Historias de la Historia de España. Capítulo 31. Érase una historia pelopúntica, un chiste de mal gusto, un invento del Maestro Yoda y una desvergënza nacional.

cuento chino

El término Países Catalanes (en catalán Països Catalans) hace referencia a los territorios en los cuales la lengua catalana es autóctona, o bien los territorios que forman parte de unidades geohistóricas de predominio lingüístico catalán. Comprende territorios de España (Cataluña, Islas Baleares, la Comunidad Valenciana, donde la lengua recibe el nombre de valenciano, Murcia y Aragón), de Andorra, de Francia (Pirineos Orientales) y de Italia (Alguer).
Los territorios a los que hace referencia el término son:
Cataluña (Catalunya) excepto el Valle de Arán.
Islas Baleares (Illes Balears).
Andorra, donde el catalán es el único idioma oficial.
Comunidad Valenciana (Comunitat Valenciana), donde la lengua catalana recibe el nombre de valenciano, aun teniendo en cuenta que existen zonas del antiguo Reino de Valencia de habla tradicionalmente castellana y otras zonas históricamente pertenecientes a la Corona de Castilla (véase Predominio lingüístico valenciano).
La región histórica francesa del Rosellón, zona que comprende las comarcas históricas del Rosellón, el Capcir, el Conflent, el Vallespir y la parte norte del antiguo condado de la Cerdaña, denominada Alta Cerdaña, integradas dentro del departamento francés de los Pirineos Orientales, donde el catalán carece de estatus de idioma oficial (como el resto de idiomas de Francia salvo el francés), si bien ha obtenido cierto reconocimiento por parte de las autoridades departamentales. El 10 de diciembre de 2007, el Consejo General de Pirineos Orientales reconoció el catalán como una de las lenguas del departamento y al Instituto de Estudios Catalanes como la máxima autoridad lingüística de dicha lengua.
Una zona de Aragón limítrofe con Cataluña denominada actualmente Franja de Aragón (Franja d’Aragó) o Franja de Poniente (Franja de Ponent); en esta área el idioma catalán no es oficial, pero sí tiene la consideración de lengua propia.
La ciudad sarda de Alguer (L’Alguer / S’Alighera / Alghero – Cerdeña, Italia), donde el estado italiano prevé su uso oficial en la administración pública, su enseñanza en la escuela y la puesta en marcha de trasmisiones radiotelevisivas por parte de la RAI. El Consejo Regional de Cerdeña reconoce la paridad de la lengua sarda con la italiana y asimismo establece la paridad del catalán y el sardo en la ciudad de Alguer.9 La ciudad, por su parte, promulga su tutela y normalización en sus estatutos.
La pequeña comarca murciana del Carche (el Carxe), compuesta por unas pocas pedanías de los municipios de Abanilla, Jumilla y Yecla, cuyos habitantes (unos 500) son de habla valenciana, y donde el valenciano no tiene reconocimiento oficial.
La lengua propia de los Países Catalanes es el catalán, que, informalmente, en muchos lugares recibe el nombre popular del gentilicio (como mallorquín, menorquín, alguerés, etc.), O un nombre meramente local (solleric, mahonés, fragatino, favarol, Gandesa, ampostino, vinarocense, santmateuense), aproximativo (“aquí hablamos normal”, “ni valenciano ni catalán”) o vergonzante (chapurriat, chapurriau, chapurriao, en la Franja); jerga o patois (Cataluña Norte); sólo en Valencia el gentilicio tiene reconocimiento oficial: valenciano. Se exceptúan las comarcas occidentales y meridionales de la Comunidad Valenciana, donde se habla el castellano, y el Valle de Arán y la Fenolleda, donde se habla el occitano. La lengua catalana es la única lengua oficial en Andorra, es oficial (nuevamente, y tras un largo paréntesis, desde 1978) en Cataluña, junto al castellano y al aranés, y también es oficial junto con el castellano en la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares. En la Cataluña Norte, desde 2007, tiene la consideración de lengua co-oficial junto con el francés, y en la Fenolleda, el occitano.13 Con la cooficialidad en la Franja (1999), la ley de promoción de la cultura de Cerdeña de 1997, estos dos territorios gozan de un reconocimiento sin embargo modesto para el catalán, si bien su enseñanza es aún minoritaria. En el Carche, no tiene ningún reconocimiento como lengua propia.
