Historias de la Historia de España. Capítulo 14. Érase un invento muy comunicativo.

Telegrafos
El ser humano, bien por su necesidad personal, o por imperativo de las organizaciones políticas, sociales o económicas, ha sentido la obligación de establecer canales de comunicación con otros miembros de la sociedad. En España, su desarrollo es tan antiguo como su propia historia, aunque las primeras referencias que tenemos se remontan a la ocupación romana de la península, que valiéndose de la excelente red viaria creada por Roma, dispuso de un servicio de postas denominado Cursus publicus. Pero es en los reinos cristianos del siglo XIII donde encontramos las primeras fuentes escritas que atestiguan el oficio de portador de cartas. En el Código de las Partidas de Alfonso X el Sabio se habla de los mandaderos que llevaban la correspondencia áulica, o en la profusa legislación de la Corona de Aragón se hace continua relación de los Hostes de Correos. La organización postal más destacada del periodo medieval es la Cofradía de Marcús, radicada en Barcelona, una asociación gremial con fines religiosos y de socorro mutuo entre los cofrades, que disfrutó de numerosos privilegios y exenciones.

A partir de 1500 se establece una estructura postal nueva en España. Felipe I el Hermoso concedió el privilegio del servicio en régimen de monopolio con el título de Correo Mayor de España, a la familia Tassis, originaria de Italia, ratificándolo su hijo Carlos I en 1516. Estos eran los encargados de organizar las postas dentro de nuestro propio territorio y de las posesiones hispanas en Europa. Con respecto al tráfico postal con las recién descubiertas tierras americanas el título de Correo Mayor de Indias recayó, también en régimen de monopolio en la familia Galíndez de Carvajal, que lo ostentaron hasta mediados del siglo XVIII. Durante estos siglos se estableció en los territorios españoles un sistema de correo basado en los relevos de postas y en la creación de las estafetas, extendiéndose el servicio a los particulares mediante el cobro de un porteo relacionado con la distancia que debía recorrer el envío.

El cambio de dinastía en España en el siglo XVIII provocó la pérdida del monopolio postal para los Correos Mayores, en beneficio del Estado español que convirtió el correo en una Renta Real a partir de 1706, arrendando el servicio durante una década debido a los conflictos bélicos que asolaban España y Europa. El 8 de agosto de 1716 se nombró Juez Superintendente y Administrador General de las Estafetas de dentro y fuera de estos Reynos a Don Juan Tomás de Goyeneche, adscribiéndose administrativamente el ramo del Correo a la Secretaría de Estado.

Durante este siglo, gracias al impulso de los políticos ilustrados, se mejoraron las vías de comunicación estableciendo una red radial, se crearon nuevos servicios como el de impresos, periódicos, Lista o Apartados y se racionalizaron las tarifas; en 1762 se mandó abrir en los oficios y estafetas agujeros o rejas para el depósito de la correspondencia, dando origen a la boca buzón de Correos. Otra de las innovaciones más relevantes de este siglo fue la creación del cuerpo de Carteros urbanos en 1756, por iniciativa de Pedro Rodríguez de Campomanes, que en este momento era Asesor de la Real Renta de Correos. Con respecto a América se crearon los Correos Marítimos, con sede en La Coruña, que regularizaron el servicio con los Virreinatos y Audiencias del otro lado del océano.

Tras el paréntesis de la Guerra de Independencia, durante el siglo XIX se produjeron las transformaciones más radicales en el mundo de las comunicaciones. Hubo que reconstruir la red viaria, muy dañada cuando no destruida totalmente por los efectos de la guerra, y ampliar las principales líneas para el uso de los llamados carritos de violín que podían llevar incluso uno o dos pasajeros. A mediados de siglo Correos dispuso de una flota propia de transportes por carretera para la correspondencia y pasajeros y se incrementó la frecuencia de entrega postal. Pero a partir de 1850 se impuso un nuevo medio de locomoción que sería de inmediato asumido por el correo, se trataba del ferrocarril. En 1855 quedó establecida la primera conducción de correo ambulante entre Madrid y Albacete, y a partir de este momento fueron suprimiéndose las líneas generales de diligencias según avanzaba el tendido ferroviario, exceptuando Galicia que no se unió por tren con Madrid hasta 1883. Este desarrollo potenció uno de los objetivos más importantes que la administración postal se proponía: que el correo llegará diariamente a todos los Ayuntamientos del país.

La otra gran conquista del siglo XIX en materia postal fue la invención del sello de correos como forma de pago de los envíos, ahora a cargo del remitente, debido al británico Sir Rowland Hill; poniéndose en circulación en 1840 y conocido como el Penny Black. En España se implantó el 1 de enero de 1850. Fueron cinco los primeros sellos emitidos por el Estado, con valores faciales que variaban desde los 6 cuartos para las cartas sencillas hasta los 10 reales para los certificados de mayor peso y en todos ellos la imagen representada fue el busto de la reina Isabel II. El último paso para la reorganización definitiva del correo se produjo en 1889 con la creación del Cuerpo de Empleados de Correos, organizado como una estructura piramidal.

Coincidiendo con las reformas de mediados del siglo XIX, los gobiernos liberales pusieron en marcha el servicio telegráfico. Siguiendo el ejemplo francés, España desarrolló un trazado de líneas de telegrafía óptica entre 1844 y 1855, de uso exclusivo del Estado. A partir de esta última fecha, se fue desarrollando la red electrotelegráfica, que en 1863 ya unía todas las capitales de provincias con Madrid. A finales del siglo el número de oficinas telegráficas abiertas al público ascendía a mil quinientas. Este nuevo sistema revolucionó el mundo de las comunicaciones, reduciendo el tiempo del mensaje a escasos minutos.

El progreso alcanzado a lo largo del siglo XIX se consolidó durante el XX, nuevas tecnologías, nuevos medios de transporte, nuevos servicios y una decidida vocación de utilidad pública provocaron la extensión del uso del correo. La aparición del automóvil y posteriormente la del avión cambiaron las estructuras postales y aceleraron la entrega de la correspondencia, así en 1899 se inauguró la primera conducción postal por carretera en la provincia de Navarra, y siete años más tarde la Administración Central de Madrid contaba ya con 16 vehículos para el transporte de la correspondencia. En 1919 se creó por decreto en España el servicio aeropostal, que un año más tarde creaba las primeras líneas aeropostales españolas uniendo Barcelona con Alicante y Málaga, Sevilla con Larache, Barcelona con Palma de Mallorca y Málaga con Melilla. No obstante, el ferrocarril siguió siendo el principal medio para llevar las cartas y paquetes por toda la geografía peninsular hasta 1993 en que el servicio por tren dio paso a un modelo más racional y adecuado del transporte de la correspondencia por carretera.

De forma paralela, Correos se ha ido modernizando a través de un proceso continuado prestando nuevos servicios a lo largo del siglo a los ciudadanos, como el correo urgente (1905), el giro (1911), la Caja Postal de Ahorros, los envíos contra reembolso y los Paquetes Postales (1916), el Postal Exprés (1981), el Paquete Azul o los más actuales envases prefranqueados; también se ha producido la automatización de la clasificación de la correspondencia y la adecuación más racional de las tareas de los empleados postales. Finalmente, ha emprendido un camino, marcado por sus compromisos europeos, hacia la liberalización del sector, que ofrecerá al usuario más rapidez y calidad en el manejo de sus envíos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s