron disparos hacia el norte, en la zona de Cabrerizas Altas, y, de inmediato, los indígenas, situados ya a unos 600 metros del Fuerte de Camellos rompieron el fuego contra los nuestros. La Batería de Artillería rápidamente efectuó varias descargas con proyectiles de metralla que causaron un efecto inmediato, alejándose algo los atacantes. Sin embargo, a las 16:00 toda la frontera era un volcán.
          Al avanzar la tarde, Margallo dio la orden de que todas las Unidades regresaran a la Plaza, lo que se empezó a efectuar con orden en la zona de Camellos, pero no así en la del norte, pues se observaba mucho fuego y movimiento de partidas enemigas en una línea que iba desde Cabrerizas Bajas a Rostrogordo y hacia el oeste.
          El General Ortega, pensando que Margallo estaba algo alejado de la zona que se estaba convirtiendo en el centro de gravedad del combate, salió con su Estado Mayor hacia Rostrogordo para hacerse cargo de las fuerzas que se encontraban en aquella parte.
Poco tiempo después, el General Margallo -que desconocía que Ortega ya se había desplazado hacia el norte- decidió hacer lo propio, y acompañado de seis Oficiales de su Estado Mayor y su Ayudante descendieron al galope el cerro de Camellos, repasaron el Río de Oro y por San Francisco y Cabrerizas Bajas se dirigieron hacia el llano de Rostrogordo. Enseguida se percataron de la mala situación en que parecía encontrarse el fuerte de Cabrerizas Altas, asediado por un gran número de enemigos, a los que se iban uniendo los que atacaron Camellos, alejados por el eficaz fuego de la Batería de Montaña.
          Ordenó Margallo que el Batallón Disciplinario, acantonado en la zona del Mantelete, y los Cazadores de Cuba, que descendían de Camellos, atacasen las trincheras enemigas para aliviar la presión sobre el fuerte, pero aunque en los primeros momentos les pareció sonreír el éxito, luego hubieron de replegarse otra vez hacia la Plaza y el Barrio del Polígono respectivamente. El lugar en que se vieron frenados sería conocido por los melillenses, a partir de aquel día, como la Cañada de la Muerte. Ante la precaria situación, las fuerzas que protegían los trabajos en Cabrerizas Altas decidieron acogerse a la protección del fuerte, mientras que Margallo y su grupo hicieron lo mismo, al galope, y no sin que tres de los caballos resultasen alcanzados por las balas rifeñas. Y en el interior del fuerte se encontraron los dos Generales, pues Ortega se había desplazado desde Rostrogordo.
242756_228781007133537_4480029_o

Fuerte de Cabrerizas Sito en el Tercio Gran Capitán Iº de la Legión

Caía la tarde de aquel trágico 27 de octubre. La situación en Cabrerizas Altas era difícil, y no existía la posibilidad de hacer una salida, pues el enemigo, bien atrincherado, (ocupando incluso las trincheras excavadas por nuestros soldados como primera protección del fuerte apenas a 25 metros de sus muros) hacía fuego a placer sobre la fortaleza, y por aspilleras y troneras entraban zumbando continuamente las balas. La línea telefónica había sido cortada, por lo que el General en Jefe no podía siquiera comunicarse con la Plaza. No había agua y se ordenó reservar la última barrica para aliviar a los heridos; y la cena consistió en medio chusco por hombre.
          Por el sur los fronterizos avanzaron hasta bien dentro de nuestro territorio, pero de nuevo el Conde de Venadito los batió con el fuego de sus piezas y desde San Lorenzo ayudaron a rechazarlos.
          Afortunadamente en la vieja ciudadela de Melilla había un hombre decidido, el Coronel Caselles, quien, en ausencia de los dos Generales, tomó el mando, convocó reunión de Oficiales y comenzó a preparar un convoy para que saliera con las primeras luces del día siguiente, pues suponía que la situación, especialmente en los fuertes del norte, debía ser muy grave.
          Y llegó la noche del 27 de octubre. Una vez más, Melilla iba a vivir una de las muchas malas noches de su historia. En los fuertes y en la Plaza, en Melilla la Vieja, las Unidades velaban, cuidaban los heridos, y se preparaban para vivir un día que todos sabían que iba a ser definitivo.
          Con el amanecer del día 28 el enemigo arreció su fuego; por nuestra parte escaseaban las municiones de fusilería y las cargas de cañón. Margallo, necesitando comunicar la situación a la Plaza, solicitó un voluntario, y entre los que se presentaron escogió al Capitán Picasso, de su Estado Mayor. Este oficial, años después, ya de General, será el encargado de redactar el famoso Informe que llevó su nombre para depurar responsabilidades por el Desastre de Annual. Se abrió por unos momentos la puerta del fuerte y por ella salieron al galope, frente a las bocas de los fusiles moros, Picasso y dos batidores de Caballería, que se perdieron en dirección norte cubiertos por el fuego de una Sección del Borbón.
          Aumentó el furor de los indígenas y apareció la lluvia. Y, en la distancia, los observadores vieron a Picasso y sus dos compañeros atravesar las puertas de Rostrogordo. Nueva salida a cargo de dos Secciones, una de cada Regimiento, Borbón y Extremadura, que se enzarzaron con los moros, en medio de un diluvio, en un feroz combate en la meseta del fuerte, en un intento de aliviar la presión que volvió a ser inútil.
          Se vio ahora como un jinete solitario, Picasso, salía a todo galope de Rostrogordo en dirección a la Plaza. Decayeron los ánimos: también debía estar cortada la línea telefónica entre ambos puntos.
          En la Plaza, Caselles aceleraba los preparativos para la salida del convoy, intuyendo la desesperada situación que se vivía apenas 3 kilómetros hacia el norte. La llegada de Picasso confirmó los malos augurios. Durante la noche había reunido todos los carros disponibles, un total de 17, que cargados hasta los topes con agua, víveres, medicinas y municiones, emprendía la marcha a las 9 de la mañana. El número de hombres encargado de hacerlo llegar a los sitiados rondaba los 1.900.