Para definir los Países Catalanes, no se tienen en cuenta los procesos de castellanización o afrancesamiento en las grandes urbes (Valencia, Alicante, Perpiñán, etc.) que se han llevado a cabo desde el siglo XIX hasta la actualidad. Por el contrario se aceptan como castellanas otras zonas que antes eran de lengua catalana como Orihuela.

A pesar de ser la lengua propia e histórica de los Países Catalanes, el catalán se encuentra en casi todo el territorio en una situación de minorización y comparte el espacio lingüístico con las lenguas oficiales citadas anteriormente, además del occitano y numerosas lenguas de la inmigración, entre ellas el chino, el quechua, el inglés, el urdu, el árabe, el amazigh, el wolof y el mandinga. Los hablantes del catalán como lengua materna son una minoría importante en los Países Catalanes, unos 5,2 millones de un total de 14 millones.

Y hasta aquí la parte de ciencia-ficción
________________________________________________________________
Los hijos de Satanás evitan pronunciar el nombre de España o de Hispanoamérica y lo sustituyen por este país, el estado, Latinoamérica, etc. La memez de ciertos clérigos los ha subido a ese carro y la Conferencia Episcopal de Hispanoamérica se llama CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana). En Cataluña han borrado del misal la misa de Santiago Apóstol porque en el Aleluya, dice “¡Oh estrella refulgente de España, Santiago Apóstol, interceded por nosotros!”.
Pujol y sus muchachos, con el dinero de nuestros impuestos y con los medios e instrumentos más modernos en sus manos para transformar en verdad una mentira, se han organizado excelentemente para alcanzar ese objetivo. Saben lo que hacen y cuentan con el arsenal necesario para ganar la batalla de la deformación de la historia y para elaborar todo un proyecto destinado a hacer ver como realidad, la fantasía romántica de que Cataluña es una nación. Dando por sentado que es nación porque lo ha sido siempre y que, si hoy no tiene Estado, la culpable es Castilla, en primer lugar y, luego, el centralismo de Madrid, que han tenido a Cataluña sojuzgada, sometida y colonizada.
No hay nada, pues, de más actualidad y urgencia política en Cataluña que darle a Pujol la respuesta adecuada. Pero la indefensión de España es tal que no hay ningún político democrático capaz de plantarle cara a nuestro nopoleoncito particular. Y Pujol puede seguir diciendo y haciendo lo que le venga en gana. Realmente, hoy, los españoles estamos demostrando que no somos españoles y hay motivos para dudar de si somos hombres al aguantar a esperpentos como Arzallus, Urkullu,  Pujol, Mas y otros cuantos .
Los golpes y contragolpes del siglo XIX, produjeron exilios y guerras civiles. Algunos de esos exiliados (iberales, radicales y republicanos), de vuelta a España en 1836, formaron un grupo llamado “demócrata” que preconizaba la revolución total y la independencia de Cataluña.
El citado grupo demócrata (Abdón Terrades, Narciso Monturiol, Sunyer, Capdevila, Gibert,…) promocionan el Federalismo republicano catalán. Más tarde se sumarán Pi Margall, Figueras, José Anselmo Clavé, etc. Pretendían transformar las antiguas regiones en estados y federarlas en otro Estado. Esta tesis se difundió por toda España y triunfó con la Primera República (1873), lo que acabó siendo su tumba… Fue tal el fracaso del federalismo y tal el desprestigio alcanzado, que los españoles quedamos inmunizados hasta el día de hoy y, todavía, nos produce alergia oír esa palabreja.
