Alejandro Farnesio

alejandro
Fue el tercer Duque de Parma y Piacenza y sobrino del rey Felipe II y desarrolló una importante labor diplomñatica y militar al servicio de España
Alejandro había crecido en España con el príncipe Carlos, hijo de Felipe II, y su tío Don Juan de Austria. Tras su matrimonio con María de Portugal se instaló en la corte de Madrid. Pasaron varios años antes de que pudiera demostrar su talento para las operaciones militares. Durante ese tiempo, los Países Bajos se habían rebelado contra la Corona Española y Don Juan fue enviado como gobernador en 1576. En 1577 volvieron a coincidir ya en Luxemburgo donde al mando de 6.000 hombres acudió al socorro de don Juan para entablar la primera gran batalla contra los rebeldes flamencos a 15 km de su asentamiento situado en Gembloux. Allí, gracias a su valor y determinación y viendo que la caballería española inicialmente enviada por don Juan iba a ser aniquilada por la flamenca en una maniobra envolvente y a pesar de que había recibido órdenes expresas de permanecer en el campamento, éste se enfundó la armadura y al mando de sus jinetes se lanzó contra los enemigos al grito de “Santiago y cierra España” como era habitual en las acometidas cuerpo a cuerpo. Esta acción, clave para la derrota final, se la atribuyó Farnesio a su tío y general don Juan de Austria cuando fue solo decisión suya.
Aunque su primera gran victoria en solitario fue sobre la ciudad de Maastricht donde empleó de una forma contundente la artillería pesada para derribar sus defensas y entrar triunfante en la ciudad en 1579. Sus grandes rivales en la zona Guillermo de Orange (holandés), el Duque de Anjou (francés) y ya posteriormente el Conde de Leicester (inglés) veían como la totalidad de las provincias valonas (lo que es hoy Bélgica) estaban dispuestas a volver a aceptar la soberanía de Felipe II bajo ciertas condiciones y muchos de ellos se unieron incluso en la lucha contra los flamencos que profesaban la religión protestante. Posteriormente conquistó las ciudades de Dunkerke, Ypres, Gante, Brujas, Malinas y Bruselas, entre otras, sabiendo combinar como nadie sus dotes negociadoras para hacer rendir a muchas de dichas plazas sin provocar un solo herido y evitando cualquier tipo de represalias al haber aceptado sus condiciones, que generalmente se traducían en grandes desembolsos monetarios financiando en parte el coste de mantener a sus ejércitos.
Pero si una proeza le hizo históricamente famoso fue la llevada a cabo en la toma de Amberes. Un baluarte amurallado donde vivían 150.000 personas rodeadas por el río Escalda que les servía de foso natural y con un conjunto de diques y escusas que abiertos podían inundar los alrededores de la ciudad, aunque esto último de poco sirvió puesto que los propios habitantes se negaron a abrirlos en un primer momento, por la posible pérdida de sus cultivos. Pues bien, Alejandro Farnesio ideo la construcción de un gran puente salvando la profundidad central del río que llegaba a los 30 metros, alineando 32 barcos unidos por cadenas y protegiendo a sus constructores con grandes tablones. Es en el verano de 1585 cuando después de un año, el puente Farnesio estaba finalizado sirviendo por un lado para cruzar los soldados españoles y a su vez impedir la entrada de la flota holandesa por la desembocadura del río. Aunque viendo esto último, las tropas rebeldes decidieron abrir los diques y esclusas para que la flota holandesa pudiera penetrar fuera del cauce del río, opción que fue a la larga equivocada puesto que al bajar la marea quedaron encalladas más de 90 naves lo que provocó el abordaje de las tropas españolas con la consecuente enorme pérdida de hombres. Cuentan que los festejos por la toma de Amberes se celebraron en el mismo puente, durando 3 días y contando con miles de comensales que incluían 800 damas de la aristocracia flamenca.
Sin embargo, la única tacha que se le puede atribuir al duque de Parma por parte de algunos historiadores, fue la supuesta descoordinación de sus tropas a la hora de unirse a la Armada Invencible camino de Inglaterra en octubre de 1588. Lejos de criticar la decisión tomada por el general, éste nunca llegó a divisar a las naves españolas que supuestamente deberían haber aparecido cerca del puerto de Dunkerke donde 30.000 hombres, 200 embarcaciones y 17 buques de guerra les estaban esperando. Podrían haber salido intuyendo que las encontrarían pero la decisión del general fue del todo prudente ya que dicha flota hubiese sido aniquilada por la flota holandesa que ya les estaba esperando mar adentro desde hacía días. Como bien dijo Farnesio, una vez perdido el factor sorpresa y una flota tan extraordinaria llevada por el Duque de Medina-Sidonia, la ambiciosa empresa de invadir Inglaterra debió postponerse aunque eso no entró la mente del que tomó la decisión final de invadirla en esas fechas, Felipe II. Si a esto le unimos los deseos de imponer como reina de Francia a su propia hija, Isabel Clara Eugenia, y como consecuencia embarcándose en nuevos frentes contra los protestantes franceses llamados hugonotes, todo esto supuso la consolidación definitiva de la independencia de las provincias del norte de Flandes así como el giro de la estrategia ofensiva hacia otra más defensiva de las plazas conquistadas tan brillantemente en el pasado, incluyendo la primera gran pérdida en 12 años como fue la de Breda en 1590.
En 1586 se convierte en Euque de Parma por la muerte de su padre y solicita permiso al rey para ausentarse y visitar el territorio del ducado, permiso que no le es otorgado, ya que el rey lo considera insustituible.
Tras el asesinato del rey francés Enrique III en 1589, Alejandro fue enviado con el ejército a Francia para luchar con el bando católico opuesto al rey Enrique IV.
El 3 de diciembre de 1592, en el asedio de Caudebec, resultó herido de un disparo de mosquete. Felipe II “pierde” a su más ilustre general en la ciudad de Arrás, a la edad de 47 años y desconfiando de él, exigió todavía que le fueran enviados todos los documentos que obraban en su poder por si guardaba secretos que le habían sido ocultados, claves para la corona española en Flandes.
Sus restos reposan en la iglesia de Santa María de Steccata en Parma (Italia).

—————————-

Enciclopedia General Militar

https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/2511/1256_hortal_munoz_jose_eloy.pdf?sequence=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s