(RED.] (RED.] (RED.] (RED.] Salida de un convoy para aprovisionar los fuertes

          Apenas los primeros carros a la altura de Santiago ya empezó el hostigamiento, aunque se consiguió llegar con tan sólo unos heridos a Cabrerizas Bajas. A partir de aquí se sufrió una verdadera lluvia de plomo en el recorrido hacia Cabrerizas Altas.
          En el fuerte la voz de un centinela gritó alborozada que ya se veían las Unidades de vanguardia que custodiaban el convoy. Los indígenas volcaron ahora el esfuerzo en intentar impedir que los carros llegasen a su destino, por lo que Margallo consideró necesaria alguna acción ofensiva para aliviar la presión sobre el convoy y ordenó sacar dos piezas al exterior del fuerte. El hecho excitó aún más a los indígenas, que alcanzaron la plataforma e incluso al mismo foso que circundaba la posición. Margallo se puso al frente de los infantes del Borbón y el Extremadura y se entabló un durísimo cuerpo a cuerpo. Cuando apenas el General había salido del fuerte, un balazo en la cabeza lo mató instantáneamente, aunque ello no fue óbice para que la violencia del ataque de  nuestros infantes, durante unos minutos, alejase a los moros de las cercanías; pero, finalmente, se impuso la enorme desproporción numérica y los españoles tuvieron que retroceder al interior del recinto. Las piezas de montaña -muertos algunos sirvientes y herido el Teniente que las mandaba- quedaban abandonadas, por lo que los moros intentaron apoderarse de ellas. En esos momentos, un Teniente del Extremadura llamado Miguel Primo de Rivera (que entre 1923 y 1930 sería presidente del Gobierno español), con un puñado de sus infantes, salió del fuerte, las recuperaron y, a brazo, las introdujeron en el recinto. Ese hecho le valdría al joven Teniente la Cruz Laureada de San Fernando.
En estos momentos de confusión iba a ser decisiva la resuelta intervención del Batallón Disciplinario, que logró despejar las inmediaciones del fuerte de Cabrerizas Altas, posibilitando así la llegada del convoy cuando eran las 10:30 de la mañana.
          Ortega y su Estado Mayor partieron a caballo hacia la Plaza, y en los carros  bajaron también numerosos cadáveres, entre ellos el del Comandante General de la Plaza de Melilla. Unos cuarenta muertos nos costó aquella durísima acción de apenas 90 minutos de duración.
          Lo que quedaba del día 28 y el 29 se mantuvo el asedio, pero ya los defensores contaban con municiones y víveres y el enemigo iba perdiendo, con el paso de las horas y ante la inutilidad de sus esfuerzos, el empuje del que había hecho gala anteriormente.
          El mismo día 29 llegaba el anunciado relevo del Gral. Margallo, el General Macías, quien inmediatamente preparó un nuevo convoy que alcanzó, no sin esfuerzo, Cabrerizas y Rostrogordo, ahora con 42 carros, en la mañana del 30. Los días siguientes, con la llegada de  nuevas Unidades peninsulares, se sucedieron los convoyes, debiendo señalarse que el del día 7 de noviembre ya no fue hostilizado. Al día siguiente el Bajá se entrevistó con el General Macías. Éste le exigió el castigo inmediato de los culpables del levantamiento, dándole un plazo de 24 horas para cumplimentarlo. Transcurrido el  plazo sin constancia de haberlo efectuado, las zonas de concentración de rifeños fueron cañoneadas desde tierra y mar.