En 1903 el ala izquierda de la Lliga formó el “Centre Nacional Republicà” origen de una serie de partidos de izquierda que se agruparon en 1931 bajo la denominación de “Esquerra Republicana”. La Lliga Regionalista cambió de nombre en 1933 y pasó a ser la “Lliga Catalana”.
 La cuna del nacionalismo, lo fue el Centre Escolar Catalanista y sus propagadores los ya citados, Prat de la Riba, Durán Ventosa, Puig y Cadafalch. De ellos el principal y más radical: Prat de la Riba que en 1906 publicó el libro “La nacionalitat Catalana” que lo acredita como el padre del nacionalismo catalán.
Fundamentos del Nacionalismo Catalán.
Realmente se reducen a lo que ellos llaman los “hechos diferenciales” que argumentan así:
1º “Lengua y nacionalidad son una misma cosa”.
La frase es de Prat de la Riba.
Si nos atenemos a este criterio sostenido por Almirall y Prat de la Riba, en el mundo tendrían que existir miles de naciones. Tantos como idiomas. Y, asimismo, los Estados Unidos, Australia, Irlanda, Inglaterra, Canadá serían una sola nación. Toda América del Sur y Centro, Méjico y España seguirían siendo una sola nación…
 La política de Pujol , señores, se limita a aplicar a rajatabla las ideas nacionalistas.
La normalización y la inmersión lingüísticas son la consecuencia lógica de su nacionalismo independentista. Que nadie se engañe.
¿es que alguna vez estuvo normalizada la lengua catalana?… — Desde su nacimiento hasta el siglo XVI la lengua catalana compartió la normalidad con el latín que era la lengua de la corte, de la iglesia, de la universidad, de la ciencia, de la judicatura, de la diplomacia y de la mayoría de manifestaciones culturales. A partir del siglo XVI el latín fue perdiendo terreno en beneficio del castellano. El catalán sólo tuvo notable importancia cultural durante los siglos XIII, XIV y XV, conviviendo con el latín, que era la lengua oficial. Inició su decadencia ya en el siglo XVI y estuvo a punto de extinguirse.
El nacionalismo catalán miente, pues, a ciencia y conciencia ya que nunca el uso del catalán fue norma en Cataluña. El catalán era un lenguaje coloquial que convivía, primero con el latín, luego con el español, como idiomas oficiales de curso legal. La iglesia, la justicia, la docencia, la administración, etc., utilizaron siempre el latín, primero, y más tarde, el español.
2º. Cataluña tuvo en el pasado un autogobierno y unas Cortes colegisladoras.
 Este supuesto es totalmente falso–sostiene Capdeferro–. Cataluña no tuvo nunca autogobierno, ni las Cortes fueron colegisladoras. El sistema de gobierno establecido en la Corona de Aragón por Jaime I perduró, con ligeros retoques, hasta 1714. Su mecanismo lo sintetiza maravillosamente el historiador catalán y maestro de historiadores, Jaime Vicens Vives de este modo:
“En la cima, la monarquía y su corte: la paz, la guerra, la diplomacia, la justicia, la ley y las finanzas generales. Un peldaño más abajo, el gobernador general (llamado primero procurador): el primogénito, encargado de asegurar la justicia y la ley en nombre del monarca en el país donde éste no se hallaba momentáneamente. Más abajo aun, el portavoz del gobernador general, los oficiales encargados de representar al primogénito en la guarda del orden público y la administración de justicia. Y, más abajo, los funcionarios comarcales, veguers, batlles, otros tantos delegado de la procuración suprema regia”
 “Este era el aparato del Estado. Al lado, conviviendo con él, aunque no sujeto a él, el aparato pactista de los respectivos territorios: las cortes, los municipios, los gremios, perfilado más adelante con las diputaciones del general”
Fernando el Católico instituyó los virreyes en sustitución del primogénito; lo demás permaneció incambiado.
El nacionalismo catalán vuelve a mentir a ciencia y conciencia.
¿Por qué Pujol y sus muchachos no le explican la verdad al pueblo catalán en vez de engañarle como a un chino?
Las cortes fueron siempre consultivas, con facultad de proponer, no de legislar. La diputación del general (que en nada se parece a la Generalitat) nació para recaudación de tributos y, a partir de 1421, se le encomendó “la custodia y defensa de la estructura constitucional ante cualquier extralimitación del rey y de las autoridades públicas” con la facultad de nombrar un representante cerca de la Corte para reclamar el respeto a la “legalidad”, quiere decir, a la legalidad que protegía los derechos de la oligarquía, los fueros pactados con el rey (o chantajeados) no los derechos del pueblo que le tenía sin cuidado a la Oligarquía catalana.
Resumiendo: Nunca hubo autogobierno en Cataluña. La Diputación no tenía más poder ejecutivo que el derivado del cobro de tributos.
3º La Historia demuestra que, en el pasado, Cataluña fue llamada nación. Si lo fue, lo sigue siendo.
 “Es verdad, que existen numerosos documentos históricos que atestiguan que del siglo XV al XIX se llamó a Cataluña nación. La expresión nación catalana es frecuente. ¿Qué demuestra esto? Tan sólo la ignorancia de quienes fundamentan su nacionalismo en este detalle”.
En primer lugar, hay que aclarar que del siglo XIV al XIX se llamó nación a docenas de pueblos y regiones de Europa. Ya en su crónica (siglo XIV) Muntaner llama nación a Provenza. Pero olvidan quienes así razonan que la palabra nación no tuvo hasta el siglo XIX el significado que le damos nosotros.
Pues bien, “nación”, antes del siglo XIX y de la Revolución francesa era un vocablo que se empleaba para designar la comunidad de ascendencia etnográfica, el origen, la raza, el pueblo, la gente, la provincia, la región, el conjunto de habitantes. La Biblia utiliza los vocablos pueblo y gente que se traduce también por nación. Con esa misma significación usaban los romanos ese vocablo y, así, pasó a las lenguas romances en el siglo XIV. Y con ese significado se ha usado hasta el siglo XIX.
Noción moderna de “nación” . El derecho político moderno define la nación como:
Una agrupación natural de personas destinadas a una vida común, por la unidad de territorio, de origen, de costumbres y de lengua, sometidos o no, a un mismo gobierno, teniendo conciencia generalizada de esta comunidad. Pero como la definición nos es suficientemente explícita, la misma ciencia política ha fijado los elementos esenciales constitutivos del moderno concepto de nacionalidad.
 1º El natural: el territorio.
 2º El etnográfico o unidad de raza.
 3º El psicológico o comunidad de cultura, religión e idioma.
 4º La conciencia nacional, es decir el sentimiento de unidad espiritual, creencia y fe en un común destino que brota de la Historia y es síntesis de todas las influencia antedichas, que se producen espontáneamente por la comunidad de antecedentes políticos, de costumbres y tradiciones y que es la señal inequívoca de haberse formado la unidad nacional. Resumiendo: que espontáneamente se ha producido un cuerpo político separado.
¿Cumple Cataluña esos requisitos?
1º El territorio. ¿Qué territorio? Para unos se trata exclusivamente de Cataluña, para otros de ese invento llamado los “Países Catalanes”. Para Prat de la Riba la “vieja etnos ibérica”. Desde Murcia hasta Provenza. Lo curioso es que Valencia, Baleares, el Rosellón rechazan ese proyecto colonizador.
2º El etnográfico. No existen caracteres distintivos apreciables en relación al resto de España, ni siquiera al resto de los latinos. Existen ciertas diferencias entre un catalán y un andaluz o un castellano, pero son diferencias de otro tipo, no raciales. Ni siquiera en ese aspecto, el catalán de pura cepa llega a un tanto por ciento mayoritario. No vale la pena entretenerse en la hoy desacreditada frenología que hizo furor en el siglo pasado.
3º El psicológico o comunidad de cultura, religión e idioma.