(RED.] Abastecimiento del fuerte de Cabrerizas

          El Gobierno decidió enviar a la zona de Melilla numerosas Unidades, unos dos Cuerpos de Ejército en total, que constituirían el Ejército del Norte de África, cuyo General en Jefe, don Arsenio Martínez Campos, llegó a la Plaza el día 28 de noviembre. El 1 de diciembre ordenaba comenzar las obras de reconstrucción del fuerte de Sidi Guariach Alto, celebrándose en sus inmediaciones el día 8 una solemne misa de campaña en la que se dio el nombre de la Purísima Concepción al dichoso fuerte. A la vez comenzaban o se continuaban las obras de varios fuertes más que casi completarían el esquema defensivo del territorio.
          A mediados de diciembre, el Ejercito del Norte de África se  componía, como acabo de decir, de 2 Cuerpos de Ejército, cada uno de ellos formado por 2 Divisiones de 3 Brigadas cada una y un total aproximado de 22.000 hombres encuadrados en 31 Batallones de Infantería, 6 Escuadrones de Caballería, 8 Baterías de Montaña, 7 Compañías de Zapadores y otras 4 Compañías en funciones logísticas y administrativas.
          El 24 de enero de 1894, el General Martínez Campos se entrevistaba con el Sultán de Marruecos en Marrakech. España pedía en concepto de indemnización por la agresión 25 millones de pesetas, pero el Sultán sólo ofreció 500.000. Martínez Campos le solicitó entonces permiso para retirarse (lo que parecía indicar la ruptura de las conversaciones), y aquel “inmutándose visiblemente”, en palabras de nuestro General, le preguntó si ese gesto podía considerarse una declaración de guerra. Se le contestó que esa declaración, por respeto a la persona del Sultán, no se haría en su presencia, sino que, cuando se le ordenase al General, se la remitiría por escrito a sus ministros. Al final, tras la intervención de las potencias europeas, el Sultán se conformó con pagar 20 millones. España aceptó y el 5 de marzo de 1894 se firmaba un convenio que ponía fin al conflicto. Y el 28 del mismo mes se declaraba disuelto el Ejército del Norte de África. Las Unidades reembarcaron entre esa fecha y el mes de septiembre.
Balance
          En el aspecto negativo hay que resaltar que el conflicto sirvió para poner de relieve algunos de los defectos de nuestro Ejército de aquellos años, como las dificultades para proceder a un urgente refuerzo a una parte alejada del territorio metropolitano, la carencia de material de campamento y un exceso de cuadros de mando con relación a unas Unidades muy mermadas de tropa.
          También destacó la indecisión gubernamental, pues el Ejecutivo actuó bajo esa extraña actitud de complacencia ante Marruecos que venía siendo norma de muchos años y que ha seguido siendo norma en muchas ocasiones después. Cuando se produjo la profanación de los cadáveres en los sucesos del 2 de octubre, el clamor popular nacional exigiendo justa revancha no fue escuchado por el Gobierno, a pesar de las duras palabras de alguno de sus miembros (“lo que se necesita son balas y no notas”), y cediendo a la presión de las potencias europeas no se decidió a castigar a los marroquíes. Y sucedió lo peor ante nuestra blandenguería. Luego, al contener los ataques, ni se castigó al Imperio (las compensaciones no llegaron a cobrarse íntegras), ni a las cábilas vecinas, pues los culpables del levantamiento se fueron de rositas, cuando con 22.000 hombres, si hubiese habido voluntad de hacerlo, podría haberse escarmentado lo suficiente a los fronterizos como para que olvidaran, durante muchos años, las ganas de provocar a España en sus intereses o cobrándose las vidas de españoles. Ni tampoco se forzó a que se respetasen los 500 metros de“tierra de nadie” que todavía dan que hablar.
          En cuanto a las bajas, por parte española murieron 123 hombres (60 como consecuencia de los combates, 2 en accidentes de servicio y 61 por enfermedades contraídas en la campaña y en los meses siguientes hasta la vuelta a la Península de todas las Unidades desplazadas a Melilla), mientras que los heridos por combates y accidentes alcanzaron un total de 165. Por parte marroquí, las muertes se calcularon en unas 300 como consecuencia de los combates, y quiero destacar que en los días 27 y 28, es decir, los de mayor virulencia de la campaña, el total de moros dentro del territorio español se cifró en unos 9.000.
          En el lado positivo, hay que destacar la contestación a una agresión injustificada contra la dignidad nacional, aunque quizás no fue lo contundente que, en mi opinión, debió haber sido. Y para Melilla, en lo moral el conflicto sirvió para que España volviese los ojos hacia la ciudad, tan abandonada por centurias, y los españoles de aquel entonces conociesen que allí, al otro lado del mar, había unas tierras tan españolas como las que ellos pisaban en la Península. Y en lo material, la presencia de las Unidades llevó al levantamiento de muchos otros fuertes,los caminos que los unían entre sí y con el recinto antiguo y, sobre todo, a que se diseñaran los primeros planes para la expansión de la ciudad nueva sobre los terrenos que, aunque eran nuestros desde hacía más de 30 años, no se habían utilizado por falta de decisión política. Además empezaban a acudir gentes de la Península y, en consecuencia, la población sufrirá un importante incremento.
255183_228780953800209_3585902_n