Nuestra Cultura (con mayúscula es europea, occidental, cristiana, mediterránea, latina e hispana. Las únicas diferencias con los pueblos vecinos, a parte las lingüística, son más bien costumbristas, es decir, folklóricas. No hace falta ni mencionar la religión que es la común de los pueblos y naciones del área.
El “idioma” es el único hecho diferencial tangible y apreciable. Viene del latín como todos los idiomas del área. La incomunicación y la evolución posterior de cada uno de ellos, acrecentaron la diferencia. Aun hoy en día, si el catalán se pronuncia sólo con la pronunciación tónica de las vocales a, e, o, sería comprensible para un castellano. San Vicente Ferrer en el siglo XV recorrió toda España y casi toda Francia, predicando a las multitudes en valenciano. Por otra parte al menos el 50% de la población de Cataluña, tiene el español como idioma propio.
“Por otra parte la Historia de Cataluña, no demuestra que Cataluña haya sentido en el pasado veleidades nacionalistas. La mayoría del pueblo de Cataluña desconoce su Historia y los que la conocen es a través de la Historia manipulada y tergiversada por el Romanaticismo, el catalanismo y el nacionalismo”, según Capdeferro
El actual territorio catalán formó parte de la Iberia de los griegos que los romanos llamaron Hispania. Los orígenes de la actual Cataluña son totalmente hispanos.
El inicio del proceso de formación de Cataluña se produjo con la Reconquista. No existe duda de que, propios y extraños, tenían conciencia entonces (siglos IX, X y XI de que la futura Cataluña formaba parte de Hispania. Carlomagno y sus sucesores respetaron en la Septimania y en la futura Cataluña el Forum Iudicum romano visigodo: “Caralemany i els seus immediats successors van crear un regim especial de privilegi, l’anomenat regim dels hispans. (Ferrán Soldevila en Historia de Cataluña)
 El territorio hispano pirenaico, conquistado a los árabes por los francos fue llamado con el significativo nombre de Marca Hispánica.
Eginhard, secretario cronista de Carlomagno, se refiere repetidamente a la hispanidad de la futura Cataluña, con frases como: “Aquel mismo verano fue capturada Barcelona, ciudad de España” También el cronista Fontanelle se refiere a “Barcinonae, urbem Hispaniae”.
Un concilio celebrado en Saint Gilles en 1092 declaraba que “Tarragona era, desde tiempos antiguos, la más noble de las metrópolis hispanas”.
El papa Anastasio IV promulgó en 1154 un Decreto por el que se asignaba a la sede metropolitana de Tarragona, las diócesis de Zaragoza, Huesca, Pamplona, Tarazona y Calahorra, además de las diócesis del territorio de la actual Cataluña. Aquellas diócesis no catalanas formaron parte de la provincia eclesiástica tarraconense hasta bien entrado el siglo XIV en que se constituyó la archidiócesis de Zaragoza. ¿Cómo podía la provincia eclesiástica estar compuesta por diócesis de varias naciones?
El mito, fábula y embuste del “Milenio de Cataluña” y todo el tinglado montado por Pujol que, al no sentirse con fuerzas para celebrarlo en el año 2258 y opto por adelantarlo ciento setenta años… Cataluña no sólo no nació en el siglo X sino que ni el nombre existía. Se están inventando una Historia de Cataluña que será el hazmerreír de las generaciones venideras. Pero como tienen en sus manos todos los poderes, el pueblo recibe todos sus mentiras como realidades que han de admitir.
___________________________________________________
Epilogo
Parte de este artículo de ciencia-ficción, es un ente geografico politico, solo equivalente, al Reino de Oz, el Pais de las Maravillas, Fantasia o la insula Barataria del Quijote. Las fuentes en si son fabricaciones politizadas de conocidos independentistas con simpatias a ideologias de dudosa reputacion como el nazismo. vease Jordi Pujol o el autor aleman, Mehn (creo es su nombre). No existe ninguna referencia historica, literaria, politica, administrativa o legal que se refiera al susodicho territorio, aparte de la ya mencionada y altamente sesgada Enciclopedia Catalana, ¿paises catalanes? ¿de que parte de la historia sustraen ustedes que en algun momento de esta, fue creado un pais llamado cataluña?¿creen ustedes que pueden reescribir la historia a su gusto?,diganme en que momento cataluña ha sido un pais, cuales han sido sus reyes y en que calle ha nacido Cristóbal Colón, Miguel de Cervantes o Santa Teresa de Jesús, que por lo visto ahora resultan ser catalanes y algunos al servicio de los reyes de cataluña.
HISTORIA BREVE DE TARRAGONA, O EL PORQUE TARRAGONA HA DE SER UN PAIS INDEPENDIENTE (DE MI MONOLOGO BARCELONA NOS ROBA) Por Julian Parra Durán

No estoy de acuerdo con la independencia de Cataluña, y por eso, exijo la independencia para Tarragona. Tenemos motivos para ser un pais independiente, y eso, es por la historia, la autentica historia de Tarragona, y que Barcelona ha intentado ocultar, al igual que según el arturito, ha hecho España con la historia de Catalunya.

Voy a darte solo algunas pinceladas de la historia de Tarragona, para que veas porque tenemos que ser un país independiente. Como todo el mundo sabe, en Tarraco, nacieron Julio Cesar, Nerón, Caligula, y puede que, segun las malas lenguas, incluso Berlusconi. Pero remontémonos a la época de los romanos, como bien sabrás, cuando los bárbaros (que eran fachas, y mucho, no olvidemos que eran pueblos germánicos, o lo que es lo mismo, alemanes, y ya se sabe mas fachas que hitler…) invadieron Roma, con el fin de acabar con la independencia del imperio romano, desde Tarraco, salieron las tropas a defender la independencia de Roma, se lo conoció como “la guerra dels Serrallers”, no porque se dedicaran a la cerrajería, sino porque eran casi todos gente que vivía en el Serrallo, (barrio maritimo de Tarragona, de tradición marinera).
Pero los fachas de los germanos nos ganaron, y así nos lucio el pelo. Siglos después, Cristobal Colon, evidentemente, otro catalán ilustre, del cual desciende Albert Colom, y que como compensación a los desmanes causados por su antecesor, creo la fundación “Nous Catalans”, con el animo de que los pobres descendientes de aquellos indigenas masacrados vivan como dios en catalunya, y si son magrebies, vivan como alá, mejor que mejor, pues como te decía, Cristoba Colom, salio de Tarragona a descubrir América, Si, ya se que la nueva historia catalana, dice que salio de Barcelona, bah, no hagas caso, es mentira, salio de Tarragona, y te diré porque:. Colom, antes de embarcar con rumbo a lejanas tierras, debía aprovisionarse de tabaco, ya se sabe, tantos tíos en un barco y tanto tiempo, y sin poder fumar, eso hubiera podido acabar en un motín, así que el bueno de Cristobal Colom, necesitaba tabaco, pero en Barcelona no quedaban existencias, porque España,se lo había robado.
Así que decidió venir a Tarragona, que teníamos la Tabacalera, para aprovisionarse, y como vino en barco, porque aun no habían autopistas (los Pujol aun no habían hecho fortuna con el trafico de esclavos negros a América, porque aun no la había descubierto nuestro amigo Cristofol, ) pues eso, como vino en barco, ya decidió que ya que estaban, pues saldrían de Tarragona a la conquista de las Indias.
Otro día, seguiré que ya se me ha dormido la mano. ¿increíble la historia de por qué Tarragona merece ser un país independiente?
Tan increíble como la que le estáis inculcando a nuestros hijos en las escuelas.
Venga, a cuidarse.
Anuncios

4 comentarios sobre “Historias de la Historia de España. Capítulo 31. Érase una historia pelopúntica, un chiste de mal gusto, un invento del Maestro Yoda y una desvergënza nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s