El fuerte de Rostrogordo en la actualidad

En la Guerra de Margallo, pequeña y pintoresca, vio oportunidad el capitán Francisco Ariza para distinguirse, que falta le hacía porque estaba relegado en la Caja de Reclutas de Barcelona por sus ideas republicanas, el capitán Ariza, veterano de Cuba y experto en la lucha de guerrillas, pero su solicitud de un puesto en el Ejército Expedicionario no fue atendida y pidió licencia por asuntos propios, se fue a Melilla por su cuenta y convenció al general Macías, sucesor de Margallo, para formar un escuadrón de presidiarios que combatiesen en unidades de búsqueda y destrucción del enemigo. Al general Margallo le volaron la cabeza cuando defendía el fuerte de Cabrerizas Bajas el 28 de octubre de 1893, le escribieron de héroe gallardo pero se corrió el rumor de que no le mató la cabila, sino Miguel Primo de Rivera, entonces teniente de infantería, que no aprobaba sus negocios del contrabando.
A los presos del capitán Ariza les llamaron la Guerrilla de la Muerte, y la formaron veintidós reclusos con delitos de sangre que pelearon con salvajismo por la promesa vaga de que revisarían sus causas. Ariza los encabezaba vestido de civil y con un sombrero hongo en la cabeza y los guerrilleros luchaban con el uniforme de presidiarios, con rifles no reglamentarios y con navajas de muelle de Albacete con las que ganaban trofeos anatómicos al enemigo y los engarzaban en collares de abalorios. Causaron bajas numerosas y extendieron el terror entre la morería, que era dada a creer en cuentos de demonios, y parecían una partida bandolera antes que un pelotón regular: en los periódicos de la península fueron la sensación. Los librepensadores de los casinos concluyeron que se ahorraba sangre jornalera mandando a reñir a la escoria, que no sirve para el campo.
Por los callejones de Melilla andaba un espía, Mohamed ben Ahmed, que le decían el Amadi, el Gato, era moro que contaba al español lo que oía en las medinas. A José Farreny Riera, sin embargo, todos los moros le parecían iguales. Farreny tenía treinta y nueve años, deudas de sangre con la ley y era leridano de Alguaire. Era uno de los veintidós de Ariza y como los otros veintiuno, hacía de su capa un sayo. En una patrulla callejera detuvo al Gato Amadi y le tomó por confidente de las cabilas. Amadi mantuvo que era precisamente lo contrario y era un chivato a sueldo del español, pero Farreny no le creyó, sacó sunavaja y le cortó las dos orejas, que después se prendió en su camisa de presidiario. El pobre Gato perdió sangre a manantial y casi se muere; suerte que le quedaban otras seis vidas. Cuando se enteró del suceso el general Martínez Campos, que había sido Ministro de la Guerra con Canovas, disolvió la Guerrilla de la Muerte y destituyó en el acto al general Macías, por propiciarla.
Farreny no salió por la puerta grande por su faena de dos orejas, no le tiraron claveles las majas y olé, y fue sometido a un juicio sumarísimo y le condenaron a muerte. Le fusilaron el 1 de diciembre de 1893 en la explanada del fuerte Camellos, en la segunda línea del cinturón que guardaba Melilla.
Subida hacia Melilla la Vieja

Subida hacia Melilla la Vieja

_____________________________________________________________

Fuentes
EL CASO FARRENYFRANCISCO ARIZAJUAN GARCÍA Y MARGALLOLA GUERRA DE MARGALLOSIDI GUARIACH
Emilio Abad Ripoll (Universidad de Las Palmas, 30 de septiembre de 2010).
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s